China suspende la cooperación con EU sobre diversos temas tras la visita de Pelosi a Taiwán
Nancy Pelosi (centro) y el embajador de Estados Unidos en Japón, Rahm Emanuel (segundo a la derecha), en Tokio el viernes. Foto: Shuji Kajiyama/AP

China suspendió sus vínculos con Estados Unidos relativos a una serie de cuestiones críticas, desde las conversaciones sobre la crisis climática hasta el diálogo entre sus ejércitos, a raíz de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán.

El anuncio de las contramedidas fue dado a conocer mientras Beijing llevaba a cabo ejercicios militares en los alrededores de la isla de Taiwán. Anteriormente, China anunció la imposición de sanciones contra Pelosi y sus familiares directos. Beijing calificó la visita de Pelosi como “maliciosa y provocadora”.

Las interacciones canceladas abarcaron desde conversaciones sobre el cambio climático, hasta el diálogo entre los líderes de los teatros militares chino y estadounidense, así como una reunión de trabajo entre los ministerios de defensa de China y Estados Unidos y un mecanismo de consulta en materia de seguridad militar marítima entre los países. Los analistas señalan que la suspensión de estas actividades amenaza con romper lo que la Casa Blanca denomina “vallas de contención” entre ambos países, las cuales podrían evitar que la situación se salga de control.

Las tensiones en el estrecho de Taiwán son muy altas. Los ejercicios militares han obligado a varios buques a desviar sus trayectos, provocando alteraciones en la economía regional y mundial. En promedio, durante la última semana, 240 buques comerciales transitaron diariamente por estas zonas marítimas, según datos de la empresa Lloyd’s List Intelligence.

Anteriormente, Estados Unidos condenó el lanzamiento de misiles balísticos por parte de China a los alrededores de Taiwán durante los ejercicios con fuego real como una “reacción exagerada”, ya que numerosas embarcaciones y aviones chinos volvieron a cruzar la línea media.

Durante su estancia en Japón –la última escala de su gira por Asia– Pelosi explicó el motivo de su visita a Taiwán y comentó que Beijing probablemente consideró su viaje como una oportunidad para realizar ejercicios militares. También se comprometió a seguir colaborando con Taiwán a pesar de las objeciones de Beijing.

“No permitiremos que aíslen a Taiwán”, señaló Pelosi.

El viernes, el Ministerio de Defensa de Taiwán anunció que numerosas embarcaciones y aviones del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China cruzaron la línea media durante la mañana. El ministerio indicó que envió aviones y embarcaciones y que desplegó sistemas de misiles terrestres para supervisar la situación.

Cientos de naves de la fuerza aérea y la marina del Ejército Popular de Liberación participan en los ejercicios realizados en seis zonas que rodean a Taiwán. Al menos 11 misiles balísticos de serie Dongfeng fueron disparados cerca o sobre Taiwán el jueves, mientras que docenas de aviones de guerra y embarcaciones efectuaron cruces a través de la línea media, una frontera no oficial en el estrecho de Taiwán, que constituye una de las rutas de transporte más transitadas del mundo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, comentó el viernes en una reunión asiática de altos diplomáticos que la reacción de China era “flagrantemente provocativa”. Blinken, hablando en la Cumbre de Asia Oriental celebrada en Camboya, señaló que China había intentado intimidar no solo a Taiwán, sino también a sus vecinos, según dijo un funcionario.

El primer ministro de Japón también pidió el cese inmediato de los ejercicios militares después de que su gobierno informara que al menos cinco misiles cayeron en su zona económica exclusiva.