Elizabeth Holmes será sentenciada esta semana mientras la saga de Theranos se acerca a su fin
Elizabeth Holmes pasa por seguridad a su llegada al tribunal federal de San José, California, en septiembre de 2022. Foto: Jeff Chiu/AP

Elizabeth Holmes, la fundadora de Theranos, será sentenciada esta semana a hasta 20 años de prisión por su papel en la empresa de análisis de sangre que cayó de la cima de Silicon Valley después de que se descubrieran sus afirmaciones fraudulentas.

La sentencia será dictada en un tribunal de California el viernes, después de que un juez federal rechazara la semana pasada la solicitud de Holmes de que se llevara a cabo un nuevo juicio. Holmes solicitó un nuevo juicio después de haber dicho que un testigo clave de la acusación se disculpó por el papel que desempeñó en su condena.

Ese testigo, el exdirector del laboratorio de Theranos Adam Rosendorff, apareció en agosto en la casa que Holmes comparte con su pareja, William Evans, para expresar su arrepentimiento, indicaron los abogados de la fundadora de la empresa en la solicitud rechazada. Rosendorff mantuvo posteriormente su testimonio original, indicando que solo había lamentado que Holmes –madre de un niño pequeño– se enfrentara a años de prisión.

Holmes fue declarada culpable en enero de cuatro cargos de fraude después de un juicio que duró casi cuatro meses, en el que los fiscales llamaron a 29 testigos para que detallaran el reinado de Holmes de 15 años como CEO.

Es probable que se enfrente a un tiempo considerable tras las rejas, dicen los expertos. Las normas federales para la imposición de penas sugieren un mayor tiempo para los fraudes de mayor cuantía, y las pruebas presentadas ante el tribunal en relación con los cargos por los que fue declarada culpable incluían fraudes electrónicos que ascendían a más de 140 millones de dólares.

“Mi mejor predicción basada en la forma en que funcionan las normas de sentencia es que ella recibirá una sentencia de entre cuatro y cinco años”, señaló James Melendres, abogado defensor de delitos de cuello blanco y exfiscal federal. “Pero no me sorprendería que recibiera una sentencia significativamente más elevada que esa, tal vez incluso superior a los 10 años”.

Durante su juicio, la fundadora acusó a su coconspirador y expareja sentimental Sunny Balwani de abuso, afirmaciones que él ha negado. En un juicio independiente, Balwani fue declarado culpable de los 12 cargos de fraude presentados en su contra por su papel en la empresa. Se enfrentará a su propia sentencia en diciembre.

Los abogados de Holmes la han presentado como un chivo expiatorio que superó una relación tóxica hasta convertirse en una madre cariñosa. En un documento de 82 páginas presentado la semana anterior a la sentencia, argumentaron que era innecesario enviar a Holmes a prisión, en parte porque ya la había estigmatizado una intensa cobertura mediática que la había convertido en una “caricatura de la cual burlarse y difamar”.

Los abogados de Holmes argumentaron que debería ser condenada a una pena no superior a 18 meses. “Reconocemos que esto puede parecer un imposible dada la percepción pública de este caso, especialmente cuando la Sra. Holmes es percibida como la caricatura, no como la persona”, señaló el documento.

El viernes, no obstante, los fiscales solicitaron que Holmes fuera sentenciada a 15 años y a pagar 800 millones de dólares en concepto de indemnización, argumentando que ello “reflejaría la gravedad de los delitos, proporcionaría un castigo justo por los mismos y disuadiría a Holmes y a otros”.

La sentencia marcará el final del viaje de Holmes con Theranos, una empresa por la que abandonó Stanford para fundarla a los 19 años. Prometió una tecnología revolucionaria que podía realizar cientos de pruebas de salud con una sola gota de sangre, a pesar de las pocas pruebas científicas de que funcionaba, forjando asociaciones con importantes empresas del sector salud como Walgreens.

Holmes apareció en conferencias y portadas de revistas mientras Theranos conquistaba Silicon Valley, recaudando cientos de millones de dólares de inversionistas de renombre como el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, el exsecretario de Estado Henry Kissinger y el exsecretario de Defensa James Mattis, que posteriormente testificaron contra ella.

Sin embargo, las grietas comenzaron a aparecer en 2015, cuando un reportaje del periódico Wall Street Journal reveló que las pruebas internas de la empresa presentaban inexactitudes evidentes, y que la empresa realizaba otras pruebas utilizando la metodología tradicional de extracción de sangre y laboratorios externos.

Holmes, de 38 años, fue acusada en 2018 de 12 cargos de fraude por su papel en la empresa. El juicio comenzó en 2021 después de los retrasos ocurridos luego de que Holmes revelara que estaba embarazada. El proceso atrajo un frenesí mediático afuera del tribunal de San José, donde Holmes testificó que no cometió fraude de forma consciente y que creía en la promesa de la empresa.

Holmes fue declarada culpable de cuatro cargos, entre ellos un cargo de conspiración para estafar a los inversionistas y tres cargos de fraude electrónico cometidos contra los inversionistas, no obstante, fue absuelta de tres cargos relacionados con los pacientes que recibieron resultados inexactos de las pruebas. El jurado se mantuvo en un punto muerto en tres de los cargos.

La condena y la sentencia podrían marcar una nueva era para Silicon Valley, una industria que desde hace años ha promovido la cultura del “fake it till you make it” (finge hasta que lo logres), en la que los fundadores deben hacer grandes promesas, muchas veces con poca evidencia, para captar interés y fondos para sus empresas emergentes.

El hecho de que el gobierno tuviera éxito en su acusación contra Holmes y Balwani es “significativo”, señaló Neama Rahmani, exfiscal federal y cofundadora de West Coast Trial Lawyers.

“Los ejecutivos van a tener mucho más cuidado con lo que dicen durante la fase emergente, lo que les dicen a los inversionistas”, comentó. “Esto demuestra que el gobierno les va a pedir cuentas”.
Associated Press contribuyó con información.