La sede de la cumbre de la OTAN en Madrid sirve ‘ensalada rusa’
La ensalada de papas, mayonesa y verduras conocida como ensalada rusa en España recibe cada vez más el nombre de ensalada Kiev o ensalada ucraniana. Foto: al62/Getty Images/iStockphoto

Mientras los líderes de la OTAN se reúnen en Madrid para asistir a una cumbre que se está llevando a cabo a la sombra de la invasión de Rusia contra Ucrania, la atención se ha centrado en un alimento básico ubicuo que se puede encontrar en bares y restaurantes de toda España: la ensalada rusa.

Funcionarios y periodistas internacionales quedaron desconcertados al ver que la ensalada –una combinación de papas, mayonesa y verduras conocida como ensalada rusa– era vendida como “ensalada de papas estilo ruso” en la sede de la cumbre.

“¿Ensalada rusa en una cumbre de la OTAN? Me sorprende un poco la elección de ese platillo”, comentó el periodista Iñaki López al medio español la Sexta.

La sede de la cumbre de la OTAN en Madrid sirve 'ensalada rusa' - image-4-94
Ensalada rusa en la carta del restaurante del área de prensa de la cumbre de la OTAN. Foto: Sabine Siebold/Reuters

Aunque el nombre no disminuyó su popularidad –el platillo supuestamente se agotó en horas–, al cabo de un día le cambiaron el nombre, y la carta ahora la presenta como “ensalada tradicional”.

El chef español José Andrés fue más lejos, añadiendo bolas de masa hervida de tomate y llamando al platillo ensalada ucraniana en una muestra de solidaridad en la cena que coordinó para los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores que se encontraban de visita el martes.

Se trató de una extensión del cambio de nombre que comenzó el mes pasado, cuando Andrés anunció que cambiaría el nombre del platillo en todos sus restaurantes, uniéndose a una ola de bares y restaurantes que han hecho lo mismo en los últimos meses.

Entre los primeros figuró el Mesón Martín, un restaurante con tres décadas de antigüedad ubicado en la ciudad norteña de Zaragoza. “Amigos, hemos decidido cambiar el nombre de la famosa ensalada”, anunció el restaurante en sus redes sociales a finales de febrero. “A partir de hoy, encontrarán en nuestra carta la ensalada Kiev, en solidaridad con el pueblo de Ucrania“.

No es la primera vez que el platillo básico español –que muchos atribuyen al cocinero italo-británico Charles Elmé Francatelli– es víctima de la política. Durante la dictadura de Francisco Franco, los bares y los restaurantes solían cambiar su nombre por el de ensalada nacional, para evitar ser vinculados a la distribución de propaganda procomunista.

Tampoco es la primera vez que los alimentos terminan siendo un peón diplomático. En 2003 las papas a la francesa y el pan francés fueron renombrados como “papas de la libertad” y “pan de la libertad” en las cafeterías del Congreso de Estados Unidos debido a que los republicanos se indignaron por la oposición de Francia a la invasión de Irak.