Las 10 mejores novelas de fantasía del siglo XXI
Fuera de lo común... El video The End of Eating Everything de Wangechi Mutu en la exposición In the Black Fantastic, en la Hayward Gallery en Londres, hasta el 18 de septiembre. Foto: Guy Bell/Rex/Shutterstock

En el centro de toda fantasía existe algo irreal, imposible o, como mínimo, tan extraordinario que nos lleva fuera del universo en el que creemos vivir. La construcción de mundos fantásticos rodea esos elementos irreales con muebles reconocibles y emociones verosímiles, de modo que la “suspensión voluntaria de la incredulidad” de Coleridge se pueda activar. Como nos han enseñado los escritores, desde Tolkien hasta Pratchett, la labor tanto de los escritores como de los lectores es más sencilla cuando lo imposible implica motivos y argumentos que reconocemos de las narraciones orales, como los cuentos, las leyendas y los mitos. Esto también vincula a la mayor parte de la literatura fantástica, hasta el cambio de milenio, con la cultura europea, porque los mitos que conocemos probablemente son grecorromanos o nórdicos; los cuentos, alemanes o franceses, o en ocasiones escandinavos.

No obstante, en este siglo, una nueva ola de fantasía desafía ese predominio europeo. Los escritores de color y de culturas indígenas utilizan la narrativa mágica para describir experiencias y expresar puntos de vista que son difíciles de transmitir dentro de las limitaciones del realismo. Uno de los efectos de la fantasía es la forma en que nos obliga a considerar las categorías de lo real, lo posible y lo ordinario, todas las normas que infringe la fantasía. Y, en particular, la nueva fantasía revela cuán ligadas están esas normas a la cultura. Las tradiciones no europeas marcan los límites de forma diferente e incluyen como entidades naturales aquello que podríamos considerar sobrenatural. De esas diferentes formas de marcar los límites de lo posible y de asignar un significado a lo imposible surgen diferentes versiones de lo fantástico.

Las obras que enumero a continuación no solo cuentan historias atrayentes ambientadas en mundos vívidamente imaginados, sino que también vale la pena leerlas por la manera en que sus versiones desafían nuestro sentido de lo ordinario y los límites de lo real.

1.- The New Moon’s Arms, de Nalo Hopkinson (2007)

La escritora caribeña-canadiense Hopkinson es conocida por su creación de mundos de ciencia-ficción, sin embargo, también destaca por sus fantasías más íntimas. La magia en este libro implica que la protagonista menopáusica manifieste objetos de su infancia, así como su encuentro con un niño selkie. La novela sumerge a los lectores en la experiencia sensorial y la dinámica social de su escenario insular, y su enfoque en el tardío paso a la adultez de una mujer de mediana edad desafía las expectativas sobre las narrativas fantásticas.

2.- Quién teme a la muerte, de Nnedi Okorafor (2010)

Al igual que gran parte de la obra de Okorafor, esta novela se inspira en sus experiencias como hija de inmigrantes nigerianos, escuchando historias y pasando tiempo con sus parientes lejanos en África. La protagonista, Onyesonwu, cuyo nombre traducido del igbo da título al libro, es fruto de una violación y no encaja en ninguna de las dos sociedades, pero hereda poderes de ambas partes de su familia. En un cambio respecto a la narrativa convencional del “héroe elegido”, Onyewonsu termina reescribiendo las profecías y rehaciendo su mundo. En esta y otras fantasías de ciencia, Okorafor contribuyó a inventar una forma que ella denomina afrofuturismo, la cual ha sido adoptada por los lectores e imitada por una nueva y talentosa generación de escritores africanos y de la diáspora, como Oghenechovwe Donald Ekpeki y Khadija Abdalla Bajaber.

3.- Redwood and Wildfire, de Andrea Hairston (2011)

La dramaturga y académica Hairston enfrenta el folclore nativo y afroamericano con el racismo en esta travesía desde la época de Jim Crow en el sur hasta los inicios de una industria cinematográfica afroamericana en la Exposición Mundial Colombina. La magia escénica converge con los conjuros genuinos para desafiar la violencia y la opresión. En la secuela, Will Do Magic for Small Change, Hairston sigue a sus protagonistas de vuelta a sus raíces africanas y hacia un futuro entre artistas, fantasmas y (sorprendentemente) extraterrestres.

4.- Alif el Invisible, de G Willow Wilson (2012)

Wilson estaba trabajando como periodista en El Cairo durante los levantamientos de la primavera árabe a principios de la década de 2010. Esta obra ganadora del Premio Mundial de Fantasía combina la piratería informática y el misticismo árabe en una deslumbrante historia de amor, desigualdad económica, aventura y el poder de la metáfora. A lo largo del camino, Wilson también realiza una sátira de sí misma en el personaje secundario de una estadounidense convertida al Islam que no ve la mayor parte de la magia que ocurre a su alrededor.

