El precio del petróleo sube después de Biden no logra el aumento de la producción saudita
El presidente Joe Biden se reúne con el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman en el Palacio Real Al Salman en Jeddah. Foto: Saudi Press Agency/UPI/REX/Shutterstock

El precio del petróleo subió el lunes después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, regresara de las conversaciones en Medio Oriente sin un acuerdo sobre el aumento de la oferta.

Biden esperaba obtener la promesa de Arabia Saudita de aumentar su producción de petróleo, lo cual podría llevar a reducir las presiones de la oferta mundial.

No obstante, el crudo Brent subió un 2.6%, hasta los 10.88 dólares el lunes, después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, disipara las conjeturas sobre un aumento de la producción.

Señaló que los funcionarios que participaron en una cumbre árabe-estadounidense el sábado no hablaron sobre el petróleo y que los países del cártel petrolero Opep+ seguirían evaluando las condiciones del mercado.

Naeem Aslam, analista jefe de mercado en Avatrade, comentó: “El mensaje consiste en que la Opep+ es la que toma la decisión sobre el suministro de petróleo, y el cártel ni siquiera está interesado en lo que Biden está intentando conseguir”.

“La Opep+ seguirá controlando el suministro de petróleo, y un solo país no puede determinar el suministro del petróleo, al menos ese es el mensaje que los comerciantes extrajeron de la visita de Biden a Arabia Saudita”.

El aumento de los precios del petróleo mantendrá la presión en las gasolineras, donde los conductores se han enfrentado a precios récord de la gasolina y el gasóleo. Los precios han aumentado tanto que el gobierno solicitó a la Autoridad de la Competencia y los Mercados que analizara el mercado, cuyas primeras conclusiones suscitaron preocupación respecto a los márgenes obtenidos por las refinerías.

No obstante, los precios del crudo Brent han disminuido desde los máximos de aproximadamente 130 dólares alcanzados en marzo, durante las primeras semanas de la guerra en Ucrania.

Los precios del petróleo cerraron la semana pasada a la baja por quinta semana consecutiva. La preocupación sobre la posibilidad de una recesión mundial ha hecho que los inversionistas huyan de los mercados de materias primas.

El precio del cobre –conocido como Dr. Copper por ser considerado un barómetro de la salud de la economía mundial– ha caído un 25% desde sus máximos registrados en marzo.

Los agentes del sector energético también están atentos al precio del gas, en medio de las dificultades de suministro en Europa.

Los países se apresuran a abastecer sus depósitos de gas en caso de que Rusia corte el suministro, incluido el suministro a través del gasoducto Nord Stream 1, que se encuentra cerrado por mantenimiento.

El grupo químico INEOS, uno de los principales consumidores de gas de Europa, dirigido por el multimillonario Jim Ratcliffe, secundó los comentarios del director ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, sobre la posibilidad de introducir el racionamiento este invierno.

La situación parece bastante grave para este invierno, en lo que respecta a si alcanzaremos los objetivos que necesitamos para el abastecimiento“, comentó Brian Gilvary, presidente ejecutivo de INEOS, a la cadena de televisión Bloomberg Television. “Si no regresa el Nord Stream 1, es inevitable. Definitivamente veremos un racionamiento en Europa”.