El multimillonario dueño de Patagonia dona la empresa para luchar contra la crisis climática
'A partir de ahora, la Tierra es nuestro único accionista', anunció la empresa. Foto: SOPA Images Limited/Alamy

Sentando un nuevo ejemplo de liderazgo empresarial en materia de medio ambiente, el multimillonario propietario de Patagonia donará toda la empresa para luchar contra la devastación climática de la Tierra, anunció el miércoles.

El fundador de Patagonia, Yvon Chouinard, quien convirtió su pasión por el alpinismo en una de las marcas de ropa deportiva más exitosas del planeta, donará toda la empresa a un fideicomiso y una organización sin fines de lucro de estructura única, diseñados para invertir todas las ganancias de la empresa en salvar al planeta.

“A partir de ahora, la Tierra es nuestro único accionista“, anunció la empresa. “TODAS las ganancias, a perpetuidad, se destinarán a nuestra misión de ‘salvar nuestro planeta hogar’“.

Chouinard, de 83 años, trabajó con su esposa y sus dos hijos, así como con equipos de abogados de la empresa, para crear una estructura que permitirá que Patagonia siga operando como una empresa con fines de lucro cuyos ingresos serán destinados a beneficiar las iniciativas medioambientales.

“Si tenemos alguna esperanza de tener un planeta próspero –y mucho menos una empresa próspera– dentro de 50 años, será necesario que todos nosotros hagamos lo que podamos con los recursos que tenemos”, indicó Chouinard en un comunicado. “Esta es otra forma que hemos encontrado para poner de nuestra parte”.

El multimillonario dueño de Patagonia dona la empresa para luchar contra la crisis climática - Patagonia
‘Aparecí en la revista Forbes como un multimillonario, lo cual me molestó muchísimo’, dijo Chouinard. Foto: Victoria Sayer Pearson/AP

La familia de Chouinard donó el 2% de todas las acciones y toda la autoridad para tomar decisiones a un fideicomiso, que se encargará de supervisar la misión y los valores de la empresa. El otro 98% de las acciones de la empresa se destinará a una organización sin fines de lucro llamada Holdfast Collective, la cual “utilizará cada dólar que reciba para luchar contra la crisis medioambiental, proteger la naturaleza y la biodiversidad, y apoyar a las comunidades prósperas, lo más rápido posible”, según indicó el comunicado.

Cada año, el dinero que Patagonia gane tras reinvertir en la empresa será distribuido a la organización sin fines de lucro para ayudar a combatir la crisis medioambiental.

La estructura, explicó el comunicado, se diseñó para evitar la venta de la empresa o su salida a Bolsa, lo cual podría haber supuesto un cambio en sus valores.

En lugar de ‘salir a Bolsa’, podríamos decir que ‘vamos a tener un propósito’“, comentó Chouinard. “En lugar de extraer valor de la naturaleza y transformarlo en riqueza para los inversionistas, usaremos la riqueza que genera Patagonia para proteger la fuente de toda la riqueza”.

La nueva dirección de Patagonia está diseñada para ser un ejemplo que refuta el viejo axioma del capitalismo de accionistas de que los objetivos corporativos distintos de las ganancias solo confundirán a los inversionistas, escribió el presidente de la junta directiva de Patagonia, Charles Conn, en un artículo de opinión publicado en la revista Fortune el miércoles.

“En lugar de explotar los recursos naturales para generar ganancias para los accionistas, le estamos dando la vuelta al capitalismo de accionistas haciendo de la Tierra nuestro único accionista”, escribió.

Desde hace tiempo, Chouinard y Patagonia son pioneros en materia de activismo medioambiental y beneficios para los empleados.

En sus casi 50 años de actividad, la empresa con sede en Ventura, California, ha sido conocida por las amplias ventajas que ofrece a sus empleados, como guarderías en sus instalaciones y tardes libres en los días favorables para el surf.

En los años 80, la empresa comenzó a donar el 1% de sus ventas a grupos ecologistas, un programa que se formalizó en 2001 como el “Plan 1% para el Planeta”. El programa ha generado 140 millones de dólares en donaciones para la preservación y restauración del medio ambiente natural, según indica la empresa.

Patagonia fue una de las primeras empresas en convertirse en una b-Corp, sujetándose a la certificación de cumplimiento de determinados estándares medioambientales y sociales, y hace poco cambió su misión para afirmar: “Estamos en el negocio para salvar a nuestro planeta“.

Chouinard, el célebre y excéntrico empresario que inició su negocio fabricando clavijas metálicas para alpinismo (o piolets para clavarse en las grietas al escalar) y que vivió durante muchos años en su furgoneta en los destinos de alpinismo, se sintió horrorizado al ser considerado como un multimillonario, comentó al New York Times.

“Aparecí en la revista Forbes como un multimillonario, lo cual me molestó muchísimo”, dijo. “No tengo mil millones de dólares en el banco. No manejo autos Lexus”.

La familia Chouinard se encuentra a la vanguardia de las donaciones benéficas, según indicaron expertos en filantropía y fideicomisos al periódico New York Times.

Esta familia es un caso atípico si consideramos que la mayoría de los multimillonarios solo donan una pequeña fracción de su patrimonio neto cada año“, dijo al periódico David Callahan, fundador de la página web Inside Philanthropy.