República Dominicana inicia las obras de construcción del muro fronterizo con Haití
El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, en Dajabón mientras comienzan las obras de construcción del muro que abarcará casi la mitad de los 392 km de frontera con Haití. Foto: Reuters

República Dominicana comenzó a construir un muro fronterizo con Haití, desatando la polémica entre los países caribeños vecinos.

Esta semana comenzó la construcción de un muro de concreto que abarcará casi la mitad de los 392 km de frontera entre los dos países, y las autoridades dominicanas afirman que reducirá los flujos de migrantes, drogas, armas y contrabando.

“El beneficio para ambas naciones será de gran importancia”, señaló el presidente dominicano, Luis Abinader, en un discurso pronunciado en la ceremonia de colocación de la primera piedra en la ciudad fronteriza dominicana de Dajabón, añadiendo que se espera que la primera fase del proyecto esté terminada en nueve meses.

Aunque en términos geográficos los dos países que conforman la isla de La Española son cercanos, sus diferencias son notables. República Dominicana, con una población de 10.8 millones de habitantes, es un destino turístico en auge que recibe visitantes durante todo el año en sus centros turísticos y campos de golf. Haití, con 11.4 millones de habitantes, es el país más pobre del hemisferio occidental, asolado por la delincuencia y sumido en una crisis política y económica.

“Cada vez que Haití sufrió una catástrofe, los dominicanos siempre fueron los primeros en llegar con ayuda”, dijo Abinader. “Sin embargo, República Dominicana no se puede hacer cargo de la crisis política y económica de ese país“.

Haití se ha visto asolado por crisis simultáneas. El presidente del país, Jovenel Moïse, fue asesinado a principios de julio del año pasado bajo circunstancias que aún no se han aclarado. En agosto, un terremoto de 7.2 grados de magnitud devastó el sur rural del país.

Aproximadamente 500 mil haitianos viven en República Dominicana, según una encuesta realizada en 2018. Muchos de ellos trabajan en los sectores de la construcción, la agricultura y el turismo a cambio de bajos salarios.

Existe la preocupación de que el muro conlleve oportunidades de sobornos. Santiago Riverón, el alcalde de Dajabón, lugar donde comenzó la construcción, afirmó que los soldados han lucrado con los cruces ilegales en la frontera.

“Ahora tenemos que trabajar con el muro en la mente de los militares, que son los que se aprovechan de la frontera y reciben sobornos de 100 o 200 pesos para dejar cruzar a la gente”, comentó el alcalde a la agencia de noticias AFP el domingo.

“La relación entre República Dominicana y Haití siempre ha sido complicada debido a sus diferentes velocidades y ritmos”, dijo Fiammetta Cappellini, representante en Haití de la organización benéfica italiana AVSI. “No obstante, la decisión de construir un muro nos preocupa, como posible motivo de conflicto y violencia”.

Construido con concreto de 20 cm de espesor y 3.9 metros de altura, coronado con una cerca de malla metálica, habrá 70 torres de vigilancia construidas a lo largo del muro, las cuales contarán con fibra óptica para las comunicaciones, sensores de movimiento, cámaras, radares y drones.

No se ha indicado el costo del proyecto y los observadores señalan que el muro no contribuirá a frenar los flujos migratorios.

“AVSI, junto con gran parte de la sociedad civil tanto de Haití como de República Dominicana, se compromete a reforzar el diálogo y a invertir en un desarrollo más inclusivo”, comentó Cappellini, para reducir la migración. “En lugar de construir muros.