¿Mis gatos me aman? La ciencia tiene la respuesta
Los gatos tienen formas especiales de demostrar cariño. Foto: Pexels

Aunque han estado cerca de los humanos por miles de años, los gatos y su comportamiento siguen siendo un misterio analizado ampliamente por la ciencia. Uno de los temas más investigados es la forma en la que los michis demuestran su afecto.

Para las personas que poseen mascotas en casa, saber si éstas se encuentran a gusto con ellas y les demuestran su cariño es clave. En el caso de los gatos, la forma de demostrarlo es tan variable como cada individuo.

“Debido a sus ancestros en la evolución, los gatos domésticos son, por naturaleza, más independientes que los perros. Los ancestros silvestres de nuestros gatos no vivían en grupos sociales como los perros. Durante el proceso de domesticación, los gatos desarrollaron la habilidad de formar relaciones sociales no solo con otros gatos, sino con la gente”, señala la investigadora Emily Blackwell, de la Universidad de Bristol.

A diferencia de los perros, los gatos emplean métodos sutiles para demostrar su amor. Uno de ellos es frotarse contra las piernas o el costado de sus dueños, lo que es considerado por la experta como un gran cumplido.

“Los gatos usan las esencias para identificar a los miembros de su grupo social o familia, compartiendo un perfil aromático específico. Tienen glándulas en los costados de la cabeza y sus orejas, y a menudo frotan las cabezas contra la gente y los objetos que les son familiares”, explica Blackwell.

Si tu gato avanza hacia ti con la cola erguida o un poco inclinada, significa que te tiene bastante confianza, pero no es el único gesto que los michis emplean para mostrar que no temen nada.

“Rodar y exponer su vulnerable pancita es otro gesto que muestra la gran confianza que tiene en ti, aunque los felinos prefieren las caricias en la cabeza y el cuello”, detalla.

Y, aunque no lo creas, ¡los gatos sonríen! Solo que no lo hacen de la misma manera que nosotros, sino que entrecierran sus ojos para demostrarlo.

“Las investigaciones sugieren que los pestañeos lentos están asociados con un estado emocional positivo y puede ser un signo de confianza, alegría y afecto, similar a la sonrisa humana”, apunta la científica de la Universidad de Bristol.

Finalmente, otra señal inequívoca del amor de tu gato hacia ti es que te permiten estar muy cerca de ellos, sobre todo porque los michis son animales muy territoriales.

“Las caricias solamente suceden entre gatos con una relación cálida, así que si lamen tu mano o cara puede ser una demostración de amor”, concluye la investigadora.