¿Pueden los cubos de hielo –o los costosos <i>ice globes</i>– revitalizar la piel hinchada?
Ilustración: Edith Pritchett/The Guardian

El truco
Utilizar el hielo como herramienta para el cuidado de la piel es un gran truco de belleza viral, pero ¿es un cubo de hielo resbaladizo la mejor manera de deshacerse de la de la piel hinchada?

La prueba
Labiales viejos convertidos en rodillos congelados, pepinos congelados como masajeadores faciales: la lista de trucos con hielo para la piel es larga. ¿Por qué? Porque el hecho de aplicar algo frío en la cara se siente agradable y puede reducir la hinchazón. Pero el agua fría no es una idea nueva, Marilyn Monroe se mojaba la cara con ella 15 veces todas las noches. Hace poco, Bella Hadid sumergió su cara en un recipiente con cubos de hielo.

Puse un cubo de hielo en una pequeña bolsa de plástico (para reducir el desorden) e intenté utilizarlo como masajeador facial. No duró más de un minuto antes de convertirse en una fuente chorreante.

Aquí es donde entran en juego los ice globes: se trata de bolas de masaje refrescantes llenas de un tipo especial de anticongelante. Frecuentemente fabricados con vidrio o acero, los globos son utilizados en la crioterapia, y son aclamados en internet por dar lugar a una piel resplandeciente.

Metí un Fraicheur globe (59.99 libras, unos mil 472 pesos) en el congelador durante 20 minutos. Después de lavarme la cara (y antes de aplicarme cualquier producto), masajeé mi piel con movimientos circulares durante cinco minutos. La sensación fue agradable –no se corre el riesgo de sufrir quemaduras por el hielo ni de que se rompan los capilares– y, ciertamente, mi piel se vio un poco menos hinchada.

El veredicto
Si sueles retener líquidos, vale la pena probar un ice globe –pero solo como complemento– después de tus rutinas de limpieza, sérum, crema hidratante y protección solar. Sí, en serio.