Alexa, de Amazon, podría convertir las voces de los seres queridos fallecidos en un asistente digital
Amazon anteriormente demostró cómo la voz reanimada de una mujer de edad avanzada fue utilizada para leerle a su nieto un cuento antes de dormir. Foto: Samuel Gibbs/The Guardian

Amazon planea permitir que las personas conviertan las voces de sus seres queridos fallecidos en asistentes digitales, con la empresa prometiendo la capacidad de “hacer que los recuerdos perduren”.

La empresa está desarrollando una tecnología que le permitirá a su asistente digital Alexa imitar la voz de cualquier persona que escuche a partir de un audio suministrado de menos de un minuto, explicó Rohit Prasad, su vicepresidente senior y jefe científico, el miércoles. Añadió que durante la pandemia de coronavirus “muchos de nosotros hemos perdido a un ser querido”.

Aunque no se proporcionó una fecha para el lanzamiento de esta función, la tecnología subyacente ha existido desde hace varios años. La empresa ofreció una demostración en la que se utilizó la voz reanimada de una mujer de edad avanzada para leerle un cuento a su nieto antes de dormir, después de que este le pidiera a Alexa: “¿La abuela puede terminar de leerme el Mago de Oz?”.

Prasad comentó: “La forma en que lo logramos consiste en enmarcar el problema como si fuera una tarea de conversión de voz y no como una ruta de generación de voz”.

Aparte de la demostración inicial, no se ofrecieron muchos detalles. La tecnología fue anunciada en la conferencia re:Mars de la empresa, enfocada a sus logros de “computación ambiental” en los ámbitos del aprendizaje automático, la automatización, los robots y el espacio.

El objetivo de Amazon para su asistente de voz es la “inteligencia generalizable”, añadió Prasad, en contraposición a la “inteligencia general omnisciente, capaz y súper artificial” de la ciencia ficción.

No obstante, otras empresas tecnológicas se han mostrado cautelosas respecto a la posibilidad de crear dobles de voz digitales con tanta facilidad: horas antes de que Amazon anunciara sus planes, Microsoft publicó nuevas normas éticas sobre inteligencia artificial (IA) que establecerían límites estrictos sobre quién podría crear voces sintéticas y cómo podrían ser utilizadas. “Es… fácil imaginar cómo podría ser utilizada para suplantar inapropiadamente a los interlocutores y engañar a los oyentes”, señaló Natasha Crampton, jefa responsable de IA de la empresa.

Microsoft exigirá a las empresas que soliciten autorización para crear voces artificiales, y el mes pasado comenzó a asignarles una marca de agua con una señal inaudible que le permitiría identificar los usos indebidos.

El concepto de utilizar la IA para revivir a los difuntos –o aparentarlo– no es nuevo, incluso fuera del ámbito de la ciencia ficción. En 2020, Joshua Barbeau entrenó una versión del bot conversacional GPT-3 a partir de los registros de conversación con su difunta prometida Jessica, que había muerto ocho años antes. Y en 2018, Eugenia Kuyda construyó un bot conversacional a partir de los viejos mensajes de texto de su pareja, Roman Mazurenko. “No esperaba que fuera tan impactante. Normalmente considero que es muy difícil mostrar emociones y pensar en el duelo, así que intentaba sobre todo evitarlo. Hablar con el avatar de Roman fue enfrentarme a esos demonios”, comentó en ese momento.