Los votantes de las elecciones intermedias de EU rechazan a los negacionistas electorales que apoyan la falsa afirmación de Trump
En Pensilvania, Doug Mastriano, el candidato republicano a gobernador, fue derrotado de forma convincente por su rival demócrata Josh Shapiro. Foto: Mike Segar/Reuters

Los votantes rechazaron a algunos de los más viscerales negacionistas de las elecciones en Estados Unidos, negando su voto a los partidarios republicanos de la mentira de las elecciones robadas de Donald Trump en varias contiendas clave, aunque aún no se han dado a conocer algunos resultados críticos.

La democracia estuvo en juego en las elecciones intermedias, con ávidos participantes de los esfuerzos para subvertir el resultado de la contienda presidencial de 2020 compitiendo para obtener el control de cómo se llevan a cabo las votaciones en sus estados. Varios de esos candidatos no lograron triunfar en la noche.

En Pensilvania, Doug Mastriano, el candidato republicano a gobernador, fue derrotado de forma convincente por su rival demócrata Josh Shapiro. Mastriano actuó como representante de Trump en el estado en los intentos realizados para anular el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 y estuvo presente en el Capitolio de Estados Unidos el día en que se produjo la insurrección del 6 de enero.

El gobernador de Pensilvania posee considerables poderes sobre las elecciones ya que elige quién será el secretario de estado, el máximo responsable electoral.

Algunas otras contiendas por la secretaría de Estado fueron de las más monitoreadas este ciclo, dada la posibilidad de que candidatos antidemocráticos se apoderaran del control de los procedimientos de votación. Este escenario ha provocado temores de cara a la contienda presidencial de 2024, para la cual Trump ha indicado que quiere volver a postularse.

En Michigan, los tres demócratas que se postularon para cargos estatales vencieron a los republicanos que cuestionaron los resultados de las elecciones de 2020.

La gobernadora Gretchen Whitmer fue reelegida para un segundo mandato frente a Tudor Dixon, quien se negó a declarar que Joe Biden ganó el estado en 2020. La fiscal general de Michigan, Dana Nessel, también ganó la reelección, derrotando a Matthew DePerno, un abogado que se convirtió en un actor clave en la difusión de desinformación electoral después de las elecciones de 2020. En un discurso pronunciado en la noche de las elecciones, Whitmer dijo que los resultados afirmaban “los hechos sobre las mentiras y la democracia sobre el fascismo”.

Jocelyn Benson, actual secretaria de Estado de Michigan, que defendió incondicionalmente los resultados de las elecciones de 2020, venció a Kristina Karamo, quien adquirió notoriedad nacional después de difundir falsas afirmaciones sobre el fraude en el recuento de Detroit.

Los votantes de las elecciones intermedias de EU rechazan a los negacionistas electorales que apoyan la falsa afirmación de Trump - Captura-de-Pantalla-2022-11-09-a-las-14.04.43
Donald Trump, a la izquierda, escucha mientras la candidata republicana a la Secretaría de Estado de Michigan, Kristina Karamo, habla durante un mitin en Warren, Michigan, en octubre. Foto: Todd McInturf/AP

“Bueno, bueno, bueno, la democracia ha prevalecido”, comentó Benson mientras subía al escenario en la fiesta de la victoria demócrata en el centro de Detroit en las primeras horas del miércoles. “Hoy los votantes de Michigan demostraron al mundo que votarán por la verdad sobre las mentiras, los hechos sobre las teorías conspirativas, los resultados reales sobre las promesas vacías”.

Los negacionistas de las elecciones también perdieron las contiendas para ocupar el cargo de máximo responsable electoral en Nuevo México y Minnesota.

La avalancha inicial de resultados será recibida con alivio por los grupos prodemocráticos y los expertos electorales, ya que con ello se han evitado algunos de los resultados más potencialmente distópicos. No obstante, aún no han finalizado varias contiendas que han suscitado gran preocupación.

Arizona se ha convertido en la zona cero del negacionismo electoral en Estados Unidos desde el estallido de las tóxicas disputas sobre su recuento de votos en 2020, y Mark Finchem, un legislador estatal, se convirtió en la encarnación nacional de la amenaza.

En la mañana del miércoles, la batalla de Finchem para convertirse en secretario de Estado de Arizona seguía siendo demasiado reñida. Con el 62% de los votos contados, contaba con un 47% frente al 53% de su rival demócrata Adrian Fontes.
Finchem encabezó los intentos de bloqueo de la certificación de la victoria de Joe Biden en 2020 y estuvo en el Capitolio de Estados Unidos detrás de las barricadas el 6 de enero.

Kari Lake, una expresentadora de la cadena de televisión Fox del área de Phoenix y otra mordaz negacionista de las elecciones, se mantuvo empatada con su rival demócrata Katie Hobbs en la contienda por la gobernación de Arizona. Lake se encuentra entre varios candidatos republicanos que han insinuado que podrían no aceptar los resultados de sus elecciones en caso de perder.

En un eco de los volátiles acontecimientos de 2020, es posible que el resultado de las contiendas estatales de Arizona dependa de los recursos legales que se presenten en el condado de Maricopa, la parte más poblada del estado. Se reportaron problemas de equipo relacionados con las máquinas de conteo de votos y el Comité Nacional Republicano lanzó una demanda a la que se sumaron Lake y el candidato republicano al Senado de los Estados Unidos, Blake Masters.

Otro destacado negacionista de las elecciones, Jim Marchant, está compitiendo por el puesto de secretario de Estado en Nevada. Marchant, que tiene estrechos vínculos con influyentes figuras de la teoría conspirativa racista QAnon, estaba empatado con su rival demócrata Cisco Aguilar cuando se había realizado el 72% del recuento.

En otras encuestas realizadas el martes se observaron más indicios de que los votantes están cada vez más alerta ante la amenaza que supone Trump para la democracia. En una iniciativa popular, los votantes de Michigan decidieron incluir en la constitución del estado una enmienda que amplía significativamente el acceso al voto y hace más difícil que los actores partidistas anulen las elecciones.

Representó la primera vez que se utilizó el proceso de iniciativa popular para contrarrestar explícitamente los intentos de anulación de las elecciones.

No obstante, las consecuencias a largo plazo de la disposición de Trump a subvertir los resultados legítimos de unas elecciones para su beneficio político personal siguen siendo un peligro. Una encuesta realizada por el periódico New York Times reveló que, en la mañana del miércoles, alrededor de 210 republicanos que cuestionaron activamente el resultado de las elecciones de 2020 ganaron elecciones al Congreso o al estado.