Un hombre afroamericano queda paralizado después de que la policía de Texas lo golpeara
Christopher Shaw fue detenido en junio de 2021 y resultó gravemente lesionado mientras se encontraba bajo custodia policial, afirman sus abogados. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Los abogados de un hombre afroamericano de Texas y los activistas de derechos civiles piden justicia después de que los policías lo agarraran y lo golpearan contra el suelo de concreto en una cárcel ubicada en Beaumont, Texas, dejándolo paralizado del pecho a los pies.

El miércoles, los abogados de Christopher Shaw, de 41 años, organizaron una conferencia de prensa en la que pidieron justicia para Shaw, que resultó gravemente lesionado mientras se encontraba detenido en junio de 2021.

Según una demanda presentada el mes pasado, Shaw fue detenido el 12 de junio de 2021 por un delito menor de intoxicación pública después de que el agente de policía de Beaumont James Gillen lo encontrara parado en medio de una calzada, “necesitando asistencia médica”. Shaw fue posteriormente llevado a un hospital para ser evaluado antes de ser trasladado al centro penitenciario del condado de Jefferson, en Beaumont, donde fue retenido por “desobediencia”.

“Antes de entrar al centro, el Sr. Shaw giró ligeramente su cuerpo. El demandado Gillen respondió intentando golpear al Sr. Shaw contra la plataforma de concreto que hay en la entrada trasera del centro”, señaló la demanda.

Shaw cayó sobre su cabeza y se fracturó la columna vertebral en varios lugares, alega la demanda. Shaw pidió ayuda al personal de la prisión y a los empleados de la empresa contratista de servicios médicos de la prisión, CorrHealth, pero se negaron a ayudarlo, según la demanda. Cuando Shaw le pidió ayuda a una enfermera, ella supuestamente le dijo: “No te ayudaré hasta que te ayudes a ti mismo“.

La demanda añadió que Shaw se quedó solo en su celda durante aproximadamente 20 horas antes de que alguien lo atendiera médicamente. Durante el tiempo que permaneció solo en su celda, “defecó y orinó sobre sí mismo en múltiples ocasiones debido a su incapacidad para controlar sus intestinos y su función renal”, indicó la demanda. Solo tiempo después pidieron una ambulancia para él y lo llevaron de nuevo al hospital, donde fue sometido a varias cirugías de emergencia.Al regresar a la cárcel desde el hospital, “el Sr. Shaw mostraba claramente signos de parálisis“. Concretamente, el Sr. Shaw no era ambulante. El Sr. Shaw fue puesto en una silla de ruedas y, con la ayuda de otro oficial, el Sr. Shaw fue llevado de nuevo al centro penitenciario del condado de Jefferson. El Sr. Shaw era incapaz de controlar sus extremidades inferiores”, indicó la demanda.

Desde entonces, Shaw presentó la demanda contra el agente de policía James Gillen, la ciudad de Beaumont y la empresa CorrHealth.

Durante la conferencia de prensa del miércoles, Candice Matthews, presidenta del comité directivo estatal de la Coalición Rainbow Push del reverendo Jesse Jackson, comentó: “Estamos lidiando con el caos de Estados Unidos. Y por la brutalidad policial, eso es exactamente con lo que estamos lidiando. Estamos tratando con policías de caminos que operan en la ignorancia y la autoridad. Y eso es una combinación peligrosa porque el resultado final es lo que le ocurrió al estimado hermano Christopher Shaw”.

“Estamos lidiando con la falta de rendición de cuentas porque la rendición de cuentas genera responsabilidad. Y, por tanto, necesitamos que nuestra policía sea lo suficientemente responsable como para hacer que sus agentes rindan cuentas cuando se ha cometido un mal acto”, añadió.

En declaraciones al canal KBMT el pasado mes de septiembre, el jefe de policía de Beaumont, James Singletary, comentó que, aunque se sentía “muy mal por el caballero que resultó lesionado”, Gillen “solo estaba haciendo su trabajo”.

El incidente quedó grabado en un video que los abogados de Shaw han visto, no obstante, según los oficiales de Beaumont, la difusión pública del video está actualmente prohibida ya que puede poner en peligro la seguridad de la prisión. El abogado de Shaw y la defensora de derechos civiles indicaron que están trabajando para hacer público el video.