Crisis de Taiwán: China impone sanciones contra Pelosi por sus ‘acciones provocadoras’
China no controla el 'itinerario de viajes' de Estados Unidos, dice Nancy Pelosi.

El gobierno de China anunció la imposición de sanciones contra la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, por sus “acciones maliciosas y provocadoras” respecto a su viaje a Taiwán, mientras continúa la actividad militar a gran escala en los alrededores de la isla.

Las sanciones, que también están dirigidas contra los familiares directos de Pelosi, fueron divulgadas por los medios de comunicación estatales en la tarde del viernes.

“Pelosi… insiste en escabullirse de Taiwán, interfiere gravemente en los asuntos internos de China, socava seriamente la soberanía y la integridad territorial de China, pisotea gravemente el principio de una sola China, y amenaza seriamente la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”, se indicó.

Anteriormente, Estados Unidos condenó el lanzamiento de misiles balísticos por parte de China a los alrededores de Taiwán durante unos importantes ejercicios militares con fuego real, calificándolo como una “reacción exagerada”, ya que varias embarcaciones y aviones chinos volvieron a cruzar la línea media.

Las agresivas exhibiciones militares del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China comenzaron el jueves como respuesta a la visita de Pelosi a Taiwán, y han aumentado las tensiones en todo el este de Asia.

Cientos de naves de la fuerza aérea y la marina del Ejército Popular de Liberación participan en los ejercicios realizados en seis zonas que rodean a Taiwán y que invaden sus mares territoriales. Al menos 11 misiles balísticos de serie Dongfeng fueron disparados cerca o sobre Taiwán el jueves, mientras que docenas de aviones de guerra y embarcaciones realizaron cruces a través de la línea media, una frontera no oficial en el estrecho de Taiwán, que constituye una de las rutas de transporte más transitadas del mundo.

El viernes, el Ministerio de Defensa de Taiwán anunció que numerosos buques y aviones del Ejército Popular de Liberación de China cruzaron la línea media durante la mañana. El ministerio indicó que había enviado aviones y barcos y que había desplegado sistemas de misiles terrestres para supervisar la situación.

“Acatando el principio de prepararse para la guerra y no buscarla, el ejército nacional trabajará conjuntamente para defender con determinación la soberanía y la seguridad nacional”, indicó el ministerio.

‘Nos defenderemos’: La presidenta de Taiwán envía una advertencia a China.

El vocero de la Casa Blanca, John Kirby, anteriormente expresó que China había utilizado la visita de Pelosi como pretexto para aumentar su provocadora acción militar y que había “elegido reaccionar de manera exagerada”. Señaló que “la temperatura es bastante alta”, pero que las tensiones “pueden disminuir muy fácilmente simplemente si los chinos detienen estos ejercicios militares tan agresivos”.

En una entrevista con la cadena MSNBC el jueves, Kirby señaló: “Hemos estado observando esto con mucha, mucha atención”. También habló sobre el riesgo que suponen los ejercicios, indicando: “Uno de los aspectos preocupantes de este tipo de ejercicios o de los lanzamientos de misiles de este tipo es… el riesgo de que un error realmente pueda llevar a algún tipo de conflicto”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, comentó el viernes en una reunión asiática de altos diplomáticos que la respuesta de China era “flagrantemente provocadora”. Blinken, hablando en la Cumbre de Asia Oriental celebrada en Camboya, señaló que China había intentado intimidar no solo a Taiwán, sino también a sus vecinos, según dijo un funcionario.

El primer ministro de Japón también pidió el cese inmediato de los ejercicios después de que su gobierno informara que al menos cinco misiles cayeron en su zona económica exclusiva.

El primer ministro de Taiwán, Su Tseng-chang, señaló el viernes que China estaba saboteando de forma arbitraria el canal de navegación más transitado del mundo con sus ejercicios militares. Su comentó que China era un “vecino malvado que muestra su fuerza a nuestras puertas”.

Taiwán condenó los ejercicios como “acciones irracionales que socavan la paz regional”. Confirmó que algunas de las trayectorias de los misiles sobrevolaron la isla principal de Taiwán, no obstante, señaló que tomaron una trayectoria extra atmosférica y no supusieron una amenaza. El astrónomo Jonathan McDowell calculó que los misiles se encontraban a una distancia de aproximadamente 200 km en el aire cuando sobrevolaron la masa terrestre.

