‘¿Me hablas a mí, Karen?’: los gatos están atentos a la voz de su dueño
Los gatos son poco receptivos cuando escuchan la voz de un extraño que los llama por su nombre, pero están atentos cuando escuchan a su dueño, dicen los investigadores. Foto: Chris Winsor/Getty Images.

Todo dueño de un gato sabe que la forma correcta de llamar la atención de su mascota es cantar “aquí, gatito, gatito”, en lugar de pronunciar un rotundo “ven aquí gato“. Ahora, las investigaciones sugieren que los gatos pueden sintonizar habitualmente con el tono de voz de su dueño para detectar cuándo se dirigen a ellos, en lugar de a otros humanos.

La mayoría de las personas adoptan automáticamente un tono más agudo y melodioso cuando se dirigen a los animales y a los niños. Aunque investigaciones anteriores sugerían que este tipo de “lenguaje para bebés” tiene más probabilidades de captar la atención de los perros, se tenía menos información sobre cómo reaccionan los gatos cuando se les habla de este modo.

Para investigarlo, Charlotte de Mouzon y sus colegas de la Universidad de París X Nanterre observaron la respuesta de 16 gatos al escuchar frases pregrabadas pronunciadas por su dueño o por un desconocido, registrando cambios en su comportamiento, como mover sus orejas o su cola, dejar de hacer lo que estaban haciendo de forma repentina o la dilatación de sus pupilas, todo ello podía indicar que un sonido había captado su atención.

Descubrieron que los gatos no respondían generalmente cuando escuchaban la voz de un extraño llamándolos por su nombre, pero cuando lo hacía su dueño, 10 de los 16 gatos mostraban una serie de comportamientos que sugerían una mayor atención. También mostraron más signos de interés cuando escucharon a su dueño decir frases en un tono habitualmente utilizado para dirigirse a su gato, pero no cuando un extraño utilizó el mismo tono, o cuando su dueño dijo la misma frase como si se dirigiera a otro humano adulto.

La investigación, publicada en la revista Animal Cognition, se suma a las crecientes pruebas de que las relaciones individuales son importantes para que gatos y humanos formen vínculos fuertes. “Durante mucho tiempo se ha pensado que los gatos son criaturas muy independientes, que solo les interesan (los humanos) por la comida y el refugio, pero el hecho de que reaccionen de forma específica a su dueño, y no a cualquiera que se dirija a ellos, apoya la idea de que se sienten apegados”, comentó de Mouzon.

“Aporta más pruebas para animar a los humanos a considerar a los gatos como individuos sensibles y comunicativos”.

Potencialmente, la relación funciona en ambos sentidos, ya que anteriormente se observó que los gatos ronronean de forma diferente cuando intentan solicitar comida a sus dueños, en comparación con, por ejemplo, cuando se les acaricia, y los humanos juzgaron estos ronroneos de “solicitud” como más urgentes. “El hecho de que, por su parte, los gatos muestran una mayor reacción cuando sus humanos se dirigen específicamente a ellos aporta una nueva dimensión a las consideraciones anteriores sobre esta relación recíproca”, señaló de Mouzon.

Aunque no es del todo sorprendente que los gatos sean más receptivos a las voces de sus dueños, el hecho de que parecen filtrar la información insignificante resulta interesante, comentó Roger Tabor, biólogo y autor de 100 Ways to Understand Your Cat. “Estoy seguro de que muchas parejas de humanos no escuchan lo que dice el otro muchas veces porque están concentrados en algo que, para ellos, es más inmediatamente significativo. Es interesante que los gatos también filtren, aunque no es tan extraño porque una cosa tiene significado y la otra tiene menos significado”.

Ante estos resultados, de Mouzon señaló que los dueños de gatos no deberían sentirse avergonzados de hablarles de esta manera a sus mascotas. “Yo también les hablo a mis (dos) gatos como si fueran niños, y ellos responden”, comentó. “Puede que a la gente le dé pena admitirlo, pero creo que puede ayudar a reforzar el vínculo entre los gatos y sus dueños. Ellos entienden que les estamos prestando atención”.