Un ejecutivo ruso del sector petrolero muere al caer de la ventana de un hospital
Ravil Maganov (derecha) con Vladimir Putin. Una página web de noticias rusa sugirió que Maganov resbaló desde un balcón mientras fumaba. Foto: Mikhail Klimentyev/Sputnik/AFP/Getty Images

Un alto ejecutivo ruso del sector petrolero murió tras caer de la ventana de un hospital de Moscú, meses después de que su empresa criticara la invasión de Rusia contra Ucrania.

Ravil Maganov, presidente de la junta directiva de Lukoil, la empresa petrolera privada más grande de Rusia, “cayó de una ventana del hospital clínico Central”, escribió el jueves la agencia de noticias Interfax, citando una fuente. “Murió por las heridas que sufrió”.

Lukoil comentó que Maganov “falleció tras sufrir una grave enfermedad”. La empresa no indicó la enfermedad por la que Maganov estaba recibiendo tratamiento.

No quedó inmediatamente claro si su muerte fue un accidente, un suicidio o si fue provocada por algún acto oscuro. Los medios de comunicación estatales de Rusia, citando una fuente no identificada, informaron que Maganov fue ingresado al hospital por una enfermedad cardíaca y que había estado tomando antidepresivos.

Baza, una página web rusa de noticias que tiene estrechos vínculos con la policía, sugirió que pudo haber resbalado desde un balcón mientras fumaba y que no había ninguna grabación de seguridad disponible debido a que las cámaras estuvieron apagadas por reparaciones.

Mientras tanto, la agencia de noticias estatal Tass afirmó el jueves que Ravil Maganov se había quitado la vida, citando una fuente que pertenecía a los servicios de seguridad rusos y que calificó la muerte de Maganov como un “suicidio”. The Guardian no pudo verificar de forma inmediata esta versión de los hechos.

Media docena de empresarios vinculados a la industria energética rusa han muerto en aparentes suicidios o en circunstancias misteriosas desde que comenzó la guerra en Ucrania. Ninguna de las muertes ha sido clasificada como asesinato.

La muerte de Maganov suscitó el escrutinio porque Lukoil fue una de las pocas empresas energéticas rusas que criticó la invasión de Ucrania, pidiendo públicamente un alto al fuego justo una semana después de que Vladimir Putin anunciara el comienzo de la “operación militar especial” de Moscú.

“Pidiendo que se ponga fin al conflicto armado lo antes posible, expresamos nuestra sincera empatía con todas las víctimas que se ven afectadas por esta tragedia”, manifestó la junta directiva de Lukoil. “Apoyamos firmemente el alto al fuego permanente y la solución de los problemas mediante negociaciones serias y la diplomacia”.

Maganov fue un miembro destacado de la élite empresarial rusa. Fue un estrecho asociado de uno de los fundadores de Lukoil, Vagit Alekperov, un exministro soviético de asuntos petroleros que renunció a su cargo de director general poco después de que el Reino Unido y la Unión Europea le impusieran sanciones.

Ravil Maganov trabajó en Lukoil desde 1993 y supervisó los departamentos de refinado y exploración antes de ser nombrado presidente de su junta directiva en 2020.

Un exalto directivo de Lukoil fue encontrado muerto en el sótano de una residencia en un suburbio de Moscú en mayo. Los informes rusos indicaron que la casa pertenecía a un chamán autonombrado que practicaba artes de purificación. Los investigadores indicaron que se determinó que la causa preliminar de la muerte fue una insuficiencia cardíaca.

El incidente ocurrió el mismo día en que Vladimir Putin visitó el hospital para presentar sus respetos a Mijaíl Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética.