China utiliza bases policiales ilegales en los Países Bajos para perseguir a los disidentes
La embajada china en los Países Bajos indicó que desconocía la existencia de las estaciones. Foto: Bart Maat/EPA

El gobierno neerlandés informó que está investigando los informes de que las fuerzas policiales chinas abrieron de forma ilegal al menos dos estaciones en los Países Bajos desde 2018, utilizándolas entre otras cosas para vigilar y presionar a los disidentes en el extranjero.

Una investigación realizada por RTL Nieuws y Follow the Money indicó que las “estaciones de servicio en el extranjero” ubicadas en Ámsterdam y Róterdam servían aparentemente para un propósito administrativo, permitiendo que los ciudadanos chinos renovaran sus licencias de conducir y cambiaran su estado civil.

Sin embargo, los dos medios también hablaron con críticos chinos del régimen de Beijing que viven en los Países Bajos, quienes señalaron que los centros, cuya presencia no fue notificada a las autoridades neerlandesas, también estaban siendo utilizados para rastrear, contactar y amenazar a los disidentes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores neerlandés indicó en un comunicado que las dos estaciones que supuestamente operan en los Países Bajos eran ilegales. “Estamos investigando exactamente lo que están haciendo aquí y después tomaremos las medidas pertinentes”, dijo.

Las estaciones fueron identificadas por primera vez por un grupo español de derechos civiles, Safeguard Defenders, en un informe publicado en septiembre, en el que se denunciaba que las agencias de policía de Fuzhou y Qingtian abrieron entre ambas 54 “centros de servicios en el extranjero” en 25 ciudades de 21 países.

La mayoría estaban ubicados en Europa, indicó el informe, incluyendo nueve en España, cuatro en Italia, tres en Francia, dos en los Países Bajos y dos en el Reino Unido, en Londres y Glasgow. El informe señaló que parte de su objetivo era “persuadir” a los disidentes para que regresaran a China.

“Estas operaciones eluden la cooperación policial y judicial bilateral oficial, violan el estado de derecho internacional y podrían violar la integridad territorial de terceros países al establecer un mecanismo policial paralelo utilizando métodos ilegales”, señaló el informe.

Los Países Bajos y China son signatarios de la Convención de Viena, que regula las misiones diplomáticas. Se debe conceder un permiso previo para cualquier actividad de recopilación de información y los asuntos administrativos deben ser gestionados por los consulados.

A principios de octubre, un manifestante prodemocrático de Hong Kong necesitó tratamiento hospitalario durante la noche después de ser golpeado por hombres que aparentemente salieron del consulado chino en Manchester, lo cual provocó peticiones para que el gobierno del Reino Unido respondiera con dureza.

Los medios de comunicación neerlandeses informaron que la estación situada en Ámsterdam estaba a cargo de dos exagentes de policía del cuerpo de Lishui, Qingtian, mientras que el centro de Róterdam, ubicado en un departamento, estaba dirigido por un exmiembro del ejército chino para el cuerpo provincial de Fuzhou.

Ambas regiones se encuentran en el este de China, lugar del que proceden muchos ciudadanos chinos que viven en los Países Bajos. Según RTL, varias páginas web chinas describen parte del objetivo de las estaciones como “tomar medidas enérgicas contra… las actividades delictivas relacionadas con los chinos en el extranjero”.

Un joven disidente, Wang Jingyu, que criticó al régimen de Beijing en las redes sociales en China y al que se le concedió ahora asilo en los Países Bajos, explicó que la estación china de Róterdam lo contactó en cuanto llegó.

“Me pidieron que regresara a China para solucionar mis problemas”, explicó. “También me dijeron que pensara en mis padres”. Dijo que posteriormente recibió mensajes de texto y llamadas telefónicas en las que lo amenazaban, incluyendo el mensaje “Te voy a matar” con la foto de una pistola.

La embajada china en los Países Bajos indicó en una respuesta por correo electrónico que desconocía la existencia de las estaciones.

Willemijn Aerdts, experta en inteligencia de la Universidad de Leiden, comentó que los informes coincidían con un patrón de actividad china más intenso.

“Coincide con lo que hemos visto de China en los últimos años”, dijo a los medios de comunicación neerlandeses. “Corresponde al gobierno determinar cómo puede proteger a los neerlandeses contra esto y tomar contramedidas”.

China utiliza bases policiales ilegales en los Países Bajos para perseguir a los disidentes - qatar-2022