El futuro del Congreso en EU pende de un hilo, ya que muchas contiendas son demasiado reñidas
Banderas estadounidenses en el National Mall frente al edificio del Capitolio en Washington. Foto: Will Oliver/EPA

Los republicanos lideraban el miércoles las elecciones para la Cámara de Representantes, pero los demócratas tenían algunos motivos para sentirse optimistas después de que no se materializara la “ola roja” de las elecciones intermedias y la batalla por el Senado, centrada en Nevada y Georgia, se mantuviera empatada.

Los estadounidenses acudieron a las urnas el martes para determinar el control del Congreso de Estados Unidos para los próximos dos años, y las predicciones electorales favorecían a los republicanos en los últimos días de campaña. El partido del presidente suele perder escaños en las elecciones intermedias, y el bajo índice de aprobación del presidente Joe Biden, unido a la preocupación por el estado de la economía estadounidense, redujo las expectativas de los demócratas.

Sin embargo, algunas contiendas clave se decantaron a favor de los demócratas en las últimas horas de la noche del martes, y el partido se llevó uno de los mayores premios de la noche, una ferozmente disputada contienda por el Senado en Pensilvania entre Mehmet Oz, un republicano apoyado por Donald Trump, y el demócrata John Fetterman.

Fetterman, que había estado luchando para asegurar a los votantes que estaba en forma para ocupar el cargo después de sufrir un derrame cerebral, hizo que el escaño republicano de Pensilvania pasara al control demócrata. “Aguantamos hasta el final”, dijo un lloroso Fetterman, declarando la victoria en un discurso ante sus partidarios en la mañana del miércoles.

En un primer indicio de que el partido estaba preparado para evitar pérdidas en la Cámara de Representantes, los demócratas ganaron dos de las tres elecciones a la Cámara de Representantes en Virginia y mitigaron las presunciones de los republicanos de que iban a arrasar el día de las elecciones. Jennifer Wexton y Abigail Spanberger vencieron a los aspirantes republicanos, aunque Elaine Luria –miembro del comité selecto de la Cámara que investiga la insurrección del 6 de enero– cedió ante su oponente, la republicana Jen Kiggans.

Con muchas elecciones aún demasiado reñidas, el control del Congreso –y el futuro de la agenda de Biden– penden de un hilo. No se esperan los resultados de algunas elecciones muy cerradas hasta dentro de varios días, o incluso semanas. Pero los resultados iniciales ya arrojaban una certeza: las elecciones no se estaban desarrollando de la forma en que los republicanos esperaban.

“Definitivamente no es una ola republicana, eso es totalmente seguro”, dijo el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, a la cadena MSNBC cuando se filtraron los resultados en la noche del martes.

En un comunicado, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, señaló que era “evidente que los miembros y candidatos demócratas de la Cámara de Representantes están superando con creces las expectativas en todo el país”.

Los republicanos aún eran los favoritos para recuperar el control de la Cámara de Representantes, en parte gracias a una temporada favorable de redistribución de distritos tras el censo de 2020. El partido revirtió al menos tres escaños en Florida, donde los legisladores estatales redibujaron el mapa del Congreso para dar a los republicanos una ventaja significativa. Y en el habitualmente demócrata Nueva York, el congresista Sean Patrick Maloney, presidente del brazo de campaña de los demócratas en la Cámara de Representantes, encargado de proteger la estrecha mayoría del partido en este ciclo, parecía poco probable que ganara la reelección en su nuevo distrito.

“Es evidente que vamos a recuperar la Cámara de Representantes”, dijo a sus partidarios en Washington Kevin McCarthy, el líder republicano de la Cámara de Representantes que espera sustituir a Pelosi como presidenta en caso de que su partido gane el control de la cámara.

La lucha por el Senado, actualmente dividida en un 50-50, estuvo extremadamente reñida, con varias contiendas demasiado reñidas en las primeras horas del miércoles. El senador de Georgia, Raphael Warnock, competía hombro con hombro con el republicano Herschel Walker, aumentando la posibilidad de que se lleve a cabo una segunda vuelta el próximo mes en caso de que ninguno de los candidatos consiga el 50% de los votos. En el oeste, Catherine Cortez Masto, de Nevada, y su oponente republicano Adam Laxalt, que a primera hora de la mañana llevaba más de dos puntos de ventaja, indicaron que no esperaban obtener resultados en su reñida contienda hasta finales de la semana. En Arizona, el titular demócrata Mark Kelly aventajó al republicano Blake Masters.

Inflación, empleo y aborto: por qué los ciudadanos estadounidenses votan en las elecciones intermedias

JD Vance, el autor del bestseller Hillbilly Elegy, apoyado por Trump, venció al congresista demócrata Tim Ryan en una contienda inesperadamente reñida por el escaño abierto en el Senado de Ohio, mientras que el republicano Ted Budd se impuso al animado desafío de la demócrata Cheri Beasley por un escaño abierto en el Senado en Carolina del Norte.

Mientras tanto, Trump pasó el día de las elecciones compartiendo afirmaciones infundadas sobre las boletas en la aplicación Truth Social y pidiendo a sus seguidores que “protesten”, mientras que el expresidente fue acusado por algunos de ser responsable de la aparente falta de una ola roja.

La cadena de televisión Fox News, tradicionalmente aliada de Trump, publicó un artículo en el que afirmó que el expresidente fue “criticado por todo (el) espectro mediático” y afirmó que él fue el “mayor perdedor” de la noche.

El futuro del Congreso en EU pende de un hilo, ya que muchas contiendas son demasiado reñidas - Captura-de-Pantalla-2022-11-09-a-las-13.48.39
El candidato republicano al Senado por Ohio, JD Vance, celebra su victoria en su fiesta nocturna con motivo de las elecciones intermedias en Columbus, Ohio. Foto: Gaelen Morse/Reuters

Los éxitos de los senadores demócratas Michael Bennet, de Colorado, y Maggie Hassan, que estaban considerados en peligro en caso de que los republicanos arrasaran, dieron al partido la esperanza de mantener el control de la cámara alta.

