Better Call Saul: sexta temporada, episodio tres, el ajuste de cuentas de Nacho
Nacho de espalda… Michael Mando en 'Better Call Saul'. Foto: Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television

Alerta de spoiler: este resumen es para las personas que están viendo la sexta temporada de Better Call Saul, que es transmitida en Netflix en el Reino Unido. No sigas leyendo si no has visto los episodios del uno al tres.

Una muerte en el desierto

Durante una entrevista con Seth Meyers hace dos años, en su primera aparición en la televisión nocturna, le preguntaron a Michael Mando cómo lidiaba con las serpientes en su papel como Ignacio “Nacho” Varga. Mando odia las serpientes y el desierto de Nuevo México está lleno de ellas, por lo que la segunda cosa que hacía cada vez que recibía un guion de Better Call Saul era buscar si había reptiles. Lo primero que buscaba, comentó Mando, era: “¿Estoy muerto?”

El final de Nacho se ha sentido inminente desde el inicio de este drama. Es el complice de Salamanca que no formaba parte de la familia, ni por sangre ni por constitución. El tipo con media conciencia en un pueblo lleno de monstruos. Siempre expuesto, y con sus propios motivos egoístas, nunca pareció realmente perdurable para este mundo. Y con 10 horas restantes de Better Call Saul, regresó al ruedo.

Better Call Saul: sexta temporada, episodio tres, el ajuste de cuentas de Nacho - better-call-saul-grajeda
Posición final… Javier Grajeda como Juan Bolsa. Foto: Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Televisio

Hasta cierto punto, lo hizo en sus propios términos. Al haber asumido el papel de infiltrado en el plan de Gus Fring para asesinar a Lalo Salamanca, Nacho fue rápidamente señalado por todos como la clave del complot. El cártel lo quería, los Salamanca también, y Nacho se vio obligado a esconderse en un charco de petróleo para escapar de ellos. Pero después de contactar a Gus y obtener una garantía de seguridad para su padre por parte de Mike Ehrmantraut, Nacho fue contrabandeado al norte de la frontera en el fondo de un camión y le informaron sobre cómo hacer su confesión final.

La historia consistía en que el intento de asesinato era un complot peruano, pero nadie dudaba de que Nacho acabaría muerto después de contar la historia. Mike le ofreció la posibilidad de un rápido disparo en la cabeza, mejor eso que las atenciones más prolongadas de los Salamanca. Pero cuando es arrojado al suelo del desierto delante de Héctor, Juan Bolsa y los primos, Nacho tiene otras ideas.

Él implica a los peruanos, como se le pidió, pero rápidamente se sale del guion, llamando a Gus “el pollero” y describiéndolo como “una broma”. Continúa: organizar la (aparente) muerte de Lalo fue un placer y, de hecho, “lo habría hecho gratis porque odio a cada uno de ustedes, sacos de mierda psicópata”. Ah, y Héctor, ¿recuerdas el infarto que te dejó paralizado? Ese fue Nacho, también. “Cuando estés en tu asilo de mierda sorbiendo tu gelatina noche tras noche hasta el final de tu vida, espero que pienses en mí, maldito perverso”.

Saborea cada palabra, disfrutando de la libertad de un hombre condenado. Después, revela un fragmento de vidrio y agarra a Bolsa por el cuello. Parece una situación familiar de rehenes, pero Nacho sabe que no hay ninguna posibilidad real de escapar. Después de agarrar la pistola de Bolsa y escudriñar su entorno, se apunta a sí mismo con la pistola.

Todos tendremos nuestros momentos favoritos de Nacho. Para mí, el tiroteo de Espinosa con un arma, el atraco a la casa de escondite estilo Spiderman y la vez que llamó a la Hummer de Pryce un vehículo para “proxenetas de seis años”. Pero, aunque sea exagerado decir que es el corazón de la serie, sin duda había algo más simpático en él. Al igual que muchos de los personajes, se encontraba dando un paso tras otro en la dirección equivocada, sin embargo, sus decisiones parecían más comprensibles, su situación menos acomodaticia. No era un ególatra ni un sociópata, era lo más cercano a ser un tipo común en un mal lugar, aunque seguía siendo un traficante de drogas violento. Al final, al tomar la acción que realizó y decir claramente quién era, consiguió recuperar cierto control sobre su vida.

