¡Miren la mano del rey! El error en el episodio 3 de <i>La casa del dragón</i>
'Es preocupante, ¿no?'... Paddy Considine como el rey Viserys en La casa del dragón. Foto: HBO

La última temporada de Juego de Tronos se caracterizó por una falta de cuidado generalizada. Se podía observar en la narración, que sacrificó años de la cuidadosa construcción del mundo a favor de un bruto traqueteo hacia un final estúpido. Se podía apreciar en las decisiones creativas (un episodio estaba tan mal iluminado que te hacía sentir como si te hubieran secuestrado y te estuvieran obligando a verlo a través de una bolsa de yute). Pero, sobre todo, se podía notar en los vasos de café.

Recuerdas la taza de café. Durante una escena ambientada en Winterfell en el cuarto episodio, titulado The Last of the Starks, los espectadores de todo el mundo se dieron cuenta de que la cuidada escenografía se vio interrumpida por la aparición de un vaso de café para llevar muy moderno, colocado distraídamente delante de Daenerys Targaryen. El error rápidamente se hizo viral, y Emilia Clarke terminó revelando que Conleth Hill, su coprotagonista, había cometido el error.

En este sentido, la nueva precuela de Juego de Tronos, La casa del dragón, tiene la oportunidad de diferenciarse de su serie madre. Su primer episodio fue intencionalmente lento e incluyó muchas conversaciones, como para asegurar a los heridos fans de Juego de Tronos que esta vez lo iban a hacer bien. Se pondrían los puntos sobre todas las íes, se cruzarían todas las tes, y nada sacaría a los espectadores del momento de manera tan atroz como ese condenado vaso de café.

Esto duró dos episodios y medio maravillosos, antes de que alguien en post-producción se equivocara de manera estrepitosa en la segunda parte del episodio 3. Uno de los temas principales de la serie hasta el momento es que el rey Viserys –interpretado por Paddy Considine– es tan desgraciadamente inadecuado para la vida como monarca que el propio Trono de Hierro está acabando con él. No deja de cortarse con sus cuchillas, provocando todo tipo de heridas sépticas en su cuerpo. En el episodio de esta semana, se reveló que Viserys perdió un par de dedos en el trono, y que los dedos amputados fueron borrados de las manos de Considine gracias al CGI.

¿El error en ese episodio de La casa del dragón, entonces? Lo adivinaron. En una escena del episodio 3, Viserys tiene todos sus dedos. Pero no se trata de un simple error de continuidad, porque resulta que Considine está usando unos brillantes guantes de pantalla verde en la toma. En el resto del programa, los artistas visuales utilizan los guantes para borrar los dedos de Viserys y volver a pintar el fondo. Pero aquí, por alguna razón, eso no ocurrió.

Es preocupante, ¿no? Esos dedos los vieron todos los que participaron en la posproducción–editores, productores, artistas visuales, ejecutivos de la cadena– y ni una sola persona detectó el error del episodio 3 de La casa del dragón. Lo habríamos sabido si lo hubieran hecho, porque habría sido muy sencillo de solucionar. De hecho, existe una gran posibilidad de que ya lo hayan corregido a estas alturas. Si ves La casa del dragón esta noche, es muy probable que la mano de Viserys esté tan destrozada e infectada como se supone que debía estar. Pero es demasiado tarde. Internet lo descubrió. Y el internet nunca olvida.

En cierto modo, esto probablemente es algo muy bueno. El hecho de que los espectadores hayan detectado varias veces un simple y pequeño error de producción es una señal de que La casa del dragón tiene una audiencia atenta y voraz. Esta no es una serie diseñada para ponerla de fondo mientras uno navega sin sentido por TikTok. Se trata de un programa en el que se analiza, se examina y se discute cada fotograma. Esta serie significa algo para muchas personas. Si no fuera así, Considine podría haber aparecido en escena vestido como una gallina gigante y la gente no se habría dado cuenta.

Sin embargo, aun así, el guante verde no es algo que puedas dejar de ver una vez que lo has visto. Dada la irregular historia de Juego de Tronos, esto debería ser motivo de preocupación en futuros episodios. ¿Qué tal que vemos a un extra usando un AirPod? ¿Qué tal que vemos a un cortesano con un par de Allbirds? ¿Qué tal que Matt Smith pasa brevemente delante de la cámara sosteniendo una ghettoblaster en el hombro como lo hacía la gente en los años ochenta? No se puede permitir que ocurra esto. La casa del dragón, pon orden en tu casa.