La ‘stablecoin’ TerraUSD se retira de los exchanges de criptomonedas
La caída casi absoluta de TerraUSD ha provocado una gran conmoción en el sector de las criptomonedas. Foto: Andre M Chang/Zuma/Rex/Shutterstock

TerraUSD, la “stablecoin algorítmica” cuyo colapso provocó una liquidación multimillonaria en los mercados de criptomonedas, desactivó su blockchain (cadena de bloques) y fue excluida de la lista de los principales exchanges, lo cual supuso el cierre definitivo del proyecto.

No obstante, el impacto más general del fracaso del proyecto parece haber sido limitado. TerraUSD llegó a estar valorada en más de 40 mil millones de dólares.

La conmoción se extendió por los mercados de criptomonedas el jueves, cuando el tether, la principal stablecoin y parte fundacional del ecosistema de activos digitales, perdió su vinculación con el dólar. El viernes, sin embargo, el tether volvió a estar a una fracción de su vinculación de 1 dólar y ha procesado con éxito más de 3 mil millones de dólares en retiros sin inconvenientes.

El bitcoin y el ethereum, las dos criptomonedas más importantes, se recuperaron de sus mínimos registrados en las primeras horas del jueves. El bitcoin cotiza por encima de los 30 mil dólares por moneda, en comparación con los 27 mil dólares, mientras que el ethereum está en 2 mil dólares, por encima de los mil 700 dólares. Ambas se mantienen muy por debajo del nivel en el que cotizaban a principios de la semana.

La quiebra de Terra podría causar más consecuencias, advirtió Fitch Ratings. “El fallo de la vinculación de Terra ha provocado sacudidas en todo el sector de las finanzas descentralizadas, con un protocolo clave de ahorro y préstamo, Anchor, que ha experimentado una liquidación masiva de préstamos con garantía de UST y la fijación de precios de otros tokens de criptomonedas también se ha visto afectada”, señaló la empresa.

“Esto ha llevado a más desencadenantes de liquidaciones en todo el ecosistema… Los episodios de volatilidad probablemente continuarán conforme el sector de las criptomonedas digiere las repercusiones del fallo de la vinculación de UST”.

Las stablecoins están concebidas para mantener un valor fijo, normalmente 1 dólar por moneda. Sin embargo, algunas, como Terra, son stablecoins “algorítmicas”, que mantienen ese precio mediante la promesa de imprimir o destruir la moneda para satisfacer la demanda. Este enfoque ha sido criticado ya que comparte aspectos con un esquema Ponzi, pues requiere entradas periódicas de nuevo capital para mantener la vinculación, y es propenso a una “espiral de la muerte” si los inversionistas pierden la confianza.

Esta espiral de la muerte dejó sin valor a los dos tokens de Terra. UST, la stablecoin, ahora cotiza con un valor inferior a 20 centavos, muy lejos de su vinculación con el dólar; y Luna, el token de libre flotación que supuestamente proporciona el respaldo para la estabilidad algorítmica, cayó de 81 dólares por moneda hace siete días a 0.00004 dólares por moneda.

La espiral de la muerte se agravó en la mañana del viernes, cuando los actores clave detrás de Terra acordaron desactivar la blockchain que permite el funcionamiento del sistema, dejando a los titulares restantes sin la posibilidad de recibir recompensas por su participación. Al mismo tiempo, los exchanges de criptomonedas, entre ellos Binance y FTX, actuaron para limitar el comercio del token, en un esfuerzo para proteger a los inversionistas ingenuos de más pérdidas.

Eso fue demasiado tarde para algunos. El influencer de videojuegos KSI compró más de 3 millones de dólares en Luna el martes, diciendo que “siempre había sido una persona que tomaba riesgos… Vi una oportunidad y la tuve que tomar”. Sus participaciones ahora valen menos de 10 dólares.

A pesar de la caída, el gobierno de Reino Unido señala que tiene como objetivo hacer que las stablecoins sean una parte legal de la infraestructura de pagos del país.

“Nuestro objetivo es convertir a Gran Bretaña en un centro mundial para la tecnología de criptoactivos”, dijo un vocero del Tesoro, “mediante la creación de un entorno regulatorio en el que las empresas puedan invertir, innovar y crecer, manteniendo al mismo tiempo la estabilidad financiera y los estándares regulatorios para garantizar que las personas puedan utilizar las nuevas tecnologías de forma confiable y segura”.

“Estamos cumpliendo este objetivo, mediante consultas sobre un futuro régimen regulatorio para los criptoactivos, con una legislación para incluir las stablecoins en la regulación de pagos, y explorando formas de mejorar la competitividad del sistema fiscal británico para fomentar un mayor desarrollo del mercado de criptoactivos en Reino Unido”.