Asesora de Shell renuncia, acusando a la empresa de ‘daños extremos’ al medio ambiente
La asesora de Shell dimite dramáticamente por el 'ambiguo discurso' de la empresa respecto al clima

Una asesora de seguridad de alto nivel renunció a trabajar con Shell después de 11 años, acusando al productor de combustibles fósiles, en un video público, de causar “daños extremos” al medio ambiente.
Caroline Dennett aseguró que Shell “no toma en cuenta los riesgos del cambio climático” e instó a otros miembros de la industria del petróleo y el gas a “irse mientras haya tiempo”.

La ejecutiva, que trabaja para la agencia independiente Clout, puso fin a su relación laboral con Shell en una carta abierta dirigida a sus ejecutivos y a sus mil 400 empleados. En un video adjunto, publicado en LinkedIn, comentó que había renunciado debido al “ambiguo discurso sobre el clima” de Shell.

Dennett acusó a la empresa productora de petróleo y gas de “operar más allá de los límites de diseño de nuestros sistemas planetarios” y de “no anteponer la seguridad medioambiental al proceso de producción”.

La asesora indicó: “La ambición de seguridad declarada por Shell es ‘no hacer daño’ –’cero neto’, lo llaman– y parece honorable, pero la están incumpliendo por completo”.

“Saben que la continua extracción de petróleo y gas provoca daños extremos, a nuestro clima, a nuestro medio ambiente y a las personas. E independientemente de lo que digan, Shell sencillamente no está reduciendo los combustibles fósiles“.

Dennett comentó a The Guardian que “no podía compaginar estos conflictos con mi conciencia”, y añadió: “No podía seguir soportando eso, y estoy dispuesta a afrontar las consecuencias”.

Shell era un “cliente importante” de la empresa de Dennett, la cual se especializa en la evaluación de procedimientos de seguridad en industrias de alto riesgo, incluyendo la producción de petróleo y gas. Dennett comenzó a trabajar con Shell tras el vertido de petróleo de la empresa BP Deepwater Horizon en 2010, que conmocionó al sector.

“No puedo seguir trabajando para una empresa que ignora todas las alertas y desestima los riesgos del cambio climático y el colapso ecológico”, señaló. “Porque, contrariamente a lo que Shell ha manifestado públicamente en torno al cero neto, no están reduciendo su producción de petróleo y gas, sino que planean explorar y extraer mucho más”.

Asesora de Shell renuncia, acusando a la empresa de 'daños extremos' al medio ambiente - shell-logo
El anuncio de la asesora se produjo en vísperas de la Asamblea General Ordinaria de Shell que se celebrará el martes en Londres. Foto: Anna Gowthorpe/PA

Dennett –licenciada en Derecho Penal y que ha desarrollado su carrera en el ámbito de la investigación y la consultoría– se motivó a dejar de trabajar con Shell después de ver en las noticias las imágenes de los manifestantes contra el cambio climático de Extinction Rebellion, que instaban a los empleados de la empresa a abandonarla. El proyecto de denuncia TruthTeller del movimiento anima a los empleados del sector del petróleo y el gas a abandonar la industria.

La asesora, que realiza estudios internos de seguridad y tiene su sede en Weymouth, Dorset, Inglaterra, reconoció que era “privilegiada” por poder dejar la empresa y que ” muchas personas que trabajan en empresas de combustibles fósiles no tienen tanta suerte”.

Instó a los ejecutivos de Shell a “verse en el espejo y preguntarse si realmente creen que su visión de una mayor extracción de petróleo y gas garantiza un futuro seguro para la humanidad”.

A finales de 2020, varios ejecutivos de Shell de su sector de energías limpias dejaron la empresa en medio de informes que indicaban que estaban frustrados por el ritmo del cambio de Shell hacia los combustibles más ecológicos.

Su anuncio surge en vísperas de la Asamblea General Ordinaria de Shell, que se llevará a cabo el martes en Londres. Sus planes de reducción de emisiones serán discutidos en la reunión, donde el grupo activista holandés Follow This ejercerá presión para que las políticas de la empresa sean más coherentes con el acuerdo climático de París. La junta directiva de Shell le dijo a los inversionistas que rechazaran la resolución del grupo que pide a la empresa que establezca metas climáticas más estrictas.

El inversionista de Shell, Royal London, anunció su intención de abstenerse en la votación sobre las propuestas de transición climática de la empresa.

El director ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, podría experimentar una rebelión por parte de los inversionistas contra su paquete salarial de 13.5 millones de libras durante la Asamblea General, después de que el asesor de inversiones Pirc instara a votar en contra.

Un vocero de Shell señaló: “No tenga ninguna duda de que estamos decididos a cumplir nuestra estrategia global de ser una empresa de cero neto para 2050 y miles de nuestros empleados están trabajando arduamente para lograrlo. Hemos establecido objetivos a corto, mediano y largo plazo, y tenemos toda la intención de cumplirlos”.

“Ya estamos invirtiendo miles de millones de dólares en energía baja en carbono, aunque el mundo todavía necesitará el petróleo y el gas durante las próximas décadas en sectores que no se pueden descarbonizar con facilidad”.

Shell también se enfrenta a la perspectiva de un posible impuesto extraordinario para financiar los recortes en las facturas de los hogares, después de que la industria energética informara sobre ganancias extraordinarias propiciadas por el aumento de los precios del mercado, lo cual provocó que los partidos de la oposición pidieran al gobierno que introdujera un impuesto único.

El lunes, el mayor productor de petróleo y gas del Mar del Norte se manifestó en contra del impuesto único, alegando que llevaría a la industria a aprobar menos proyectos.

La directora general de Harbour Energy, Linda Cook, comentó al periódico Financial Times: “Una mayor carga fiscal dificultará aún más que los nuevos proyectos de petróleo y gas cumplan con los índices mínimos de inversión, lo que significa que se autorizarán menos proyectos”.

“Esto ocurre en un momento en el que se anima a la industria a aumentar la producción nacional de petróleo y gas del Reino Unido y a apoyar una transición energética ordenada”.

Harbour informó al gobierno que tiene previsto invertir 6 mil millones de dólares en el Mar del Norte en un plazo de tres años, mientras la industria presenta sus argumentos contra el impuesto. The Guardian reveló este mes que Cook recibió una “prima de contratación” de 4.6 millones de libras de parte de la empresa.