Llamar a un hombre ‘calvo’ es acoso sexual, sentencia un tribunal laboral en Reino Unido
Comentar sobre la calvicie de un hombre en el trabajo es equivalente a comentar sobre el tamaño del pecho de una mujer, sugiere la conclusión de un tribunal. Foto: Maica/Getty/iStockphoto

Llamar a un hombre “calvo” es acoso sexual, sentenció un tribunal laboral de Reino Unido.

La pérdida de cabello es mucho más predominante entre los hombres que entre las mujeres, por lo que utilizarla para describir a un individuo es una forma de discriminación, concluyó un juez. Comentar sobre la calvicie de un hombre en el trabajo es equivalente a comentar sobre el tamaño del pecho de una mujer, sugiere la sentencia.

La sentencia –dictada por un panel compuesto por tres hombres que lamentaron su propia falta de cabello– surge en un caso entre un veterano electricista y la empresa manufacturera en la que trabajaba.

Tony Finn –que espera recibir una indemnización– trabajó para la empresa British Bung Company, con sede en West Yorkshire, durante casi 24 años hasta que fue despedido en mayo del año pasado. Llevó a la empresa al tribunal alegando, entre otras cosas, que fue víctima de acoso sexual tras un incidente con el supervisor de la fábrica, Jamie King. Finn alegó que durante una discusión en la zona de producción en julio de 2019, King se refirió a él como un “coño calvo”.

El tribunal escuchó que Finn no se molestó tanto por el lenguaje “anglosajón” como por el comentario sobre su apariencia.

El alegato dio lugar a que el panel –dirigido por el juez Jonathan Brain– deliberara sobre si el comentario acerca de su calvicie simplemente constituía un insulto o realmente un acoso.

“Tenemos pocas dudas de que ser referido de esta manera peyorativa fue una conducta no deseada en lo que respecta (a Finn)”, determinó el tribunal. “Se trata de un lenguaje fuerte. Aunque, como constatamos, el lenguaje industrial era habitual en esta planta de producción de West Yorkshire, a nuestro juicio el Sr. King cruzó la línea al realizar comentarios personales al demandante sobre su apariencia”.

Finn no se había quejado del uso del “lenguaje industrial”, no obstante, se sintió especialmente insultado por el hecho de que lo hubieran llamado calvo, dijo el panel.

“Es difícil llegar a otra conclusión que no sea la de que el Sr. King pronunció esas palabras con el propósito de violar la dignidad (de Finn) y de crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo para él”, determinó la sentencia. “De acuerdo con su propia confesión, la intención del Sr. King era amenazar (a Finn) e insultarlo. A nuestro juicio, existe una conexión entre la palabra ‘calvo’, por una parte, y la característica protegida del sexo, por otra parte”.

“(El abogado de la empresa) estaba en lo cierto al afirmar que tanto las mujeres como los hombres pueden ser calvos. Sin embargo, como los tres miembros del tribunal avalan, la calvicie es mucho más predominante en los hombres que en las mujeres”.

Consideramos que está intrínsecamente relacionado con el sexo“.

Como parte de su sentencia, el panel mencionó un caso anterior del tribunal en el que se determinó que un hombre acosó sexualmente a una mujer al hacer un comentario sobre el tamaño de su pecho con el objetivo de refutar el argumento de la empresa. “Es mucho más probable que la persona que recibe un comentario como el que se hizo en (ese) caso sea una mujer”, dijo el tribunal.

“Asimismo, es mucho más probable que una persona que reciba un comentario como el que hizo el Sr. King sea un hombre. El Sr. King realizó el comentario con el objetivo de herir al demandante, comentando sobre su apariencia, que suele ser frecuente entre los hombres”.

“El tribunal determina, por lo tanto, que al referirse al demandante como un ‘coño calvo’… la conducta del Sr. King no fue deseada, fue una violación a la dignidad del demandante, creó un ambiente intimidatorio para él, fue hecho con ese propósito, y estaba relacionado con el sexo del demandante”.

La indemnización de Finn será determinada en una fecha posterior.