‘Tengo mucho miedo’: parejas del mismo sexo hablan sobre sus temores en un panorama posterior al caso Roe
'Las personas están aterrorizadas. Temen, con justa razón, perder el derecho a casarse con la persona que aman'. Ilustración: Callum Abbot/The Guardian

“Euforia”. Así es como Jim Obergefell describe su reacción el 26 de junio de 2015, cuando, “después de toda una vida sintiéndome menos, sintiéndome fuera de la sociedad”, la Corte Suprema ratificó el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo en el caso Obergefell vs. Hodges.

El histórico caso en materia de derechos civiles en el que Obergefell actuó como demandante principal coronó una serie de victorias judiciales para las personas LGBTQ+ en Estados Unidos, entre ellas la prohibición de penalizar las relaciones sexuales entre homosexuales y la revocación de la ley Don’t Ask, Don’t Tell (Prohibido preguntar, prohibido decir). Parecía marcar una nueva era de tolerancia y derechos civiles en Estados Unidos.

Sin embargo, solo siete años después, el ánimo de Obergefell se ha oscurecido.

“La gente está aterrorizada”, comenta. “Temen, con justa razón, perder el derecho a casarse con la persona que aman. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que esta Corte decida que la sentencia de 2003, Lawrence contra Texas, no forma parte de nuestra tradición nacional y que la intimidad entre personas del mismo sexo vuelva a ser ilegal?”

Lo más aterrador de la anulación del caso Roe es que la Corte Suprema se haya mostrado tan entusiasta respecto a anular décadas de precedentes, comenta Alex Lemberg, un abogado de San Francisco que se identifica como queer.

Los precedentes son “una de las cosas más importantes del sistema jurídico estadounidense”, señaló. “Las decisiones judiciales anteriores son vinculantes para todos los demás tribunales, y esta decisión lo corrompe”.

En otras palabras, un tribunal facultado para ignorar su propia tradición tiene más probabilidades de volver a hacerlo.

El caso Roe vs. Wade giraba en torno al derecho a la intimidad, un concepto cuya vaguedad constitucional fue atacada en su totalidad por el juez Alito, mientras que Obergefell, explica Lemberg, es diferente porque está “explícitamente vinculado a la cláusula de igualdad de la 14ª enmienda”.

“No se trata de un camino automático para revocar (el matrimonio entre personas del mismo sexo) a partir de la revocación del caso Roe”, comentaron, “aunque desde luego, no me sorprendería que estos jueces nombrados por Trump sean lógicamente incoherentes”.

En una opinión coincidente el viernes, el juez Clarence Thomas escribió que la Corte debería emplear el mismo razonamiento que siguió para anular el caso Roe para “reconsiderar” los casos Lawrence, Obergefell y Griswold, los cuales establecieron los derechos a las relaciones entre personas del mismo sexo, al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la anticoncepción. Si eso ocurriera, las vidas de estas longevas parejas se verían perturbadas. Esto es lo que opinan:

‘Quiero contrarrestar esto con organizaciones’

“El matrimonio era una manera de brindar protecciones”, comenta Bobbi López, quien se identifica como cis queer y forma parte de la junta ejecutiva del partido demócrata de California. “Lo que más me preocupaba era asegurarme de que podía tomar decisiones médicas para mi hijo, que padece epilepsia –y antes no podía tomarlas–, y para mi esposa.

'Tengo mucho miedo': parejas del mismo sexo hablan sobre sus temores en un panorama posterior al caso Roe - aborto-lgbt-estados-unidos
Myka Cade (izquierda) y Bobbi López. Foto: Cortesía de Mika Cade y Bobbi López

Originaria de México, comenta que el hecho de haber crecido en el sur de Estados Unidos la llevó a buscar protección codificada legalmente en Oakland, ciudad en la que vive actualmente. El reconocimiento estatal ha sido gradual, incluyendo la unión libre. Y toda amenaza contra los derechos del colectivo LGBTQ+ debe recibir una respuesta: superar a la derecha.

Creo que se trata de una respuesta directa a lo que estamos considerando como ataques terroristas nacionales coordinados contra las personas LGBTQ+“, comenta López. “No quiero vivir mi vida con miedo, quiero contrarrestar esto con organizaciones. Tenemos que asegurarnos de que no permitimos que este tipo de incitación al miedo nos aterrorice”.

‘Es el retroceso de tantos progresos’

William Baker y Danyol Leon son estadounidenses que viven en Puerto Vallarta como residentes temporales. Se conocieron en California en 1995, se registraron como concubinos dos años después, y después tuvieron una ceremonia “muy tradicional”, aunque técnicamente no legal, en 2002.

