Tiroteo en Texas: la escuela de Uvalde donde murieron 21 personas será demolida, dice el alcalde
La escuela primaria Robb en Texas será demolida, según indicó el alcalde local de Uvalde, Don McLaughlin, tras el tiroteo masivo ocurrido el mes pasado. Foto: Brandon Bell/Getty Images

La escuela primaria de Texas donde un hombre armado mató a 19 niños y dos adultos será demolida, según dijo el alcalde de la localidad.

Don McLaughlin dijo en una reunión del ayuntamiento de Uvalde el martes que tenía “entendido” que la escuela primaria Robb sería demolida y que se construiría una nueva escuela para sus casi 600 alumnos tras la tragedia ocurrida en mayo.

“Tengo entendido –y lo hablé con el superintendente (del distrito escolar)– que esa escuela será demolida. Nunca se le podrá pedir a un niño que regrese, o a un profesor que regrese, a esa escuela”, comentó McLaughlin.

McLaughlin no precisó cuándo se podría llevar a cabo la demolición.

La escuela de Sandy Hook, en Connecticut, donde murieron 26 personas en un tiroteo masivo ocurrido en 2012, fue demolida y se construyó una nueva escuela en el lugar.

Los comentarios del alcalde fueron pronunciados en un momento de creciente indignación pública por la respuesta de la policía al tiroteo que se produjo el 25 de mayo y por la forma en que los agentes fuertemente armados esperaron durante 70 minutos después de llegar a la escuela antes de irrumpir en el salón de clases donde resistía el tirador.

Al hablar en una audiencia estatal en la que se investigó el incidente, Steve McCraw, jefe de seguridad pública de Texas, calificó la respuesta de la policía como “un fracaso despreciable y antitético respecto a todo” el conocimiento sobre cómo responder a este tipo de crisis.

McCraw señaló que el jefe de la policía local, Pedro “Pete” Arredondo, quien fue el comandante en el lugar de los hechos, impidió que otros agentes detuvieran con mayor prontitud al intruso y limitaran potencialmente la matanza.

Arredondo “decidió anteponer la vida de los agentes a la de los niños”, comentó McCraw.

“Los agentes tenían armas, los niños no tenían ninguna. Los agentes tenían chalecos antibalas, los niños no tenían ninguno. Los agentes estaban entrenados, el sujeto no lo estaba“.

Un abogado de Arredondo no respondió de forma inmediata a la solicitud para conocer sus comentarios.
McLaughlin cuestionó el martes una parte del testimonio de McCraw. El alcalde señaló que los agentes de la agencia de McCraw también estuvieron en la escena, y que el jefe de seguridad pública los estaba cubriendo.

Mientras tanto, el senador del estado de Texas, Roland Gutiérrez, demandó el miércoles al departamento de McCraw con la esperanza de obligar a la agencia a hacer públicos los registros que describen los detalles de la respuesta de las fuerzas de seguridad en la primaria Robb el día en que murieron 21 personas y otras 17 resultaron heridas.

Gutiérrez comentó que su demanda tiene como objetivo evitar “la desinformación y las mentiras descaradas” de las autoridades cuyas declaraciones públicas sobre la masacre en la primaria Robb han cambiado con el paso del tiempo.

“El estado de Texas le falló a 21 tejanos, a sus familias y a otras innumerables personas afectadas por la tragedia”, señaló Gutiérrez. “No debemos fallarle de nuevo a estas familias con encubrimientos y desinformación”.

Las muestras de angustia por la masacre de Uvalde, junto con la indignación generada por los asesinatos por motivos raciales de 10 afroamericanos en Búfalo, Nueva York, 10 días antes, han propiciado otra presión a favor de algún tipo de legislación federal para el control de armas.

El martes, los senadores estadounidenses anunciaron un acuerdo sobre un proyecto de ley contra la violencia armada que reforzaría la verificación de los antecedentes de los compradores de armas de fuego más jóvenes, exigiría que un mayor número de vendedores realice verificaciones de antecedentes y reforzaría las sanciones contra los traficantes de armas. Además, destinaría dinero a los estados y comunidades con el objetivo de mejorar la seguridad escolar y las iniciativas de salud mental.