Consternación por el cese de la producción de una vacuna clave contra el cólera
La producción de la vacuna Sanchol finalizará este año. La OMS vinculó los brotes en Haití, Siria, Nigeria, Malawi y Líbano al cambio climático, provocado tanto por el exceso como por la escasez de agua. Foto: Mohammad Ponir Hossain/Reuters

El fabricante de una de las dos únicas vacunas contra el cólera que se utilizan en las emergencias humanitarias detendrá su producción a finales de este año, justo en un momento en que el mundo se enfrenta a una serie de brotes mortales “sin precedentes”, según se ha informado a The Guardian.

Shantha Biotechnics, filial india propiedad en su totalidad de la empresa farmacéutica francesa Sanofi, dejará de producir su vacuna Shanchol dentro de unos meses y terminará el suministro a finales de 2023, provocando la alarma entre las autoridades sanitarias.

Philippe Barboza, jefe del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el cólera, indicó que la decisión de Shantha de detener la producción fue tomada a pesar de los reiterados llamados del director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Por decir lo menos, es una estrategia muy decepcionante”, dijo Barboza.

Shanchol es una de las dos únicas vacunas orales contra el cólera que pueden emplearse en una reserva mundial de emergencia utilizada para abastecer a los países que luchan contra los brotes y para las campañas de vacunación preventiva. Este año supuso alrededor del 15% de las dosis de la reserva.

Aunque se puede tratar fácilmente, la OMS calcula que el cólera mata hasta 143 mil personas al año en los países más pobres del mundo, donde el acceso al agua potable y al servicio de saneamiento básico sigue siendo irregular. Países como Haití, Siria, Líbano, Nigeria, Malawi y Etiopía luchan actualmente contra los brotes.

Consternación por el cese de la producción de una vacuna clave contra el cólera - colera
Una mujer lleva a su hijo a una clínica para el cólera gestionada por MSF en el barrio pobre de Cité Soleil, en Puerto Príncipe, la semana pasada. Haití ha registrado sus primeros casos de cólera en tres años, con 16 muertos hasta la fecha. Foto: Richard Pierrin/AFP/Getty

Un vocero de Sanofi señaló que la decisión de dejar de producir la vacuna fue tomada en octubre de 2020 y que, como “socio responsable”, había “informado a las organizaciones de salud mundiales y a las partes interesadas en la lucha contra el cólera tres años antes de la interrupción del suministro”.

El vocero indicó: “Tomamos esta decisión en un contexto en el que ya estábamos produciendo volúmenes muy pequeños en comparación con la demanda total de vacunas contra el cólera y con el conocimiento de que otros fabricantes de vacunas contra el cólera (actuales y nuevos) ya habían anunciado un aumento de la capacidad de suministro en los próximos años”.

“La producción de Shanchol se detendrá a finales de este año. El suministro se suspenderá el próximo año. Además, en aras del programa mundial contra el cólera, hemos llegado a un acuerdo con nuestros socios de salud pública para completar una transferencia de conocimientos relacionados con la fabricación de Shanchol”.

La semana pasada, Tedros advirtió que la crisis climática había “acelerado” la propagación del cólera, ya que los fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones, los ciclones y las sequías, reducen aún más el acceso de la población al agua potable.

Resulta especialmente preocupante, dijo, la tasa promedio de mortalidad por esta enfermedad, que este año, según indican los datos de la OMS, es casi tres veces superior a la de los últimos cinco años.

“Con un número creciente de brotes, el suministro (de vacunas) no puede satisfacer la demanda”, advirtió Tedros. “Instamos a los principales fabricantes de vacunas del mundo a que dialoguen con nosotros sobre cómo podemos aumentar la producción”.

Para una enfermedad provocada tanto por el exceso como por la escasez de agua, el cambio climático ha exacerbado este año todas las causas habituales del cólera, añadió Barboza. “Lo que no tiene precedentes, diría yo, es la concurrencia y sucesión de brotes masivos en diferentes partes del mundo”, señaló.

El aumento de la tasa de mortalidad también resultaba “extremadamente preocupante”, añadió, sobre todo porque el cólera era relativamente sencillo de tratar con hidratación oral o intravenosa y antibióticos.

“En 2022, las personas no deberían morir de cólera”, dijo Barboza. “No se necesita un respirador ni nada demasiado complicado, pero la gente está muriendo simplemente porque no tiene acceso a la atención médica. Y esto no es aceptable”.

Aunque dos dosis de la vacuna oral contra el cólera solo proporcionan inmunidad durante aproximadamente tres años en los adultos, las autoridades sanitarias han llegado a considerarlas una herramienta importante. Aunque la solución a largo plazo para el cólera sigue siendo garantizar el acceso al agua potable y a un buen sistema de saneamiento, “la vacuna es el elemento que cambia las cosas porque permite que los países ganen tiempo para aplicar el resto”, señaló Barboza.

Consternación por el cese de la producción de una vacuna clave contra el cólera - colera-1
Una madre sostiene a su hijo, diagnosticado de cólera, en un hospital en Deir ez-Zor, Siria, el mes pasado. La ONU vinculó el brote al suministro de agua no potable y de riego del río Éufrates. Foto: Baderkhan Ahmad/AP

Insta a otros fabricantes a que contribuyan a aumentar el suministro. EuBiologics, los fabricantes surcoreanos de la otra vacuna oral contra el cólera, Euvichol, estaban “haciendo todo lo posible” para aumentar la capacidad, explicó, y añadió: “Pero, como se puede comprender, depender únicamente de un fabricante es extremadamente peligroso”.

En Malawi, la enfermedad ha matado a 110 personas y ha infectado a casi 4 mil desde marzo, cuando se reportó el primer caso, según Khumbize Chiponda, ministro de salud de Malawi.

En Siria, donde se detectó el cólera a finales de agosto, ha arrasado con el país, con más de 13 mil casos sospechosos registrados, incluyendo 60 muertes. Probablemente como resultado de este brote, el vecino Líbano también ha registrado sus primeros casos desde 1993.

A principios de este mes, las autoridades de Haití informaron sobre los primeros casos nuevos en tres años: hasta el 8 de octubre había más de 220 casos sospechosos en la zona de Puerto Príncipe, incluyendo 16 muertes. Barboza señaló que si no se tomaban medidas rápidas y conjuntas, se podría repetir la catástrofe de 2010, en la que murieron casi 10 mil personas.

Un vocero de GAVI, la Alianza para las Vacunas, que financia la reserva internacional, dijo que la organización estaba comprometida a apoyar los esfuerzos de los países para controlar el cólera. “La reserva mundial de vacunas contra el cólera, que GAVI ha apoyado desde 2014, está diseñada para responder a las necesidades inmediatas de los países en el control de los brotes”, añadió.

“La reserva mantiene un nivel de 5 millones de dosis, y durante la mayor parte de este año el volumen disponible ha superado este límite. Esto ocurre así actualmente y, en caso de que se soliciten dosis para los brotes actuales, es posible reponer las existencias de forma rápida, ya que los fabricantes responden al aumento de la demanda maximizando la producción cuando es necesario”.

Consternación por el cese de la producción de una vacuna clave contra el cólera - qatar-2022