'Tengo mucho miedo': parejas del mismo sexo hablan sobre sus temores en un panorama posterior al caso Roe - aborto-lgbt-estados-unidos-2
Bill Baker (izquierda) y Danyol Leon. Foto: Cortesía de Danyol Leon y Bill Baker

Seis años después, formaron parte de las 18 mil parejas de California que se casaron durante el breve lapso de tiempo que transcurrió entre el reconocimiento de la igualdad de matrimonio por parte del tribunal supremo del estado y la Proposición 8 promulgada en noviembre de 2008, la cual anuló el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo en el estado más grande del país.

“Nunca perdimos nuestro estatus como matrimonio”, explica León. “Fuimos parte de este grupo histórico de personas que estaban legalmente casadas, pero no era legal”.

Tampoco están legalmente casados en México, país en el que viven desde 2019. Sin embargo, a Baker no le preocupa tanto su matrimonio sino el creciente entorno de homofobia en California, donde manifestantes de extrema derecha recién fortalecidos amenazan los bares homosexuales ubicados en West Hollywood y protestan afuera de una pizzería que es propiedad de una lesbiana en la ciudad turística amigable con los homosexuales de Guerneville.

“Nos quedamos aquí (en México) para siempre. Aquí nos sentimos como en casa”, explica León, que también actúa como drag bajo el nombre de Tamale Ringwald. “En ocasiones me siento más seguro aquí que en San Francisco. Ser un hombre queer, eso es una gran declaración”.

“Simplemente es el retroceso de tantos progresos que se han realizado en los últimos años”, comenta Baker. “Sabemos que estas cosas desencadenan ciertos tipos de comportamiento en las personas. Una de las razones por las que comenzamos a pensar en venir a México en primer lugar fue el gobierno que teníamos en Estados Unidos y la dirección que parecía estar tomando todo”.

‘No voy a regresar al armario’

Rochelle Johnson conoció a su esposa, Delena Williams, en la preparatoria, sin embargo, reconectaron románticamente posteriormente. La pareja se juntó en unión libre de solicitar el matrimonio en Pensilvania.

'Tengo mucho miedo': parejas del mismo sexo hablan sobre sus temores en un panorama posterior al caso Roe - aborto-lgbt-estados-unidos-3
Delena Williams (izquierda) y Rochelle Johnson. Foto: Cortesía de Rochelle Johnson y Delena Williams

“Todavía tengo fe en que superaremos esto, pero ¿cuáles son las alternativas para protegernos?”, pregunta Johnson, trabajadora social y drag king, que relaciona la reacción negativa contra los estadounidenses LGBTQ+ tanto con los derechos reproductivos como con las leyes que pretendían suprimir a los electores afroamericanos. “Rezo para que no retrocedamos. El otro día le comentaba a alguien que no voy a volver a regresar al armario”.

Williams encuentra esperanza en que las organizaciones que trabajaron con las comunidades LGBTQ+ de color antes del caso Obergefell resurjan como respuesta a los nuevos ataques contra la visibilidad de los queer. “Estoy criando a una nieta adoptada y ¿qué significa esto para ella? Si esto progresa y nuestro matrimonio deja de ser legal, ¿cuál es la protección si le pasa algo a una de nosotras?”, comenta. “Tengo mucho miedo en estos momentos”.

‘Han aprendido mucho de atacarnos durante años’

Suzanne Ford, una mujer trans y directora ejecutiva del San Francisco Pride, comenzó su transición después de casarse con su esposa, Beverly.

“Seguimos estando casadas”, comenta Ford, “aunque obviamente con mi designación como mujer, no deberíamos dar nada por sentado”.

“Llevo cinco años vociferando esto”, explica Ford. “Somos lo más visible que la derecha puede señalar como ‘malo’. Es material para ellos. Han aprendido mucho de atacarnos durante años. Les ha dado cierto ímpetu”.

‘Los dos somos luchadores’

“Nuestros amigos nos llaman ‘pareja de legado'”, comenta Greg Humphrey, quien ha estado con su esposo, John Ashfield, desde 1999. Se registraron como concubinos en San Francisco en 2005 y se casaron en 2014, en Canadá.

'Tengo mucho miedo': parejas del mismo sexo hablan sobre sus temores en un panorama posterior al caso Roe - aborto-lgbt-estados-unidos-4
Greg Humphrey (izquierda) y John Ashfield. Foto: Cortesía de Greg Humphrey y John Ashfield

Ambos son ciudadanos estadounidenses y ninguno de los dos cree que ningún cambio en la política nacional los vaya a obligar a abandonar el país. No obstante, comentan que el peor de los casos, el de las parejas del mismo sexo que huyen a Canadá en busca de refugio, evoca una imagen sacada de El cuento de la criada, en la que la protagonista y su esposo casi llegan a la frontera antes de ser interceptados y que su matrimonio sea anulado.

A Humphrey y Ashfield les reconforta la idea de vivir en un estado demócrata. “California no va a cambiar”, comenta Humphrey.

“No se puede regresar al armario. Lo que ocurre es luchar o huir, y los dos somos luchadores”.