La policía pide que se acuse a Bolsonaro de difundir desinformación sobre el Covid-19
El presidente Jair Bolsonaro se podría enfrentar a hasta seis meses de prisión si es acusado y condenado por incitación. Foto: Carla Carniel/Reuters

La policía federal brasileña pidió que el presidente Jair Bolsonaro sea acusado de difundir información falsa sobre el brote de coronavirus que ha matado a más de 680 mil de sus ciudadanos, incluyendo afirmaciones falsas de un vínculo entre el SIDA y las vacunas anticovid.

La respuesta anticientífica de Bolsonaro a la enfermedad que calificó como “un pequeño resfriado” ha sido condenada a nivel internacional y objeto de una investigación del Congreso en la que el populista de extrema derecha fue acusado de retrasar de forma deliberada la compra de vacunas y de promover “remedios” de curanderos como la hidroxicloroquina.

En la noche del miércoles se informó que un importante investigador de la policía federal envió un escrito al supremo tribunal pidiendo que se interrogue a Bolsonaro y se le acuse del delito de incitación, es decir, cuando alguien incita a otra persona a cometer un delito.

Ese presunto delito, que se castiga con hasta seis meses de prisión, está relacionado con una infame transmisión en redes sociales en octubre de 2021 que posteriormente fue eliminada por YouTube y Facebook.

En la transmisión eliminada, Bolsonaro afirmó falsamente que los cubrebocas –cuyo uso obligatorio despreció reiteradamente– habían sido los causantes de muchas de las muertes registradas durante la pandemia de influenza de 1918.

“(El presidente) de forma directa, espontánea y consciente difundió la desinformación de que las víctimas de la gripe española habían muerto, en realidad, como consecuencia de una neumonía bacteriana causada por el uso de cubrebocas, inculcando en la mente de los espectadores un verdadero elemento disuasorio de su uso en la lucha contra el Covid-19 en un momento en que el uso de los cubrebocas era obligatorio”, indicó el informe policial.

En la misma transmisión en vivo, Bolsonaro afirmó falsamente que los estudios realizados por el gobierno del Reino Unido sugerían que las personas completamente vacunadas estaban contrayendo el SIDA “mucho más rápido de lo esperado”. Las autoridades británicas negaron estas afirmaciones.

En su informe, la investigadora de la policía federal Lorena Lima Nascimento indicó que esa falsa afirmación podía generar “alarma pública respecto a un peligro inexistente” y que constituía un delito.

La malograda respuesta de Bolsonaro al Covid-19 se ha convertido en un tema central en la campaña de las elecciones presidenciales, la cual inició formalmente esta semana previo a la primera ronda de votaciones que se llevará a cabo el 2 de octubre.

El martes, el candidato de la izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, aprovechó su primer acto de campaña para criticar duramente la respuesta de Bolsonaro a la pandemia, diciéndole a sus seguidores que su rival “no había derramado ni una sola lágrima” por las víctimas y que parecía estar “poseído por el diablo”.

Dirigiéndose a Bolsonaro, Lula preguntó: “¿Cuántos niños ahora son huérfanos debido a que usted fue un negacionista y no creyó en la ciencia o en la medicina?”.

La investigación de la policía federal sobre los presuntos delitos cometidos por Bolsonaro respecto al Covid-19 fue ordenada el pasado mes de diciembre al término de una investigación del Congreso sobre su gestión de la emergencia sanitaria.

Bolsonaro aún no ha realizado ningún comentario sobre los informes, no obstante, mostró signos de estrés el jueves, cuando fue filmado atacando a un manifestante que lo llamó cobarde “escoria”. En las imágenes que se volvieron virales en las redes sociales se puede ver a Bolsonaro agarrando la camisa del hombre y después su brazo antes de que los guardias de seguridad se lleven al opositor.