Más disfraces que elegancia: ¿las redes sociales mataron el buen gusto en la Met Gala?
Invitación al baile… Gigi Hadid, Jessie Buckley y Nicki Minaj en el Met Gala. Foto compuesta: Guardian Design;Rex/Shutterstock

Esta fue la noche en que la Met Gala resucitó a Marilyn Monroe. Si quedaba alguna duda sobre el poder de la noche como una fuerza en la cultura popular estadounidense, quedó silenciada cuando Kim Kardashian pisó la alfombra roja luciendo el mismo vestido que Monroe usó para cantarle Feliz Cumpleaños a JFK en 1962. El vestido, que no había sido utilizado en los 60 años posteriores, era la moda convertida en reliquia sagrada, la moda convertida en magia de pantalla verde, la moda convertida en contacto de piel a piel entre diosas de la pantalla procedentes de dos siglos muy diferentes.

Los informes sobre la desaparición del vestido resultaron ser muy exagerados. La Met Gala es la noche más importante del año para la moda. En su regreso a su tradicional cita del primer lunes de mayo en el calendario social por primera vez en tres años, la fiesta de este año dejó muy en claro que el mundo de la moda no está ni remotamente escarmentado, debilitado o humillado por la pandemia. Desde Katy Perry como hamburguesa hasta Rihanna como el papa, la fiesta nos ha ofrecido los looks más inolvidables de las celebridades de la última década, y el evento de este año no mostró signos de flaqueza.

Más disfraces que elegancia: ¿las redes sociales mataron el buen gusto en la Met Gala? - met-gala-jared-leto-1-853x1280

Doble acto… Alessandro Michele y Jared Leto. Foto: Matt Baron/Rex/Shutterstoc

La vestimenta de fiesta moderna, iniciada por el Met, consiste en vestirse como si se tratara de un disfraz, en lugar de vestirse como una aspiración a la elegancia. La noche más importante del año en el mundo de la moda ahora gira en torno a la espectacularidad, más que a la elegancia. Kylie Jenner y Nicki Minaj lucieron gorras de béisbol: blancas y puestas al revés con un velo para complementar el vestido de novia Off White de Jenner; de cuero negro a juego con los leggings que lució Nicki Minaj.

Jessie Buckley, ataviada con un traje de Schiaparelli, lució un bigote falso. Gigi Hadid vistió un body de látex de color vino bajo una amplia chaqueta acolchada. Alessandro Michele, diseñador de Gucci, y Jared Leto acudieron como gemelos idénticos, hasta en sus moños rojos de satén y pasadores de cabello de cristal. Irina Shayk lució una chaqueta de cuero negra de motociclista, y Gwen Stefani eligió un top tipo corpiño de color verde lima.

Lo elegante ha muerto, y las redes sociales hicieron desaparecer el buen gusto. Se habla mucho de la lista ultraexclusiva de invitados a la Met Gala, en la que cada entrada dorada tiene un precio de 28 mil libras, pero lo que ocurre dentro de la fiesta es algo totalmente secundario. La verdadera fiesta ocurre en Instagram, y todos están invitados. Los 300 millones de seguidores de Kim Kardashian la vieron con el vestido de Marilyn antes que sus compañeros de mesa.

Más disfraces que elegancia: ¿las redes sociales mataron el buen gusto en la Met Gala? - met-gala-kim-1-890x1280
Kim Kardashian con el vestido de ‘feliz cumpleaños’ de Marilyn. Foto: Dimitrios Kambouris/Getty Images for The Met Museum/Vogue

“Extraño la época en la que la gente se limitaba a usar ropa hermosa”, se lamenta Tom Ford en Anna, la nueva biografía de Amy Odell sobre Anna Wintour. Wintour, la reina de la Met Gala, supervisa la noche desde su posición privilegiada en lo alto de la escalinata del Museo Metropolitano de Arte, saludando a la multitud con un saludo ocasional como si estuviera en el balcón del Palacio de Buckingham. Ford, que asistió a la fiesta de la noche del lunes en un traje de noche clásico con corbata blanca y un clavel blanco en el ojal, se queja de que la Met “se ha convertido en una fiesta de disfraces… [solía] tratarse de gente muy elegante que vestía ropa hermosa para ir a una exposición sobre el siglo XVIII. No tenías que lucir como si fueras del siglo XVIII, no tenías que vestirte como una hamburguesa, no tenías que llegar en una furgoneta, en la que ibas de pie porque no te podías sentar porque ibas vestido como un candelabro”.

La Met evidenció un orden arcano y elitista del viejo mundo. Mientras que antes el orden jerárquico en los eventos benéficos de la élite neoyorquina se determinaba en función de quién tenía la tiara más deslumbrante en su caja fuerte familiar, la iconografía de la moderna Met Gala es completamente democrática. Las referencias corresponden a la cultura pop. Hay hamburguesas, como en el caso de Ford, que fue un golpe apenas disimulado a Katy Perry; Marilyn Monroe, reencarnada por Kim Kardashian, la Estatua de la Libertad, canalizada por Blake Lively con un vestido que cambiaba de color de cobre a azul mientras subía los escalones; el horizonte de Manhattan, trazado con cristales en la capa de Ralph Lauren que lució Alicia Keys. Estas son referencias que pertenecen a todo el mundo.

Más disfraces que elegancia: ¿las redes sociales mataron el buen gusto en la Met Gala? - met-gala-852x1280
Literalmente dorada… Cara Delevingne. Foto: Matt Baron/Rex/Shutterstock

Sin embargo, el nuevo orden mundial conlleva sus propias jerarquías tóxicas. Bajo la insensatez adyacente de Halloween, la búsqueda de niveles imposibles de perfección física constituye un negocio mortalmente serio. Kim Kardashian reveló que, como el vestido de Monroe era un artefacto histórico y no podía ser modificado, perdió 7 kilos en tres semanas para poder entrar en él. Cara Delevingne, tomando el código de vestimenta de Gilded Glamour de forma literal, se quitó la parte superior de su traje matutino de Dior en la alfombra roja para revelar nada más que pintura corporal dorada con cubre pezones a juego. Emily Ratajkowski, asimismo, eligió un Versace vintage, visto por primera vez en la pasarela en 1992, confeccionado enteramente con cuentas y cadenas por encima de la cintura, sin ni siquiera un hilo de tela. La aprobación de los árbitros del buen gusto ha sido sustituida por el apetito rapaz de las redes sociales por la carne desnuda. Se trata de un nuevo orden mundial, sin duda; si representa el progreso es una cuestión que se puede debatir.

Más disfraces que elegancia: ¿las redes sociales mataron el buen gusto en la Met Gala? - met-gala-kate-moss-903x1280
De vuelta al negro… Kate Moss. Foto: Dimitrios Kambouris/Getty Images for The Met Museum/Vogue

Pero mientras todos aprovechaban la alfombra roja para divertir al máximo, una supermodelo defendió el estilo británico más subversivo. Con un vestido negro hasta el suelo de Burberry, complementado con la sobriedad de la vieja escuela, con medias negras transparentes, zapatos de tacón abiertos y labios rojos, Kate Moss -que en su día fue la chica más atrevida de la moda, y que en su momento escandalizó a la nación al llevar un vestido de Topshop a la Met Gala- hizo lo que pocas se atreven a hacer ahora, y se puso un vestidito negro. ¿Podría la elegancia ser el próximo punk?