‘No sé cómo vivir’: el dolor por los seres queridos perdidos en la mortal estampida de Halloween en Seúl
Una monja budista reza en un monumento improvisado afuera de una estación de metro en el distrito de Itaewon, en Seúl, en homenaje a las personas que murieron en la estampida de Halloween del sábado. Foto: Anthony Wallace/AFP/Getty Images

Kim lloró mientras mostraba los últimos mensajes de su hija de 25 años, una de las más de 150 víctimas de la estampida multitudinaria ocurrida en la noche del sábado en Seúl.

“Pensaba que ya no tenía ninguna preocupación porque crié a todos mis hijos, pero no sé cómo vivir”, dijo el hombre de 58 años a los medios de comunicación locales mientras esperaba en la sala del funeral del hospital Mokdong de la universidad para mujeres de Ewha el domingo.

Su hija murió el día del cumpleaños del hombre.

Como regalo, había reservado y pagado una cena de lujo para sus padres en el restaurante Skylounge, y le envió un mensaje que decía: “Pásala bien con mamá“. Ellos le agradecieron y le dijeron que habían disfrutado de una cena estupenda.

Entonces llegó su último mensaje: “Voy a Itaewon a celebrar Halloween”.

La historia de Kim es una de las muchas que se cuentan mientras Corea del Sur guarda luto por la catástrofe ocurrida en la noche del sábado, en la que murieron más de 150 personas, en su mayoría adultos jóvenes, cuando una enorme concurrencia a una fiesta de Halloween se aglomeró en los estrechos callejones del distrito de Itaewon, en Seúl. Fue la peor estampida multitudinaria de la historia del país.

Ahn, de 54 años, esperó seis horas en el hospital universitario Soon Chun Hyang de Seúl antes de recibir la noticia de la muerte de su hija. La mujer contó cómo su hija de 20 años le dio consuelo tras la pérdida de su esposo, y que había renunciado a ir a la universidad y que, en cambio, había elegido vivir con su madre, ayudándola a llegar a fin de mes trabajando medio tiempo en un hospital y en un restaurante.

Además de decenas de locales, también hubo extranjeros entre los fallecidos. La familia de Grace Rached, una australiana de 23 años, la recordó como una talentosa productora de cine a la que le apasionaba marcar la diferencia.

“Extrañamos a nuestra preciosa ángel Grace, que iluminaba la habitación con su contagiosa sonrisa”, dijeron en un comunicado. “Grace siempre hacía que los demás se sintieran importantes y su amabilidad dejaba huella en todos los que conocía. Grace siempre se preocupaba por los demás y todos la querían”.

Su amigo Silvio Cohiji, que conoció a la cineasta en la universidad, comentó que ella era una “persona increíble”. La describió como “un rayo de luz que haría cualquier cosa para animar a la gente que la rodeaba y que tenía una gran vida por delante, estaba haciendo cosas increíbles en su carrera y viajaba mucho”.

'No sé cómo vivir': el dolor por los seres queridos perdidos en la mortal estampida de Halloween en Seúl - image-19-4
La australiana Grace Rached se encontraba con otras dos amigas australianas en Itaewon cuando se produjo la estampida. Foto: Facebook

“(Ella) tenía la alegría de vivir en ella y todos siempre se sentían más felices a su alrededor. Todos gravitaban hacia ella y amaba mucho a sus padres y a su hermana pequeña, realmente era una persona con la que uno tendría la bendición de cruzarse”.

En el momento de la estampida, Rached, de Sídney, estaba con otros dos australianos que ahora están recibiendo tratamiento en terapia intensiva.

‘Como ser apuñalado cien millones de veces’

Steve Blesi pidió públicamente ayuda para encontrar a su hijo el domingo, después de perder contacto con el estudiante de intercambio estadounidense de 20 años, que salió esa noche después de terminar sus exámenes parciales. El personal de la embajada estadounidense le informó a Blesi sobre el fallecimiento de su hijo Steven Blesi horas más tarde.

“Fue como si me apuñalaran como cien millones de veces simultáneamente”, dijo Blesi al periódico New York Times. “Fue como si tu mundo simplemente se derrumbara. Fue paralizante y devastador al mismo tiempo”.

“Él era de espíritu aventurero y cariñoso”, comentó Blesi. “Esa es la única forma que conozco para describirlo. Y la pérdida es simplemente insoportable”.

Blesi contó cómo él y su esposa intentaron mantenerse positivos incluso después de que sus llamadas al celular de Steve fueran finalmente respondidas por un oficial de policía. Tenían la esperanza de que tal vez el estudiante de la Universidad Estatal de Kennesaw, en Georgia, simplemente hubiera perdido su celular o se lo hubieran arrebatado de la mano.

Expresó su enojo con las autoridades por permitir que las multitudes fueran tan grandes. “Veo a los políticos ahí fuera lamentándose en Twitter”, señaló. “Para mí es solo publicidad por su parte. Mientras que ellos deberían estar trabajando para intentar garantizar que haya normas que no permitan que este tipo de aglomeraciones vuelvan a suceder”.

La también estudiante estadounidense Anne Gieske celebró su cumpleaños el día anterior a la fatal estampida en Itaewon. Dan Gieske, el padre de la estudiante de enfermería de 20 años de la Universidad de Kentucky, comentó que la familia estaba devastada y desconsolada por su pérdida.

“Ella era una luz brillante amada por todos”, dijo. “Les pedimos sus oraciones, pero también el respeto a nuestra privacidad. El último regalo que nos dio Anne fue morir en estado de gracia santificante.

Sabemos que un día nos reuniremos con ella en el Reino de Dios”.

Su universidad indicó que “lamenta la trágica pérdida” de Gieske, y añadió: “Hemos estado en contacto con su familia y les proporcionaremos todo el apoyo que podamos –ahora y en los próximos días– mientras afrontan esta indescriptible pérdida”.

“Estaremos allí para todos aquellos de nuestra comunidad que la conocieron y amaron”.

El actor Lee Ji-han, de 25 años, fue recordado como una “persona brillante y pura” tras su fallecimiento en la noche del sábado. Su agencia, 935 entertainment, indicó en un comunicado el domingo: “Todavía recordamos a Lee, quien siempre tenía una gran sonrisa y saludaba a las personas con energía. Era una persona brillante y pura y no podemos creer que ya no podemos verlo”. Su funeral se llevará a cabo el martes.

Sus amigos hablaron sobre su dolor tras enterarse de la muerte de Yuna Kim, una exanimadora de 24 años. Compartiendo imágenes de ella en internet, un amigo dijo: “Lloré durante mucho tiempo. Todavía no puedo creerlo”.

El día siguiente al incidente letal, algunas personas seguían esperando noticias. Una pareja viajó desde Daejeon a Seúl después de que los amigos de su hija les informaran que la vieron por última vez mientras los trabajadores de emergencia se la llevaban.

“Vieron cuando se la llevaban”, explicó el padre. “El último mensaje que recibí de nuestra hija fue: ‘Papá, voy a Seúl por primera vez en mucho tiempo’. Este año cumple 20 años. Solo espero que esté viva”.