La visión del equipo Fring

Better Call Saul: sexta temporada, episodio tres, el ajuste de cuentas de Nacho - better-call.-saul-gus-frig
¿Qué esperaba Gus Fring? Foto: Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television

Cuando Nacho tomó a Bolsa para su breve momento de asedio, Mike estaba observando a través de su mira telescópica. “Hazlo”, lo instó. Supongo que con eso quería que Nacho matara a Bolsa, con todas las complicaciones que supone matar al lugarteniente de un cártel. Una de las preguntas que surgen de la muerte de Nacho es qué esperaba obtener el equipo Fring de ello. Fring quería que Nacho dejara en claro que no tenía nada que ver con el intento de asesinato de Lalo, en cuyo caso, trabajo realizado. Además, la naturaleza repentina de la muerte de Nacho significaba que no había ninguna posibilidad de que los Salamancas recibieran alguna confesión contradictoria. Entonces, ¿por qué Mike dijo lo que dijo, y por qué Gus (que no tenía ninguna vela para Nacho) parecía casi decepcionado mientras regresaba a su carro? ¿Acaso esperaban más derramamiento de sangre y caos?

Confesiones de un abogado

De vuelta a Albuquerque, hubo más preguntas sobre la moralidad, la culpabilidad y la posibilidad de robar el cártel. Todo empezó cuando el asistente del fiscal del distrito confrontó a Kim Wexler, el asistente sabía de buena mano que el cliente de Jimmy McGill, Jorge de Guzmán, no era quien decía ser.
Tras esta sorprendente revelación, Suzanne Ericsen comenzó a conjeturar con que quizás Jimmy “se había metido en un lío”, pero que seguía siendo un ser humano, y que, si se convertía en testigo del Estado, todo el mundo podría seguir adelante. Quizás esto es llegar inadvertidamente al meollo de la cuestión: ¿es Jimmy un inocente, está en problemas, o es alguien que ha aceptado activamente hacer el mal? Llevamos seis temporadas y todavía está en la balanza (aunque yo elegiría lo último). Kim le recordó a Suzanne que hay un detalle más a considerar: no se trata de Jimmy en este caso, sino de Saul.

Better Call Saul: sexta temporada, episodio tres, el ajuste de cuentas de Nacho - better-call-saul-shea
Todavía fumando… Rhea Seehorn como Kim Wexler. Foto: Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television

Kim se enfrentó a Jimmy con la información que él ya sabía, y pudimos ver cómo pasaba por otro momento de agitación silenciosa. Gran parte del drama de esta serie es expresado de forma no verbal y aquí la cara de Kim pasó por una ola familiar de disgusto antes de estrellarse en la resolución, mientras analizaba si debía aconsejarle a Jimmy que siguiera el consejo de Suzanne. Al final, habló menos como una abogada pro-bono y más como una abogada de la mafia. “¿Quieres ser amigo del cártel?”, preguntó. “¿O quieres ser una rata?”

Albuquerque incidental

A pesar de toda la acción, todavía hubo tiempo para incluir una pequeña estafa en este episodio, una con un elemento de ingenio improvisado, ya que Huell instaló un taller improvisado de cerrajería en la parte trasera de una furgoneta. El juego consistía en conseguir que Kim y Jimmy accedieran al auto personalizado de Howard para la siguiente parte de la Operación Nasty Namaste. Para lograrlo, Huell le robó a un valet y le pasó las llaves de Howard a su cómplice, que no solo sacó un nuevo juego, sino que imitó el signo del llavero, que después fue entregado a Jimmy en su propia placa de circuito masivo. Huell tuvo su propio momento para reflexionar sobre la psicología de Jimmy, preguntando en relación a las estafas: “¿Por qué se molestan?” Jimmy abrió los ojos sin decir nada a modo de respuesta.
¿Alguien puede recordar si Kim dejó de fumar alguna vez?
Nacho saliendo del petróleo = Willard saliendo del agua.