Los niños tienen que hablar más de sus sentimientos y luchar contra la desigualdad, informe
'La forma en que los niños y los hombres se comportan marca una enorme diferencia en la vida de las niñas y las mujeres', sugiere la iniciativa. Foto: Borges Samuel/Alamy

Se debería animar a los niños a ignorar los estereotipos de género y a compartir sus emociones, según indica el equipo responsable de una nueva iniciativa británica que pretende animarlos a hablar de sus sentimientos y a denunciar la desigualdad.

La iniciativa Global Boyhood Initiative, cofundada por la organización estadounidense de igualdad de género Equimundo y la Fundación Kering, organización benéfica francesa contra la violencia de género, pretende brindar a los adultos las herramientas necesarias para educar a los niños para que se conviertan en hombres que adopten una masculinidad sana.

El informe –The State of UK Boys– fue publicado con motivo del lanzamiento de la iniciativa estadounidense en el Reino Unido, y reúne los resultados de una serie de investigaciones académicas realizadas en los últimos 20 años, e incluye las opiniones de 15 investigadores en el campo del género, las masculinidades y la infancia.

Uno de los autores del informe y miembro de Equimundo, David Bartlett, comentó: “La forma en que se comportan los niños y los hombres marca una enorme diferencia en la vida de las niñas y las mujeres, y de las personas de todas las identidades de género, en todos los ámbitos de su vida”.

“Desde el acoso sexual y la violencia de género, hasta la brecha salarial de género y las rupturas de relaciones, las actitudes y el comportamiento de los niños y los hombres tienen una enorme influencia”.

“Por lo tanto, tenemos que criar una generación de niños que sea capaz de establecer y mantener relaciones sanas, respetuosas y afectuosas con personas de todos los géneros, y que no se deje influenciar por los estereotipos de género restrictivos”.

El informe de 35 páginas afirma que, aunque las ideas sobre el género y la infancia están cambiando para volverse más fluidas, las ideas tradicionales de masculinidad, como la proeza física, sexual e intelectual –así como la heterosexualidad– siguen predominando.

Afirma que los niños entienden que la “violencia real” involucra a los hombres y les cuesta percibir o nombrar otros actos como violentos, por ejemplo, la violencia entre compañeros o hermanos o la violencia emocional o sexual en las escuelas u hogares.

La evidencia reciente sugiere que existe cierto desplazamiento en las escuelas hacia prácticas menos sexistas, indicó el informe.

No obstante, señaló que el deporte organizado y la educación física son áreas en las que es urgente abordar cuestiones de género e igualdad, ya que la popularidad suele ser la recompensa para aquellos que son “buenos” en los deportes y la exclusión y humillación por ser “de niñas” para aquellos que no están a la altura de los ideales atléticos masculinos.

Céline Bonnaire, directora ejecutiva de la fundación Kering Foundation, comentó: “Para combatir eficazmente la violencia contra las mujeres y las niñas, es esencial abordar los orígenes de esta violencia”.

“La Fundación Kering se enorgullece de ser cofundadora de la Global Boyhood Initiative. Su lanzamiento en el Reino Unido, con su plan de estudios piloto basado en evidencia para estudiantes de siete a once años, es una oportunidad para trabajar de forma directa con las generaciones más jóvenes, que pueden moldear un futuro más equitativo en materia de género.

Los niños tienen que hablar más de sus sentimientos y luchar contra la desigualdad, informe - qatar-2022