5.- A Stranger in Olondria, de Sofia Samatar (2013)

En este recorrido magníficamente escrito por un complejo mundo secundario, Samatar explora los fantasmas, los choques culturales y el impacto del lenguaje escrito en una cultura puramente oral, al tiempo que ofrece personajes atrayentes y una emocionante historia de aventuras. El mundo imaginario de la ficción refleja la propia inmersión de Samatar en múltiples culturas como hija de un inmigrante de Somalia y como académica de la literatura árabe con experiencia docente en Sudán y Egipto.

Las 10 mejores novelas de fantasía del siglo XXI - NK-JEMISIN
Todos los premios… NK Jemisin en la Comic Con de Nueva York 2019. Foto: Bryan Bedder/Getty Images para ReedPOP

6.- La quinta estación, de NK Jemisin (2015)

Jemisin ganó todos los premios, y merecidamente, por los libros de su trilogía La Tierra Rota, de la cual este es el primero. Aunque los libros se desarrollan en un futuro lejano en un planeta que no es nuestra Tierra, es evidente que también conectan con el aquí y el ahora, con temas como el cambio climático, el deterioro del medio ambiente, la injusticia racial y el peso del pasado. Una audaz narración en segunda persona y un héroe complejo, admirable, aunque no siempre simpático, hacen que este libro sea mucho más que el conjunto de sus temas.

7.- The House of Shattered Wings, de Aliette de Bodard (2015)

Intercalando la ciencia ficción y la fantasía, de Bodard ya ha acumulado un impresionante número de premios Nebula, Locus y de la British Science Fiction Association (Asociación Británica de Ciencia Ficción). Esta novela es el comienzo de una serie de fantasía gótica que incluye ángeles caídos y una guerra que deja a París semidestruida y contaminada por la polución mágica. La contaminación llega a las profundidades del Sena, donde, desconocida para la mayor parte de las personas (y otros seres) terrestres, se ha refugiado una comunidad de dragones anamitas, o vietnamitas. La serie refleja la política multirracial y la realidad multicultural de las ciudades europeas contemporáneas.

8.- Black Sun, de Rebecca Roanhorse (2020)

Roanhorse llamó la atención de la comunidad de la fantasía y la ciencia ficción en 2017 con un relato corto satírico titulado Welcome to Your Authentic Indian Experience. Posteriormente, publicó un par de fantasías de ciencia ficción que yuxtaponen las leyendas diné en un paisaje postapocalíptico y, en Black Sun y sus secuelas, se aventura en la fantasía épica. Su mundo fantástico es una versión mágica de Mesoamérica sin la invasión europea: sus conflictos son consecuencia de las tensiones dentro y entre las facciones y cultos religiosos existentes en el continente de Meridien.

9.- El baile del agua, de Ta-Nehisi Coates (2020)

Con este libro, Coates se trasladó con destreza de la no ficción a la escritura de novelas. Su historia está ambientada en la época anterior a la guerra civil en el sur, pero rara vez utiliza la palabra “esclavo” para describir a las personas que Coates denomina como Tasked. Los ricos detalles históricos transmiten el terrible impacto del Task en todos aquellos que están atrapados en el sistema, y en particular en el joven y talentoso Hiram Walker. El propio Task de Walker consiste en atender al inútil hijo legítimo del amo, que es su hermanastro. De su madre, Hiram heredó un imprevisible don mágico de evasión, el Baile del Agua que aparece en el título. Mientras aprende a dominar este don, comienza a trabajar para la gran Harriet Tubman. Al igual que Octavia Butler en Kindred, Coates considera que los horrores de la esclavitud son demasiado abrumadores para el simple realismo: solo lo fantástico puede adentrar al lector en un mundo así.

10.- A Master of Djinn, de P Djèlí Clark (2021)

El historiador Clark abandona sus estudios sobre el pasado estadounidense en esta mágica historia alternativa ambientada en un Cairo steampunk de principios del siglo XX. La novela es una historia de misterio protagonizada por una obstinada detective que se enfrenta a poderosos adversarios humanos y no humanos. El verdadero interés no radica tanto en la trama como en la interacción de los personajes y en el entorno abundantemente detallado. Este Cairo es un lugar de encuentro entre el este y el oeste, el norte y el sur (uno de los temas recurrentes es el perfil racial de los nubios y abisinios por parte de la aristocracia egipcia más pálida), el pasado y el presente, la ciencia y la magia, todos ellos invocados hábilmente en detalles de arquitectura, vestimenta y costumbres.

Fantasy: How It Works, de Brian Attebery, es una publicación de Oxford University Press. Para ayudar a The Guardian y The Observer, pide tu ejemplar en guardianbookshop.com. Se pueden aplicar gastos de envío.