Los niños cuyos padres respiraron humo de cigarro tienen más probabilidades de padecer asma, revela estudio
Los investigadores descubrieron que el riesgo de asma intrínseca en los niños aumentaba en un 59% si sus padres estuvieron expuestos al humo de tabaco de forma pasiva en la infancia. Foto: Jonathan Brady/PA

Los niños tienen muchas más probabilidades de desarrollar asma si su padre estuvo expuesto al humo de tabaco durante su infancia, reveló un nuevo estudio.

Y corren un riesgo incluso mayor de padecer esta enfermedad pulmonar común si el propio padre era fumador, según indica el equipo internacional de investigadores.

Los hallazgos, publicados en la revista European Respiratory Journal, proporcionan una prueba más de la posibilidad de que exista un “efecto transgeneracional” en el que el tabaquismo puede dañar la salud de las personas que nacen dos generaciones posteriores.

“Descubrimos que el riesgo de asma intrínseca en los niños aumenta en un 59% si sus padres estuvieron expuestos al humo de tabaco de forma pasiva en la infancia, en comparación con los niños cuyos padres no estuvieron expuestos”.

“El riesgo era incluso mayor, del 72%, si los padres estuvieron expuestos al humo de tabaco de forma pasiva y llegaron a fumar ellos mismos”, explicó Jiacheng Liu, de la Universidad de Melbourne, uno de los coautores.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores australianos, británicos y de Sri Lanka.

El Dr. Dinh Bui, otro de los coautores, comentó: “Nuestros hallazgos muestran cómo los daños causados por el tabaquismo pueden repercutir no solo en los fumadores, sino también en sus hijos y nietos”.

En vista de sus conclusiones, los hombres deberían intentar evitar el tabaquismo en la medida de lo posible, para disminuir el riesgo de afectar la salud de sus propios hijos o de su descendencia, añadió Bui.

Jon Foster, director de política de salud de la organización Asthma + Lung UK, señaló: “Esta investigación es realmente impactante, ya que revela que los efectos negativos del tabaquismo pueden durar generaciones. El hecho de que los niños que nacen hoy en día tienen un 59% más de riesgo de desarrollar asma si su padre estuvo expuesto al tabaquismo pasivo cuando fue niño demuestra el enorme impacto que el tabaquismo tiene en la salud de otras personas”.

Los descubrimientos están basados en el análisis de los investigadores de los datos detallados relativos a la salud de mil 689 parejas de padres y su descendencia, recopilados como parte del prolongado Estudio Longitudinal de Salud de Tasmania, en Australia.

El artículo señala: “Nuestros descubrimientos sugieren que cuando los niños están expuestos de forma pasiva al humo del tabaco que fuman sus padres antes de los 15 años, su descendencia tiene un mayor riesgo de padecer asma infantil intrínseca, pero no asma alérgica”.

La exposición paterna al humo de tabaco antes de los 15 años es un importante factor de riesgo para el asma intrínseca“.

El profesor Jonathan Grigg, presidente del comité de control de tabaco de la European Respiratory Society, que no participó en el estudio, señaló que este se suma a las pruebas del riesgo intergeneracional que supone el tabaquismo.

Los ministros tienen que proteger a los niños de un daño mayor adoptando nuevas medidas contundentes para frenar el tabaquismo, comentó. Pidió que se aumenten los servicios para dejar el hábito de fumar y que se pregunte a los adultos de forma rutinaria en cualquier cita del Servicio Nacional de Salud si fuman, y que se les ofrezca ayuda para dejarlo en caso de que lo hagan.

Bui señaló que los cambios epigenéticos provocados por el tabaquismo –modificaciones en los genes en las que no se altera la secuencia de ADN de una persona– eran la razón más probable del aumento significativo del riesgo de asma en los niños cuyo padre inhaló humo de tabaco de forma pasiva en su juventud.

“Los cambios epigenéticos pueden estar provocados por exposiciones ambientales como el tabaquismo, y se pueden heredar a las siguientes generaciones. Específicamente, cuando un niño está expuesto al humo de tabaco, esto puede causar cambios epigenéticos en sus células germinales. Se trata de las células que van (a) producir los espermatozoides”.

“Posteriormente, estos cambios serán heredados por sus hijos, lo cual, a su vez, puede perjudicar su salud, incluyendo un mayor riesgo de desarrollar asma. En los niños, las células germinales se siguen desarrollando hasta la pubertad, y se trata de un periodo vulnerable en el que la exposición al humo de tabaco puede afectar las células y provocar cambios epigenéticos”, explicó Bui.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales