Un periodista de Hong Kong es acusado antes de salir del país a una beca en Oxford
Ronson Chan, presidente de la Asociación de Periodistas de Hong Kong (HKJA), habla con los medios de comunicación afuera de la estación de policía de Mongkok, en Hong Kong, antes de ser acusado de obstruir a la policía. Foto: Peter Parks/AFP/Getty Images

El dirigente del sindicato de periodistas de Hong Kong fue acusado de obstruir a la policía el lunes, 10 días antes de que saliera de la ciudad para comenzar un programa de investigación becado en el extranjero en la Universidad de Oxford.

Ronson Chan, presidente de la Asociación de Periodistas de Hong Kong (HKJA), fue detenido el 7 de septiembre a causa de una disputa con dos agentes de policía que le pidieron su identificación mientras cubría una reunión de vecinos en un fraccionamiento público.

La policía indica que Chan se negó a facilitar su identificación y que se comportó de forma “poco cooperativa”, a pesar de las múltiples advertencias.

El lunes fue acusado de obstruir a un agente de policía, un delito que conlleva hasta dos años de cárcel, y comparecerá ante el tribunal el jueves.

Mientras hablaba con los periodistas después de ser acusado formalmente, Chan sostuvo que había actuado conforme a sus derechos cuando pidió ver las placas de los agentes.

“No es un entorno fácil”, respondió, cuando se le preguntó si las libertades de los medios de comunicación se estaban deteriorando en Hong Kong.

La Asociación de Periodistas de Hong Kong es uno de los últimos grupos profesionales importantes presentes en Hong Kong que defienden los derechos fundamentales y la libertad de los medios de comunicación, después de la promulgación en junio de 2020 de la polémica ley de seguridad nacional por parte de las autoridades chinas.

Las autoridades han usado la ley de seguridad nacional y los cargos de sedición de la época colonial para tomar medidas enérgicas contra la disidencia en Hong Kong después de las protestas prodemocráticas registradas hace tres años.

“Les dije que no entendía la acusación… No obstruí a ningún agente de policía”, explicó Chan afuera de la estación de policía.

Chan refutó la versión de la policía, señalando que les pidió a los agentes que le explicaran el motivo por el que lo habían sometido a un cateo y por el que lo esposaron antes de que pudiera sacar su identificación.

También acusó a los agentes de amenazarlo de camino a la estación de policía, diciendo que hicieron comentarios como “veamos cuando morirás”.

Algunos gobiernos occidentales han criticado la ley de seguridad nacional por considerarla un instrumento de represión en Hong Kong, país que Gran Bretaña devolvió al dominio chino en 1997.

Beijing y las autoridades de Hong Kong señalan que la ley ha aportado estabilidad tras las manifestaciones de 2019.

La HKJA ha sido objeto de presiones para que se disuelva por parte de los medios de comunicación proBeijing que la acusan de ser una organización antichina que tiene vínculos con grupos extranjeros como la National Endowment for Democracy, afirmaciones que la HKJA ha negado.

En abril, el Foreign Correspondents’ Club (Club de Corresponsales Extranjeros) de Hong Kong suspendió la entrega anual de sus premios al periodismo de derechos humanos para no infringir “involuntariamente” ninguna ley, en lo que fue considerado como otra señal de la erosión de las libertades de los medios de comunicación en el centro financiero asiático.

Chan tenía previsto salir de Hong Kong a finales de septiembre para participar en el programa de becas del Instituto Reuters, que dura seis meses, en la Universidad de Oxford.

Rasmus Nielsen, director del Instituto Reuters, comentó: “Recibiremos a Ronson Chan en Oxford como parte de la beca de periodismo del Instituto Reuters tan pronto como sea posible. Es un periodista distinguido y experimentado que tiene mucho que compartir, y todos aquí estamos deseando recibirlo”.

Los medios de comunicación locales considerados críticos con el gobierno se han enfrentado a una serie de investigaciones policiales y la ciudad ha caído vertiginosamente en la clasificación mundial de la libertad de prensa.

Hong Kong cayó 68 lugares, situándose en el puesto 148 de la clasificación anual de libertad de prensa publicada por Reporteros sin Fronteras (RSF) este año.

El periódico sensacionalista local Apple Daily y la plataforma de noticias en internet StandNews –para la que trabajaba Chan– se vieron obligados a cerrar el año pasado, después de que sus directivos fueran acusados de cometer violaciones de seguridad nacional, dejando a cientos de periodistas sin trabajo.

Con Reuters y Agence France-Presse.