Bob Dylan se disculpa por usar una máquina para autografiar libros supuestamente firmados a mano
'Fue un error de juicio': Bob Dylan (fotografiado presentándose en 2012) se disculpó por utilizar una máquina para autografiar ejemplares de su nuevo libro titulado The Philosophy of Modern Song. Foto: Christopher Polk/Getty Images

Bob Dylan emitió un inusual comunicado público para disculparse por su “error de juicio”, en medio de la controversia sobre el uso de una máquina para autografiar copias especiales de su nuevo libro que fueron promocionadas como “firmadas a mano”.

El libro, titulado The Philosophy of Modern Song, contiene comentarios del legendario cantautor sobre temas de otros artistas y salió a la venta a principios de noviembre, con un tiraje limitado de 900 ediciones “firmadas a mano” que fueron vendidas por 599 dólares cada una. Todos los ejemplares estaban acompañados de una carta de autenticidad de la editorial Simon & Schuster.

Cuando los compradores comenzaron a recibir sus ejemplares, muchos compartieron fotografías de sus libros en internet, y rápidamente se dieron cuenta de que tenían firmas idénticas.

En un comunicado, el músico de 81 años señaló que todas sus firmas “a lo largo de los años” fueron hechas a mano.

“Sin embargo, en 2019 padecí un mal caso de vértigo y continuó durante los años de la pandemia”, escribió. “Se necesita un equipo de cinco personas que trabajen en estrecha colaboración conmigo para ayudar a habilitar estas sesiones de firmas, y no pudimos encontrar una forma segura y viable que permitiera completar lo que necesitaba hacer mientras el virus causaba estragos”.

“Así pues, durante la pandemia, resultaba imposible firmar algo y el vértigo no ayudaba. Con los plazos contractuales inminentes, me sugirieron la idea de utilizar un autopen, junto con la garantía de que este tipo de cosas se hacen ‘todo el tiempo’ en el mundo del arte y la literatura”.

“Utilizar una máquina fue un error de juicio y quiero rectificarlo inmediatamente. Estoy trabajando con Simon & Schuster y mis socios de la galería para hacerlo”.

Simon & Schuster se disculpó por la controversia de la semana pasada, y ofreció reembolsos a los compradores que no estaban contentos.

“Resulta que los libros de edición limitada sí contienen la firma original de Bob Dylan, pero en forma de réplica hecha con máquina”, escribieron en Twitter.

La validez de las firmas de Bob Dylan en sus impresiones artísticas –muchas de las cuales se venden actualmente por más de 14 mil 500 dólares– también fue cuestionada. Castle Fine Art, un minorista de arte de Reino Unido que vende impresiones de las pinturas de Dylan, señaló que fueron “totalmente ignorantes del uso de autopen” y encontraron que solo dos líneas de impresiones –ambas lanzadas este año– fueron firmadas con un autopen en lugar de forma manuscrita.

“Podemos confirmar que todas las demás ediciones anteriores a estos lanzamientos fueron firmadas a mano de forma individual por el propio Bob Dylan”, escribieron en un comunicado, ofreciendo reembolsos a los compradores, con la condición de que devolvieran sus certificados de autenticidad iniciales “por uno que reflejara la firma con autopen”.

El uso del autopen ha sido abundante en los círculos políticos. En 2011, Barack Obama se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en aprobar una ley con una firma autopen.

Sin embargo, su uso por parte de los famosos ha suscitado una mayor controversia. A principios de este año, los admiradores acusaron a Dolly Parton de firmar su último libro con autopen. Sinéad O’Connor también admitió el año pasado haber utilizado un sello de firma para inscribir su libro de memorias.