Los resultados definitivos, que determinarán el control del Congreso durante el resto del primer mandato de Biden como presidente y que podrían limitar aún más su agenda legislativa, pueden demorar semanas en algunas contiendas por el Senado muy reñidas. Es probable que el retraso de los resultados avive las impugnaciones judiciales y las teorías conspirativas sobre el fraude electoral, en particular si los escaños restantes determinan el control del Senado.

Se produjeron contratiempos en algunos estados disputados en los centros de votación el martes, lo que aumentó el temor de que los negacionistas de las elecciones utilizaran los incidentes aislados para suscitar dudas infundadas sobre la legitimidad de los resultados. Treinta y cinco escaños del Senado y los 435 de la Cámara de Representantes estaban en juego, lo cual daba a los republicanos la oportunidad de cambiar drásticamente la composición del Congreso. Las encuestas de opinión sugerían que el apoyo a los demócratas había disminuido en las últimas semanas debido a la creciente preocupación del electorado con respecto a la alta inflación y la delincuencia, dos temas en los que los republicanos son considerados como más fuertes.

Según la encuesta de AP VoteCast, la mitad de los votantes indican que la inflación influyó de forma significativa en sus elecciones intermedias, lo que supone una señal potencialmente negativa para las perspectivas demócratas. Sin embargo, en una noticia más alentadora para los demócratas, una proporción igualmente grande de votantes –el 44%– dijo que su principal preocupación era el futuro de la democracia, un tema en el que Biden y los miembros de su partido hicieron hincapié en sus últimos días de campaña.
El presidente comentó que la democracia estadounidense estaba en juego en las elecciones intermedias ante los numerosos retos, desde el gerrymandering (manipulación de las circunscripciones electorales) y la supresión de votantes hasta las falsas afirmaciones de Trump sobre la manipulación de votos.

“Nuestras vidas van a estar determinadas por lo que ocurra el próximo año o los próximos tres años”, dijo Biden en un mitin final de campaña en Maryland el lunes. “Dará forma al aspecto de las próximas dos décadas”.

Numerosos candidatos demócratas también se han centrado en la protección del derecho al aborto como consecuencia de la revocación del caso Roe vs. Wade por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos a principios de este año.
Se esperaba que el resultado de las elecciones estatales para gobernadores y jueces tuviera importantes consecuencias para el acceso al aborto en varios estados.

En Michigan, la gobernadora Gretchen Whitmer se declaró vencedora frente a su contrincante republicano, Tudor Dixon, un leal de Trump que se opone al aborto, en una contienda que se enfocó en el acceso al aborto.

Mientras tanto, en Florida, el gobernador republicano, Ron DeSantis, consiguió la victoria, en medio de las crecientes especulaciones sobre sus ambiciones presidenciales para 2024. Su arrolladora victoria incluyó el voto del expresidente, que es residente de Florida y que ha endurecido sus críticas contra DeSantis mientras se prepara para lanzar otra candidatura a la Casa Blanca.

En Georgia, Stacey Abrams, una estrella demócrata, cedió ante el gobernador Brian Kemp, concluyendo una amarga revancha de su enfrentamiento de 2018. Otro aspirante demócrata, Beto O’Rourke, no logró su objetivo de desbancar al gobernador de Texas, Greg Abbott, que ganó sólidamente un tercer mandato.

Dos elecciones por la gobernación proporcionaron razones para el optimismo entre los demócratas. El partido cambió los escaños en Massachusetts y Maryland, baluartes demócratas con un historial de elección de republicanos a nivel estatal. Los candidatos demócratas en esos estados harán historia, ya que Wes Moore se convertirá en el primer gobernador afroamericano de Maryland y Maura Healey será la primera gobernadora abiertamente lesbiana de la historia de Estados Unidos.

En Nueva York, la gobernadora Kathy Hochul venció fácilmente el reto del congresista republicano Lee Zeldin, quien esperaba lograr un cambio en este estado liberal aprovechando la preocupación de los votantes respecto a la delincuencia. Hochul, que asumió el cargo tras la renuncia de Andrew Cuomo, se convirtió en la primera mujer de elección popular gobernadora en la historia de Nueva York.

En Vermont, la demócrata Becca Balint se convirtió en la primera mujer y la primera persona abiertamente homosexual en representar al estado en el Congreso, mientras que la republicana Sarah Huckabee Sanders, segunda secretaria de prensa de Trump e hija del exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, fue elegida como la primera mujer gobernadora de Arkansas. Y en Florida, el demócrata Max Frost, de 25 años, se convirtió en la primera persona de la Generación Z en ser elegida para el Congreso.

El enojo por la decisión de la Corte Suprema sobre el aborto pareció llevar a las urnas a muchas personas que normalmente no votarían en las elecciones intermedias, en particular a las mujeres.

En Michigan, los votantes parecían estar en camino de proteger el acceso al aborto, mientras que los votantes de Vermont y California eligieron garantizar el derecho al aborto en su constitución. Entretanto, en Maryland, los votantes aprobaron por abrumadora mayoría la legalización del cannabis.

Si los republicanos toman el control de la Cámara de Representantes, han amenazado con iniciar una serie de investigaciones sobre

Biden y su gobierno en un intento de avergonzarlo de cara a las próximas elecciones presidenciales.

El reportero senior de The Guardian, Sam Levine, contribuyó a este artículo.

El futuro del Congreso en EU pende de un hilo, ya que muchas contiendas son demasiado reñidas - qatar-2022