Bob Odenkirk de Better Call Saul: Sin RCP habría muerto en minutos
Bob Odenkirk en la ceremonia de inauguración de su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood este año. Foto: Robyn Beck/AFP/Getty Images

El actor Bob Odenkirk habló sobre su colapso en el set de la serie Better Call Saul, comentando que si sus compañeros no le hubieran hecho RCP habría “muerto en pocos minutos”.

Odenkirk, de 59 años, estaba filmando la última temporada de la precuela de Breaking Bad en Nuevo México cuando se desmayó debido a un ataque al corazón el año pasado. Los miembros del equipo llamaron a una ambulancia, que lo trasladó al hospital para una operación de emergencia con el fin de limpiar la arteria que el actor llamó “la creadora de viudas”.

“Me puse de rodillas, y después caí por completo. Supongo que dije: ‘No me siento muy bien'”, explicó Odenkirk en una entrevista con Radio Times.

El actor contó que sus compañeros de reparto Rhea Seehorn, quien interpreta a Kim Wexler, y Patrick Fabian, quien personifica a Howard Hamlin, sujetaron su cabeza y su mano y “empezaron a gritarle que se quedara en la Tierra”. Y añadió: “No estaba respirando. Quiero decir que si nadie hubiera estado ahí, si no hubieran hecho RCP, habría muerto en unos pocos minutos”.

El reparto y el equipo habían estado filmando todo el día y estaban cambiando las tomas cuando Odenkirk se dirigió a la bicicleta fija que utilizaba entre escenas. Comenzó a ver un partido de béisbol de los Chicago Cubs en la televisión y fue entonces cuando se desmayó.

La encargada de salud de la serie tenía un desfibrilador en la cajuela de su auto y, mientras corría para sacarlo, un equipo entrenado le realizó RCP antes de que le dieran tres descargas con el desfibrilador. Odenkirk comentó que no recordaba las repercusiones inmediatas de su colapso.

Better Call Saul llegará a su fin la próxima semana después de seis temporadas en Netflix. Odenkirk interpreta al personaje principal, Saul Goodman, un sospechoso abogado de Albuquerque que se vuelve cada vez más corrupto.

“Llevo tanto tiempo interpretándolo y es una parte tan importante de mi vida que creo que no he terminado de aceptar que se acabó”, comentó. “Han sido 12 años de mi vida. Pero cuando termine de ver esta temporada junto con todos los demás, será cuando lo asimile: se acabó”.

En esta temporada, los dos personajes principales de Breaking Bad, Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul), tuvieron algunas apariciones después de años de anticipación. En Breaking Bad, el personaje de Odenkirk se vio involucrado con el profesor de química de la preparatoria convertido en el capo de la metanfetamina White y su desventurado compañero Pinkman.

Odenkirk comentó que fue “la mayor alegría de todas” su reencuentro con sus antiguos compañeros de reparto. “El primer episodio en el que participé en Breaking Bad fue una gran escena con esos tipos en el desierto, a las 2 de la mañana, en una tormenta de arena. Así que el retomar la relación ahora… no puedo decir más que eso. Porque es algo alucinante, ¡hombre!”.

El actor, que ha sido nominado a cinco premios Emmy por su papel en Better Call Saul, actualmente está trabajando en Straight Man, una comedia dramática basada en una novela en la que interpreta a un profesor universitario de una pequeña ciudad de la costa este que sufre una crisis de mediana edad.