Las mujeres corren mayor riesgo ante las olas de calor, sugieren expertos
Las mujeres están incluidas en la lista de personas de alto riesgo en caso de olas de calor en el Reino Unido, que incluye a los mayores de 75 años y a los bebés. Foto: Salvatore Di Nolfi/EPA

Las mujeres pueden ser más vulnerables en comparación con los hombres a las altas temperaturas extremas, como la ola de calor que azota al Reino Unido, sugirieron los expertos.

El plan para hacer frente a la ola de calor en Inglaterra establece que entre las personas de alto riesgo se encuentran los mayores de 75 años, los bebés, los niños pequeños, las personas que padecen enfermedades físicas o mentales graves y las mujeres.

El documento no explica el motivo de la inclusión de las mujeres en la lista, sin embargo, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido remitió a un estudio realizado en los Países Bajos en el que se analizó la mortalidad tras varias olas de calor y se descubrió que las mujeres de edad avanzada corrían mayor riesgo en comparación con los hombres. Los investigadores indicaron que los resultados no se debían únicamente a la edad.

“Cuando se consideró la igualdad de edades, las tasas de mortalidad seguían siendo un 15% más altas para las mujeres”, escribió el equipo en relación con su análisis de los datos de la ola de calor de 2003 registrada en Francia.

Otro estudio realizado por investigadores holandeses y alemanes, en el que se analizaron 23 años de datos de las temperaturas de los Países Bajos junto con las cifras de mortalidad diaria, también halló diferencias entre los sexos.

“La mortalidad relacionada con el calor fue mayor en las mujeres que en los hombres, sobre todo en el grupo de personas de mayor edad (≥ 80 años) en condiciones de calor extremo”, explicaron.

El equipo indicó que los hallazgos no parecían ser consecuencia de que las personas mayores fueran más vulnerables al calor ni de que las mujeres vivieran en general más tiempo que los hombres.
Hein Daanen, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad VU en Ámsterdam y uno de los autores del estudio, comentó que el equipo suponía que la menor producción de sudor en las mujeres podía desempeñar un papel importante.

“A grandes rasgos, las (personas) mayores sudan solo la mitad en comparación con los jóvenes, y las mujeres, la mitad de lo que sudan los hombres”, explicó. En otras palabras, señala el estudio, “la capacidad de las mujeres mayores para eliminar el calor del cuerpo es la más baja”.

El equipo indicó que también podría influir el estrés que el calor ejerce en el sistema cardiovascular. “El estrés cardiovascular al parecer es mayor en las mujeres, lo que podría explicar su mayor riesgo de mortalidad por el calor”, escribieron.

Entre otras posibilidades, el equipo destaca que las mujeres de edad avanzada pueden tener un mayor riesgo debido a que es más probable que vivan solas –un factor de riesgo conocido en épocas de calor– y a que pueden ser menos activas en general en comparación con los hombres, pero más activas en el hogar.

“El hecho de continuar con estas actividades durante las olas de calor mientras se tiene una menor condición física hace que las mujeres tengan un mayor riesgo de sobrecalentamiento y estrés cardiovascular que los hombres”, escribió el equipo.

Ollie Jay, profesor de calor y salud que trabaja en la Universidad de Sídney, también señaló que los estudios habían demostrado que el ritmo máximo de sudoración de las mujeres jóvenes y sanas solía ser menor que el de sus homólogos masculinos.

“Si esto es o no la razón por la que figuran más mujeres en los datos de mortalidad y morbilidad en las olas de calor, aún no lo sabemos con certeza. Tampoco se sabe si existe alguna interacción de este efecto del sexo con la edad”, indicó.

Mike Tipton, profesor de fisiología humana y aplicada en la Universidad de Portsmouth, comentó que es posible que las mujeres corran un mayor riesgo ante las olas de calor porque tienen una temperatura interna más alta después de la ovulación, a la vez que suelen ser más pequeñas que los hombres y, por lo tanto, tienen una mayor relación entre superficie y masa, lo que significa que se acaloran con mayor rapidez.

No obstante, Jay comentó: “La respuesta más probable es que se trata de una combinación de factores y tenemos que realizar más investigaciones para entender lo que está ocurriendo”.