Tensiones entre China y Taiwán: ¿qué tan preocupados deberíamos estar acerca de un conflicto militar?
Personal de la marina de Taiwán observa durante un ejercicio en enero. China intensificó sus ejercicios militares cerca de la isla, incrementando las tensiones y suscitando el temor de una crisis en el estrecho de Taiwán. Foto: Ritchie B Tongo/EPA

A raíz de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán, China reveló sus planes de realizar ejercicios militares sin precedentes cerca de la isla, suscitando el temor de que se produzca una crisis en el estrecho de Taiwán.

Pelosi visitó esta semana la isla autónoma desafiando una serie de amenazas procedentes de Beijing, el cual considera a Taiwán como una provincia separatista, y advirtió que consideraría la visita como una importante provocación.

A medida que se van intensificando las tensiones en el Estrecho de Taiwán, ¿qué está en juego para China y hasta qué punto deberíamos estar preocupados?

¿Cómo ha respondido China a la visita de Pelosi a Taiwán?

El ejército de China anunció una serie de ejercicios aéreos y marítimos conjuntos cerca de Taiwán, así como pruebas de lanzamiento de misiles convencionales en el mar del este de Taiwán. De acuerdo con los medios de comunicación estatales chinos, tres de los seis ejercicios con fuego real sobrepasarán el mar que Taiwán reclama como su territorio.

Previo a los ejercicios, que comenzarán el jueves, Taiwán indicó que 27 aviones de guerra chinos habían entrado a su zona de defensa aérea.

Taiwán nunca ha formado parte de la República Popular China e indica que ya es un país soberano sin necesidad de declarar su independencia. El país desea mantener la seguridad del statu quo y no pretende que se produzca un conflicto, no obstante, ha expresado que se defenderá.

El Ministerio de Defensa de Taiwán calificó los ejercicios programados por China como un bloqueo aéreo y marítimo contra Taiwán.

“Se trata de un gran problema, puesto que un bloqueo constituye un acto legal de guerra”, señaló el experto en política de defensa del Indo-Pacífico, Blake Herzinger. “Creo que es necesario indicarle a Taiwán que este no es el momento de exacerbar más las cosas”.

Esta semana, Taiwán también se vio afectado por una serie de ciberataques, aunque todavía se desconoce quién fue el responsable. China, el principal socio comercial de Taiwán, también suspendió una serie de importaciones procedentes de la isla.

¿Qué tan preocupantes son los ejercicios militares de China?

Los ejercicios con fuego real constituyen una prueba de la capacidad de un ejército para llevar a cabo misiones bajo condiciones más parecidas a las de una guerra real. En este caso, están diseñados para demostrar el nivel de fuerza que China podría desplegar contra Taiwán si Beijing decidiera tomar el control de la isla.

Los expertos coinciden en que ni Estados Unidos ni China tienen el deseo de que la tensión se convierta en una guerra. Según Justin Bassi, director ejecutivo del Instituto Australiano de Política Estratégica, los ejercicios militares de China probablemente estarán calculados para evitar una escalada por parte de Estados Unidos.

Herzinger señaló que Estados Unidos ha tenido mucho cuidado de no expresar su apoyo a la independencia de Taiwán, dado que esa es la “línea roja” de China.

“En el compromiso de Estados Unidos con Taiwán, siempre tienen cuidado de asegurar que encontrarán el equilibrio adecuado entre brindar apoyo a Taiwán, pero sin alentar a Taiwán a hacer algo que pudiera causar un conflicto mayor”, explicó.

Amanda Hsiao, analista principal para China de la organización Crisis Group, señaló que aunque la escalada militar de China es preocupante, no se trata de una respuesta imprevista.

“Beijing claramente está intentando expresar sus firmes objeciones a la visita de Pelosi”, comentó. “Y eso significa que la respuesta militar que elija en este momento tiene que ser visiblemente superior a las actividades militares que ha realizado anteriormente en torno a Taiwán, y ese nivel de referencia es bastante alto”.

“Creo que la intención de los ejercicios militares consiste más bien en adoptar una postura y demostrar su fuerza militar”, señaló.

El periódico chino Global Times indicó el miércoles que los ejercicios pretendían demostrar que el ejército de China es “capaz de bloquear toda la isla”.

¿La situación ha llegado a ser tan tensa antes?

Se han producido varias crisis en el Estrecho de Taiwán, la más reciente en 1995. Ese incidente fue conocido como la Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán y se produjo tras el anuncio de la isla de que realizaría sus primeras elecciones presidenciales democráticas. China exhibió su fuerza militar mediante meses de ejercicios militares, que incluyeron el lanzamiento de misiles a 56 kilómetros de los puertos de Taiwán.

Aunque existen antecedentes de exhibiciones militares en el estrecho de Taiwán, Hsiao comentó que al parecer en esta ocasión las pruebas de misiles planeadas por China en respuesta a la visita de Pelosi se llevarán a cabo más cerca de la isla.

¿Qué está en juego para el dirigente chino Xi Jinping?

Desde que llegó al poder en 2012, Xi ha dejado en claro que la reunificación con Taiwán es una prioridad en su agenda. No obstante, algunos expertos señalan que la respuesta de Xi a la visita de Pelosi probablemente esté relacionada tanto con los problemas internos de China como con su afirmación de poder. La China continental se encuentra asolada por una crisis inmobiliaria que ha provocado protestas, así como por la desaceleración económica resultante de su estricta política de cero covid y los continuos confinamientos.

“En lo que respecta a la visita de Pelosi, tal vez sea una oportunidad para que Xi Jinping desvíe de alguna manera la atención de los problemas internos y la enfoque hacia el exterior como método de distracción”, explicó Jennifer Hsu, investigadora del Lowy Institute de Australia.

De acuerdo con Jade Guan, experta en política exterior de China en la Universidad de Deakin, las acciones de Xi para mostrarse fuerte con respecto a Taiwán y contra Estados Unidos probablemente también están influenciadas por el próximo 20º Congreso Nacional, una reunión que se celebra cada cinco años para anunciar los principales cambios en el liderazgo.

“(Xi) se proyecta como el protector de la soberanía y la integridad territorial de China, de la cual Taiwán es una parte central”, señaló Guan.

“Por lo que el gobierno de Xi no se puede permitir el lujo de parecer débil ante (el Congreso Nacional)”.