Mientras el mundo avanza en el derecho al aborto, en EU hay señales de una nueva era
Los manifestantes protestan en Austin, Texas, contra la nueva y estricta ley de aborto del estado, que prohíbe el aborto a las seis semanas sin excepción en caso de violación o incesto. Foto: Bob Daemmrich/Zuma/Rex

En 2022, el aborto sigue siendo uno de los campos de batalla éticos y políticos más controvertidos y amargamente disputados. En 24 países es ilegal que las mujeres interrumpan su embarazo bajo cualquier circunstancia, y otros 37 restringen el acceso en cualquier caso, excepto cuando la vida de la madre está en peligro.

Con la filtración de un documento que indica que la Corte Suprema de Estados Unidos está dispuesta a anular la histórica sentencia de 1973 del caso Roe vs. Wade, millones de mujeres estadounidenses se enfrentan a la pérdida del acceso al aborto legal, uniéndose a otros millones de personas que viven en esos países que rechazan el derecho de la mujer a elegir.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los abortos inseguros matan a más de 47 mil personas cada año, y cinco millones son hospitalizadas por complicaciones como hemorragias o infecciones.

Los datos de la OMS también muestran que la prohibición de los abortos tiene poco o ningún efecto en los índices de aborto de todo el mundo.

América Latina

América Latina tiene algunas de las leyes antiaborto más extremas del mundo. El aborto es ilegal bajo cualquier circunstancia en los países de El Salvador, Nicaragua y Honduras. Desde 1998, al menos 140 mujeres de El Salvador, país en el que el aborto está castigado con hasta 35 años de prisión, han sido acusadas en virtud de las leyes antiaborto. Muchas de ellas sufrieron un aborto espontáneo.

En Brasil, bajo el mandato del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, se ha restringido el acceso al aborto -que solo es legal en el país por motivos de violación, graves malformaciones fetales y de salud de la mujer-. En 2020, el país introdujo una nueva ley que obliga al personal médico a reportar a la policía sobre las supervivientes de violaciones que solicitan el procedimiento.

Sin embargo, otros países del continente han ampliado el acceso al aborto legal. En febrero, Colombia despenalizó el aborto, mientras que Chile indicó que la ampliación del acceso al aborto podría estar incluida en su nueva constitución.

Mientras el mundo avanza en el derecho al aborto, en EU hay señales de una nueva era - marea-verde-aborto-argentina
Activistas a favor del aborto que piden la despenalización del mismo levantan pañuelos verdes mientras se concentran en las afueras del Congreso argentino en Buenos Aires en 2019. Foto: Tomas F Cuesta/AP

En 2020, Argentina legalizó el aborto procurado dentro de las primeras 14 semanas de embarazo. Uruguay aprobó una ley similar, permitiendo el aborto hasta la 12ª semana de embarazo, en 2012.

África

África tiene el mayor índice de muertes relacionadas con los abortos inseguros, según los datos del Guttmacher Institute, y el 92% de las mujeres en edad reproductiva que viven en la región tienen un acceso restringido a las interrupciones legales del embarazo. El Centro de Derechos Reproductivos calcula que se podrían evitar las muertes de hasta 15 mil mujeres al año si se mejorara el acceso a los abortos seguros en todo el continente.

En varios países, como Egipto, República Democrática del Congo y Senegal, el aborto es completamente ilegal. De acuerdo con la Association of Senegalese Women Lawyers, el 19% de las mujeres encarceladas en Senegal en el año 2015 fueron encarceladas por motivos de aborto o infanticidio.

No obstante, el número de países africanos que permiten el aborto procurado está aumentando. En 2021, Benín se convirtió en el séptimo país del continente en legalizar el procedimiento dentro del primer trimestre.

Europa

Casi todos los países europeos ofrecen servicios de aborto legal, sin embargo, sigue siendo completamente ilegal en tres microestados: Andorra, Malta y Ciudad del Vaticano. No obstante, las condenas en estos países siguen siendo escasas.

Polonia es el único país donde el acceso al aborto está sumamente restringido. Tras una prohibición legislativa introducida en 2021, solo se puede practicar el aborto cuando el embarazo fue causado por un acto ilegal, como una violación o un incesto, o cuando pone en peligro la salud de la mujer. En la realidad, sin embargo, es difícil conseguir un aborto legal por motivos de violación, y se realizan menos de cinco abortos legales al año por este motivo. Incluso cuando la salud de la mujer está en peligro, los médicos se muestran renuentes a realizar el aborto, lo que ha provocado varias muertes.

En diciembre, Polonia también anunció que planeaba crear un registro centralizado de embarazos que obligaría a los médicos a notificar al gobierno todos los embarazos y abortos espontáneos.

En Rumania, las mujeres tienen cada vez más dificultades para acceder a su derecho legal al aborto, ya que los médicos se niegan a prestar el servicio. Una encuesta realizada en 2019 reveló que solo el 25% de los hospitales ofrecían llevar a cabo el procedimiento inducido.

Mientras el mundo avanza en el derecho al aborto, en EU hay señales de una nueva era - aborto
Una calcomanía en Varsovia con el número de teléfono de una organización defensora del derecho al aborto. En ella se puede leer: ‘Aborto sin Fronteras. No estás sola’. Foto: Anna Liminowicz/The Guardian

Asia

De acuerdo con la OMS, más de la mitad de los abortos inseguros se producen en Asia, la mayoría de ellos en el sur y centro del continente. El aborto sigue siendo completamente ilegal en los países de Laos y Filipinas.

La prohibición de Filipinas todavía se basa en las leyes de la época colonial establecidas por los españoles en 1870. Una ley adicional aprobada en 1987 obliga al gobierno a conceder la misma importancia a la protección de la “vida del nonato desde la concepción” como a la vida de la madre. Los servicios de reproducción también se encuentran gravemente restringidos, y la anticoncepción de emergencia, también conocida como píldora del día siguiente, está prohibida en todo el país.

Las mujeres que abortan en Filipinas se arriesgan a pasar hasta seis años en prisión. Aunque no hay datos recopilados sobre el número de personas condenadas por delitos relacionados con el aborto, no son raras las noticias sobre estos casos en los medios de comunicación locales.