Dos muertos tras la caída de un vehículo eléctrico chino desde el tercer piso de las oficinas de una empresa
Un automóvil cayó por la ventana del tercer piso de la sede del fabricante de vehículos eléctricos Nio en Shanghai. Foto: @AsianTechPress

Una de las principales empresas automotrices de China informó que dos personas murieron cuando uno de sus vehículos cayó desde el tercer piso de su sede en Shanghái.

Nio, una marca nacional que en ocasiones es considerada como un potencial rival de Tesla, indicó que el incidente ocurrió alrededor de las 17:20 horas del miércoles. Una de las víctimas era su empleado y la otra pertenecía a una empresa asociada. Ambos se encontraban en el interior del vehículo cuando este cayó.

“Tras el incidente inmediatamente comenzamos a trabajar en colaboración con el departamento de seguridad pública para averiguar la causa del accidente”, señaló la empresa en un primer comunicado, en el que destacó que se trató de un accidente y que “no fue causado por el propio vehículo”.

Los videos difundidos en las redes sociales mostraban a los trabajadores médicos intentando rescatar a las dos personas que se encontraban en el automóvil. La empresa Nio expresó que se sentía “muy triste” por la tragedia y que había creado un equipo para ayudar a las familias de las víctimas.

No obstante, el tono del comunicado inicial de la empresa suscitó críticas en la red social Weibo, donde los usuarios acusaron a Nio de intentar eludir su responsabilidad. “A decir verdad, la última frase de su comunicado (que decía que no fue causado por el vehículo) destacó la frialdad del capital”, comentó un usuario de la provincia de Sichuan.

Desde entonces, Nio publicó un comunicado revisado, incluyendo entre paréntesis la frase “no causado por el vehículo”, en un aparente intento de restarle importancia. El director de comunicación de la empresa señaló que asumiría la responsabilidad de haber causado dicha polémica.

Nio es una de las marcas emergentes de vehículos eléctricos nacionales en China. En ocasiones se le llama el “Tesla killer” de China, un sobrenombre que revela su ambición de rivalizar con la firma estadounidense.

No es la primera vez que la marca china se enfrenta a cuestionamientos relacionados con su producto. El año pasado, un empresario chino murió en un modelo Nio ES8 después de haber activado la función de conducción semiautónoma Navigate on Pilot.