El intercambio de criptomonedas FTX espera tener más de 1 millón de acreedores
FTX se enfrentó a una 'grave crisis de liquidez' el viernes, indicó la declaración de quiebra. Foto: Leon Neal/Getty Images

El intercambio de criptomonedas en quiebra FTX espera tener más de un millón de acreedores individuales, indicó la empresa en su primera declaración de quiebra, dispersos en más de 100 empresas de todo el grupo.

Según la declaración presentada ante el Tribunal de Quiebras del estado estadounidense de Delaware, donde tiene su sede FTX US, Sam Bankman-Fried, fundador y director ejecutivo, renunció a su cargo a las 4:30 de la madrugada del viernes, “tras una consulta con su propio abogado”.

“FTX se enfrentó a una grave crisis de liquidez que hizo necesaria la presentación de estos casos con carácter urgente el pasado viernes”, señalan los documentos. “Surgieron dudas sobre el liderazgo del Sr. Bankman-Fried y el manejo del complicado conjunto de activos y negocios de FTX bajo su dirección”.

La nueva dirección de la empresa ha estado en contacto con un gran número de organizaciones policiales, confirma la declaración, entre ellas “la Fiscalía de los Estados Unidos, la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos, la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos y docenas de agencias reguladoras federales, estatales e internacionales”.

Normalmente, el Tribunal de Quiebras de Delaware exige a la empresa que presente una lista de los 20 principales deudores no garantizados, sin embargo, FTX solicitó permiso para hacer las cosas de forma diferente: dado que tiene más de 100 empresas que se declaran en quiebra como si fueran un solo bloque, desea fusionar todas las reclamaciones en una lista de 50 personas y organizaciones.

“Hay más de 100 mil acreedores en estos casos del Capítulo 11. De hecho, podría haber más de un millón de acreedores en estos casos del Capítulo 11”, indican los abogados. “Los deudores prevén que se produzca una superposición entre las listas de acreedores de los distintos deudores, y determinados deudores pueden tener menos de 20 acreedores no garantizados significativos”. La compañía también solicitó permiso para presentar un aviso por correo electrónico, en lugar de por correo postal.

Aunque las personas que depositan en un intercambio de criptomonedas pueden considerarse similares a los titulares de cuentas bancarias, cuentan con una protección legal muy inferior. En el caso de un intercambio en quiebra como FTX, son simplemente acreedores no garantizados, y legalmente son algunos de los últimos acreedores en recuperar sus fondos, muy por detrás de los préstamos bancarios y un poco por delante de los propietarios de acciones.

En el pasado, FTX se benefició de dicha disyuntiva entre las expectativas y la realidad, adquiriendo este año los restos del fallido pseudobanco de criptomonedas Voyager con la promesa explícita de proteger a todas las personas que depositaban en la empresa mediante la transferencia de sus cuentas a la plataforma de FTX. Ahora, esas personas se han convertido nuevamente en acreedores no garantizados.