¡Con los michis no! Polonia declara a los gatos especie invasora
Polonia declaró a los gatos especie invasora. Foto: Pixabay

Con el objetivo de proteger a su fauna endémica del acoso de un peligroso depredador natural, Polonia incluyó a los gatos domésticos entre su lista de especies invasoras y potencialmente peligrosas.

De acuerdo con una reciente legislación, los gatos en Polonia serán considerados una especie exótica e invasora, por lo que las autoridades buscarán limitar su reproducción y su estado silvestre.

“El gato doméstico, Felis catus, fue domesticado probablemente hace unos 10 mil años en la cuna de las grandes civilizaciones del antiguo Cercano Oriente, que se extendía desde el valle del Nilo hasta el sur de Mesopotamia. Por tanto, desde una perspectiva puramente científica, en Europa, y por tanto también en Polonia, debería ser considerada una especie exótica,

“Debido a la presencia masiva de esta especie en la cría doméstica, así como en el entorno natural, es poco probable que la inclusión de un gato doméstico en la lista de la Unión Europea prevenga, minimice o mitigue su impacto de manera efectiva”, detalla la dependencia.

Uno de los principales riesgos argumentados por los polacos es que los felinos suelen atacar los nidos de los pájaros silvestres, amenazando con ello su viabilidad y el equilibrio del medio ambiente.

“Los dueños deben esforzarse, de conformidad con las normas existentes relativas, para reducir el impacto negativo del gato doméstico en su fauna autóctona. Una de las formas más sencillas es limitar el tiempo que los gatos permanecen fuera de los espacios confinados durante la temporada de reproducción de las aves”, añade.

Aunque de momento no se requerirá un permiso especial para tener un gato en casa, las autoridades polacas señalaron que tomarán acciones para limitar las colonias ferales que no se encuentren contenidas.

“Las disposiciones de la Ley relativas a la necesidad de solicitar un permiso o llevar a cabo medidas correctivas, incluida la eliminación, el aislamiento y el control de la población, no se aplican al gato doméstico”, afirman.