Los medios europeos reaccionan al primer discurso de Liz Truss como primera ministra
30 horas en el poder: el viaje de Liz Truss hasta convertirse en primera ministra.

La presunta falta de carisma de Liz Truss y la “desastrosa” situación económica a la que se enfrenta Gran Bretaña es el foco de atención de gran parte de los medios de comunicación europeos en el primer discurso después del nombramiento de la nueva primera ministra del país.

Las evidentes diferencias de estilo entre Boris Johnson y su sucesora fueron retomadas por periódicos y páginas web de todo el espectro político, sin embargo, las conclusiones sobre el primer discurso de Truss en el cargo fueron generalmente generosas.

El periódico más vendido de España, El País, sugirió que en estos tiempos oscuros podría existir un argumento para prescindir de la frivolidad de los cortos pero pintorescos años de Johnson.

“La falta de carisma puede ser una ventaja política en tiempos de incertidumbre, si es compensada por un mensaje de valentía y determinación”, opina el periódico, señalando que esto fue lo que Liz Truss prometió en su primer discurso frente al No. 10 de Downing Street.

El periódico italiano Corriere della Sera hizo hincapié en la magnitud siniestra de los retos que se avecinan.

“De la lírica de Boris Johnson a la prosa de Liz Truss: la nueva primera ministra de Gran Bretaña se presentó ante la nación con un discurso exento de ímpetu, de frases pegadizas o de citas cultas, pero todo enfocado a las cuestiones concretas que se deben abordar”, señala el periódico.

“Nunca en la historia reciente un nuevo jefe de gobierno se enfrentó a una situación económica y social tan difícil: la inflación se encuentra en el 13% y podría superar el 20, la economía está a punto de entrar en recesión y millones de personas tendrán que elegir este invierno si quieren comer o calentar su hogar”.

El periódico belga Le Soir expresó un sentimiento similar de cautelosa bienvenida, moderado por la preocupación sobre el futuro, mientras hacía un balance de la húmeda tarde del martes durante la cual Truss pronunciaba su primer discurso.

El periódico escribe: “Si el clima fue casi como la situación del país, calamitoso, la nueva jefa de gobierno se presentó segura y sonriente frente a la famosa puerta negra”. De sus palabras, en las que Truss hizo hincapié en “cumplir” y prometió una respuesta al catastrófico aumento de los precios energéticos, las juzgó como “mesuradas pero convincentes”.

El periódico francés Le Monde informa que Truss había “prometido días más soleados a pesar del actual pesimismo económico”. No obstante, el periódico señaló que “las últimas encuestas de opinión sugieren que una parte considerable de la población británica no confía en su capacidad para hacer frente a la crisis del costo de la vida”.

El titular de un artículo de Süddeutsche Zeitung, uno de los periódicos más vendidos de Alemania, fue “Nueva primera ministra, viejos problemas”.

Mientras el periódico Die Tageszeitung, de tendencia izquierdista, confía en que los escritores de sátiras británicos explotarán al máximo el estilo de Truss, deleitándose en que las “risas continuarán”, sugiere en un segundo artículo que los ciudadanos podrían equivocarse al subestimar a la nueva primera ministra.

Der Spiegel, el más importante sitio web de noticias alemán, disfrutó de la confusión generada por la existencia de una cuenta de Twitter que tiene el alias @liztruss y que pertenece a una mujer llamada Liz Trussell.

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, publicó un tuit felicitando a @lizTruss en respuesta a: “¡Esperando una visita pronto! Preparen las albóndigas”.

El usuario personal de Twitter de la nueva primera ministra es @trussliz. El tuit de Andersson ya fue eliminado.