Putin se compara con Pedro el Grande en su misión de recuperar el territorio ruso
Putin se compara con Pedro el Grande en su empeño por recuperar el territorio ruso

Vladimir Putin se comparó con el zar ruso del siglo XVIII, Pedro el Grande, estableciendo un paralelismo entre lo que él describió como sus dos misiones históricas para recuperar los territorios rusos.

“Pedro el Grande libró la gran guerra del Norte durante 21 años. Pareciera que estuvo en guerra con Suecia, que les quitó algo. No les quitó nada, les devolvió (lo que era de Rusia)“, dijo el presidente ruso el jueves después de visitar una exposición dedicada al zar.

Tras meses de negaciones de que Rusia está motivada por ambiciones imperiales en Ucrania, Putin pareció aceptar esa misión, comparando la campaña de Pedro con las actuales acciones militares de Rusia.

“Aparentemente, también nos corresponde devolver (lo que es de Rusia) y fortalecer (el país). Y si partimos del hecho de que estos valores básicos constituyen la base de nuestra existencia, sin duda lograremos solucionar las tareas a las que nos enfrentamos”.

Putin, actualmente en su 23º año en el poder, ha intentado justificar repetidamente las acciones de Rusia en Ucrania, país en el que sus fuerzas han devastado ciudades, matado a miles de personas y obligado a huir a millones de ellas, proponiendo un punto de vista de la historia que afirma que Ucrania no tiene una verdadera identidad nacional ni una tradición de Estado.

Putin se compara con Pedro el Grande en su misión de recuperar el territorio ruso - image-4-3
Una mujer se toma una selfie delante de un cartel con la imagen de Pedro el Grande en San Petersburgo el jueves, en el 350º aniversario de su nacimiento. Foto: Olga Maltseva/AFP/Getty Images

Los críticos señalaron que los comentarios de Putin demostraban que sus quejas sobre la injusticia histórica, la expansión de la OTAN hacia el este y otras quejas contra Occidente eran la fachada de una tradicional guerra de conquista.

Un asesor del gobierno ucraniano indicó que los comentarios demostraban que los intentos de negociar con Putin o de encontrar una “salida” del conflicto para Putin, como ha pretendido hacer el presidente francés, Emmanuel Macron, eran desacertados.

“La confesión de Putin sobre las tomas de territorios y su comparación con Pedro el Grande demuestran que: no existió ningún ‘conflicto’, sino la toma sangrienta del país bajo pretextos inventados de genocidio del pueblo”, señaló Mykhailo Podolyak. “No debemos hablar acerca de (Rusia) ‘guardando las apariencias’, sino de su inmediata eliminación del imperialismo”.

Carl Bildt, exprimer ministro de Suecia, calificó el deseo de Putin de recuperar tierras reclamadas por Rusia como una “fórmula para años de guerras”.

Pedro el Grande, un despótico modernizador admirado tanto por los liberales como por los conservadores rusos, gobernó durante 43 años y le dio su nombre a una nueva capital, San Petersburgo –la ciudad natal de Putin–, que mandó construir en tierras que conquistó de Suecia.

Fue un proyecto que costó la vida de decenas de miles de siervos, reclutados como trabajadores forzados para construir la “ventana a Europa” de Pedro en los pantanos de la costa del Mar Báltico.

Antes de que Putin visitara la exposición, la televisión estatal transmitió un documental en el que se elogiaba a Pedro el Grande como un fuerte líder militar, que amplió en gran medida el territorio ruso a expensas de Suecia y del imperio otomano mediante el ejército y la armada modernizados que construyó.

Putin negó que Rusia pretendiera ocupar nuevos territorios en su invasión de Ucrania, sin embargo, las acciones del Kremlin demuestran que eso no es cierto. Rusia no ha cesado de intentar integrar los territorios recién capturados en Donetsk y Luhansk, así como en las regiones de Kherson y Zaporizhzhia, en el sur de Ucrania.

Meduza, un medio de comunicación en lengua rusa, informó esta semana que el Kremlin estaba planeando reunir todos los territorios en un nuevo distrito federal que pudiera ser anexionado por Rusia tan pronto como este otoño. Ante los rumores de que se podrían llevar a cabo nuevos “referendos” para aprobar la anexión, el Kremlin se ha limitado a comentar que a las regiones que se encuentran bajo ocupación militar les corresponde decidir su futuro.

Putin se compara con Pedro el Grande en su misión de recuperar el territorio ruso - image-4-4
Vladimir Putin, en el centro, en la exposición que conmemora el 350 aniversario del nacimiento del primer emperador ruso, Pedro el Grande, en Moscú. Foto: Sputnik/Reuters

En los últimos años, el interés de Putin por la historia de Rusia ha adquirido mayor relevancia en sus apariciones públicas.

En abril de 2020, cuando Rusia entraba en su primer confinamiento a causa del coronavirus, suscitó el desconcierto de algunos sectores cuando, durante un discurso transmitido a la nación, comparó la pandemia con las invasiones nómadas turcas del siglo IX en la Rusia medieval.

En julio de 2021, el Kremlin publicó un ensayo de casi 7 mil palabras escrito por Putin, titulado “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos”, en el que argumentaba que Rusia y Ucrania eran una sola nación, dividida artificialmente. Este ensayo sentó las bases para su despliegue de tropas en Ucrania en febrero.

Moscú intentó justificar su guerra en Ucrania con el argumento de que estaba enviando tropas a la frontera para desarmar y “desnazificar” a su vecino, una afirmación que carece de fundamento.

En el período previo al lanzamiento de lo que Rusia llama su “operación militar especial”, Putin culpó a Vladimir Lenin, el fundador de la Unión Soviética, de la creación de Ucrania en lo que, según dijo Putin, era históricamente territorio ruso, y de sembrar los cimientos del eventual colapso de la URSS.

En cambio, el líder ruso ofreció un cauteloso elogio a José Stalin por haber creado “un Estado fuertemente centralizado y absolutamente unitario”, al tiempo que reconoció el historial de represión “totalitaria” del dictador soviético.

Putin tiene un historial de elogiar a los líderes que comparten sus propias opiniones conservadoras, como el zar Alejandro III y el primer ministro prerrevolucionario Piotr Stolypin, a los que se les han erigido monumentos en su honor por todo el país.

Por otro lado, los líderes considerados contrarios a un Estado ruso fuerte y unitario –como Lenin y Nikita Khrushchev– han visto minimizadas sus contribuciones.

“Putin, celebrando el 350 aniversario del nacimiento de Pedro el Grande, vuelve a confundir la historia”, escribió Andrei Kolesnikov, analista político ruso. “Pedro el Grande abrió una ventana a Europa, Putin la está cubriendo a martillazos con tablas podridas de la época de Iván el Terrible”.

Reuters contribuyó a este artículo.