Los ejercicios han sido duramente criticados por gobiernos extranjeros y organismos multilaterales, entre ellos el G7 y la Unión Europea, mientras que los miembros de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) han hecho un llamado a la calma. Poco tiempo después de su reunión con Pelosi, el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, señaló que los ejercicios eran un “grave problema que repercute en nuestra seguridad nacional y en la seguridad de nuestros ciudadanos”.

Al concluir su gira por Asia, Pelosi indicó que Estados Unidos “no permitirá” que China aísle a Taiwán. “Pueden intentar impedir que Taiwán visite o participe en otros lugares, pero no aislarán a Taiwán impidiendo que viajemos a ese país”, declaró a la prensa en Tokio.

También defendió su viaje en medio de algunas críticas de que había contribuido a la escalada de las tensiones sin que hubiera un beneficio tangible proporcional. “Esto no es sobre mí, es sobre Taiwán”, señaló. “Se trata de decir que celebremos a Taiwán”.

Sin embargo, Beijing ha reforzado su retórica. El viernes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China convocó a los enviados de Japón, Europa y la Unión Europea para que formularan “representaciones solemnes” sobre sus declaraciones. Según los medios de comunicación estatales, el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Deng Li, los acusó de haber “distorsionado los hechos e invertido el blanco y el negro”, con su ” interferencia sin sentido en los asuntos internos de China”.

El comunicado repetía las afirmaciones de China de que el principio de “una sola China” –una política nacional china que describe su reivindicación geopolítica sobre Taiwán– era defendido por los gobiernos extranjeros. En realidad, varios gobiernos cuentan con sus propias políticas de “una sola China” que permiten reconocer en cierta medida la postura de Beijing, pero no siempre reconocen la reivindicación de Taiwán. Estados Unidos, por ejemplo, sostiene que no está resuelto el estatus de Taiwán.

Está previsto que los ejercicios del Ejército Popular de Liberación continúen durante el fin de semana. Las seis zonas identificadas rodean a Taiwán y en algunos lugares se superponen con las aguas territoriales de Taiwán, las cuales se extienden hasta 19 km desde su costa. Se les ha recomendado a las embarcaciones que no pertenecen al Ejército Popular de Liberación que se mantengan alejadas de estas zonas, de las cuales algunas se encuentran cerca de puertos marítimos y rutas de vuelo.

Las aerolíneas Korean Air y Singapore Airlines informaron que cancelaron sus vuelos desde y hacia Taipei el viernes debido a los ejercicios, y la aerolínea coreana también canceló sus vuelos del sábado y retrasó los del domingo.

Zonas de identificación de defensa aérea en el sudeste asiático

Crisis de Taiwán: China impone sanciones contra Pelosi por sus 'acciones provocadoras' - china-taiwan
China llevó a cabo ‘ataques de precisión con misiles’ el jueves en aguas cercanas a las costas de Taiwán. Foto: AP

Las autoridades taiwanesas calculan que alrededor de 900 vuelos se verán afectados por la necesidad de desviar las rutas, y han indicado que los obstáculos para acceder a los puertos equivalen a un bloqueo.
Analistas militares comentaron el jueves a la cadena estatal de televisión de Beijing CCTV que el objetivo era practicar el posible bloqueo de la isla y la contención de sus fuerzas proindependentistas.

“El objetivo es demostrar que el EPL (Ejército Popular de Liberación) es capaz de controlar todas las salidas de la isla de Taiwán, lo que supondrá un gran elemento disuasorio para las fuerzas separatistas de la ‘independencia de Taiwán'”, explicó Zhang Junshe, investigador principal del instituto de investigación naval de China.

Los analistas indicaron que los dirigentes chinos deseaban proyectar su fuerza antes de la crucial reunión del partido gobernante que se celebrará este otoño y en la que se espera que se le otorgue al presidente, Xi Jinping, un tercer mandato sin precedentes, pero que China no pretendía escalar la situación más allá de su control, al menos por el momento.

Titus Chen, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional Sun Yat-Sen de Taiwán, dijo: “Lo último que quiere Xi es una guerra accidental”.

Con Agence France-Presse.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales