EU experimenta el auge de los sindicatos
Empleados de Starbucks celebran su victoria tras la votación en Búfalo en diciembre. Foto: Joshua Bessex/AP

Tras años de declive, el movimiento obrero estadounidense está experimentando un resurgimiento, con el aumento de la popularidad de los sindicatos y de la organización de los trabajadores.

No obstante, la oposición de las empresas en Estados Unidos ha sido intensa y se ha producido en medio de acusaciones de destrucción de sindicatos y de brutales campañas para intentar disuadir a los trabajadores de sindicalizarse.

Una encuesta realizada por Gallup en agosto de 2021 reveló que el apoyo a los sindicatos se situaba en su punto más alto en Estados Unidos desde 1965, con un 68% de apoyo en este país. Los sindicatos fueron la única institución cuya aprobación por parte de los estadounidenses no disminuyó en el último año, en una encuesta realizada en junio sobre la confianza en 16 importantes instituciones estadounidenses.

Durante los primeros trimestres del año fiscal, la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) informó sobre el aumento de las peticiones de elecciones sindicales en un 58%, aumentando de mil 197 a mil 892.

La NLRB actualmente está ejerciendo presión para que se aumenten los fondos para hacer frente al aumento de la actividad laboral. Sin embargo, la reforma de la legislación laboral no ha podido ser aprobada por el Senado de Estados Unidos, a pesar de haber sido aprobada en la Cámara de Representantes.

Algunas de las principales empresas y marcas estadounidenses han visto cómo los trabajadores se sindicalizan por primera vez.

Después de que la primera tienda de Starbucks en Estados Unidos ganara las elecciones sindicales en Búfalo en diciembre, alrededor de 200 tiendas han votado desde entonces a favor de la sindicalización, liderando el resurgimiento de las presentaciones de peticiones de elecciones sindicales.

Estas victorias han ocurrido a pesar de la agresiva oposición de Starbucks.

A principios de junio, Austin Locke, barista de Starbucks desde hace aproximadamente seis años, tres de ellos en el establecimiento de Ditmars, en Queens, Nueva York, denunció que un gerente lo golpeó para que completara un registro de Covid-19 antes de empezar su turno. Reportó el incidente a recursos humanos, quienes, afirmó él, se mostraron despectivos y a la defensiva.

Unas semanas después, poco después de que su establecimiento votara a favor de la sindicalización, le informaron sobre su despido, alegando que no había completado el registro de Covid-19 y que la denuncia del incidente que hizo ante recursos humanos en relación con el gerente era falsa.

Locke está tramitando un expediente de prácticas laborales injustas ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales. Es uno de las varias docenas de trabajadores que lo han hecho en medio del aumento de la organización sindical en las sucursales de Starbucks.

El despido de Locke ha incitado a varios grupos locales, trabajadores y miembros de la comunidad a protestar contra su despido y a conseguir apoyo público a favor de los esfuerzos de organización sindical en Starbucks.

“Básicamente salimos a la calle todos los días para repartir folletos, para que todos los miembros de la comunidad y los clientes que entran en la tienda –los habituales que solía ver todos los días– sepan que fui despedido de forma ilegal”, añadió Locke.

Starbucks ha negado todas las acusaciones sobre el empleo de represalias contra los trabajadores implicados en la organización sindical, e indicó que no se produjo ningún altercado físico entre Locke y el gerente.

El primer almacén de Amazon ganó sus elecciones sindicales en Staten Island, Nueva York, en abril de este año, y las campañas de organización sindical se volvieron públicas en otros almacenes de Amazon en Carolina del Norte, Kentucky y el norte del estado de Nueva York.

Heather Goodall, comenzó a trabajar en un almacén de Amazon cerca de Albany, Nueva York, en febrero. “Al cabo de una semana, me sorprendió lo que encontré. No había suficientes arneses para las personas, no se podían ajustar, había lesiones, y simplemente era abrumador”, explicó Goodall.

Comenzó a preguntar a sus compañeros de trabajo qué opinaban sobre la formación de un sindicato, y descubrió que existía un gran interés, pero también miedo. Sin embargo, ese miedo comenzó a disiparse después del triunfo en el almacén de Staten Island y de que otros trabajadores vieran su éxito al defender a sus compañeros de trabajo respecto a sus problemas en Amazon.

Después de unirse al Amazon Labor Union, el sindicato independiente que ganó las elecciones sindicales en Staten Island, Goodall está ejerciendo presión para reunir suficientes firmas que permitan la celebración de elecciones sindicales ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales en las próximas semanas. Amazon se opone a que los trabajadores hagan esto.

Por otra parte, la primera tienda minorista de Apple en Estados Unidos ganó sus elecciones sindicales en junio. Los trabajadores de dos tiendas Trader Joe’s, dos establecimientos de Chipotle y una tienda minorista de Lululemon recientemente presentaron solicitudes para realizar elecciones sindicales, en las que, si tienen éxito, serían los primeros establecimientos de estas empresas en sindicalizarse.

La primera tienda minorista de REI se sindicalizó con éxito en la ciudad de Nueva York en marzo, y una segunda tienda ubicada en Berkeley, California, llevará a cabo sus elecciones sindicales el 27 de julio.

Jules Gerlitz, empleada de la tienda que se encuentra en Berkeley, comentó que los clientes con frecuencia se sorprenden por la falta de representación sindical en REI, ya que la empresa es una cooperativa y se autodenomina progresista.

Gerlitz comentó que un argumento antisindical habitual de los directivos de REI consiste en afirmar que un contrato sindical no garantiza nada y que podría reducir el salario y las prestaciones de los trabajadores, lo cual, según indicó Gerlitz, era un argumento ilógico porque los trabajadores nunca aceptarían que eso formara parte de las negociaciones.

REI publicó información que pretende partir de una postura neutral. Pero su intención es evidentemente antisindical, en términos de generar este miedo o incertidumbre sobre todas estas cuestiones”, señaló Gerlitz.

Poco después de que la sucursal de Nueva York ganara las elecciones sindicales, la empresa REI anunció una serie de nuevos sueldos y prestaciones en toda la empresa, aunque REI ha negado que esta medida sea una respuesta a la victoria en las elecciones sindicales.

Los trabajadores también aseguran que los gerentes de otras tiendas trasladados a la tienda de Berkeley han estado proporcionando desinformación a los empleados respecto a los sindicatos.

REI ha negado las afirmaciones relativas a su oposición al sindicato. La empresa indicó que los gerentes de las tiendas externas fueron incorporados para apoyar en las funciones de la tienda y cubrir el tiempo libre de los gerentes. REI también afirmó que se habían resuelto los problemas de falta de personal de recursos humanos y que no tienen registro de quejas no atendidas procedentes de la tienda de Berkeley.

“Apoyaremos por completo el proceso de petición en Berkeley, incluyendo el derecho de cada empleado de votar a favor o en contra de la representación sindical”, indicó un vocero de REI en un correo electrónico.

El almacén de Amazon en Staten Island, Nueva York, ganó sus elecciones sindicales en abril de este año, no el año pasado como se indicaba en una versión anterior.