China se centra en las personas mayores en la campaña de vacunación contra el Covid-19
Se ordenó a las autoridades locales que mejoraran la promoción y el suministro de vacunas a los grupos de personas mayores. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Las autoridades de salud chinas anunciaron una campaña para acelerar la vacunación de las personas mayores contra el Covid-19, mientras la policía patrullaba las principales ciudades para reprimir las protestas contra la estricta política de cero Covid del país.

La baja tasa de vacunación entre las personas mayores es uno de los principales obstáculos para relajar la política de cero Covid, la cual ha mermado el crecimiento económico, ha perturbado la vida de millones de personas y ha provocado tres días de protestas sin precedentes.

En una conferencia de prensa ordinaria el martes, las autoridades indicaron que solo el 76.6% de las personas mayores de 80 años habían recibido dos dosis de la vacuna, en comparación con más del 90% de la población general, y que solo el 65.8% había recibido una dosis de refuerzo.

La Comisión Nacional de Salud (CNS) de China indicó que destinaría un mayor número de vacunas a las personas mayores de 80 años y reduciría a tres meses el intervalo entre la vacunación básica y las dosis de refuerzo para las personas mayores.

En el marco de un nuevo plan de “refuerzo de la vacunación contra el coronavirus de las personas mayores“, la Comisión Nacional de Salud (CNS) señaló que destinaría más vacunas a las personas mayores de 80 años y reduciría a tres meses el intervalo entre la vacunación básica y las vacunas de refuerzo para las personas mayores.

Se ordenó a las autoridades locales que mejoraran la promoción y la administración de vacunas a los grupos de personas mayores, que se han mostrado mucho más renuentes a la vacunación en comparación con las generaciones más jóvenes. Algunas personas que se negaron a vacunarse tendrán que empezar a explicar sus motivos, dijeron las autoridades.

China aún no ha aprobado las vacunas de ARNm, que han demostrado ser más eficaces, para su uso público. Los expertos en salud han expresado su temor a que el levantamiento de la política de cero Covid mientras haya sectores de la población que no estén completamente inmunizados podría saturar el sistema de salud de China.

El martes, China registró 38 mil 421 contagios en el país, una cifra ligeramente inferior a los máximos registrados durante el fin de semana y baja en comparación con el número de casos registrados en los países occidentales durante el apogeo de la pandemia.

Silencio incómodo: Un funcionario chino se queda sin palabras tras una pregunta sobre las protestas, video

Un funcionario reconoció “los problemas reportados por la gente recientemente”, que atribuyó a la aplicación de las políticas gubernamentales a nivel local y no a las políticas en sí mismas.

La fuerte presencia policial y las detenciones parecieron disuadir a los manifestantes en muchas ciudades el martes. Los videos difundidos en las redes sociales, que no pudieron ser verificados de forma independiente, mostraron a cientos de policías ocupando una gran plaza pública en la ciudad de Hangzhou en la noche del lunes, impidiendo que se congregara la gente.

En Shanghái y Beijing, en la mañana del martes se pudo ver a la policía todavía patrullando zonas de las ciudades donde algunos grupos de la aplicación de redes sociales Telegram sugirieron que la gente se reuniera de nuevo.

Hubo informes de que la policía le pidió a la gente sus teléfonos para comprobar si tenían redes privadas virtuales (VPN) y la aplicación Telegram, que fue utilizada por los manifestantes del fin de semana. Las redes privadas virtuales son ilegales para la mayoría de la gente en China, mientras que la aplicación Telegram está bloqueada en la red china.

Las personas también compartieron instrucciones en Telegram sobre cómo mantener los datos del teléfono a salvo de los controles policiales aleatorios, incluyendo aplicaciones o ajustes para borrar rápidamente los datos. “Qué hacer si te roban el teléfono o te lo quita la policía, esta pequeña guía puede evitar situaciones desagradables en el futuro”, se leía en un mensaje.

En Shanghái, cerca de uno de los lugares donde se produjeron las protestas del fin de semana, el personal de los bares comentó a la agencia de noticias AFP que les habían ordenado cerrar a las 10 de la noche, hora local, para “controlar la enfermedad”. Pequeños grupos de agentes se colocaron frente a cada salida del metro.

Durante el día, los periodistas de AFP vieron cómo los agentes detuvieron a cuatro personas, liberando posteriormente a una de ellas. “El ambiente esta noche es de nerviosismo. Hay muchos policías alrededor”, dijo un hombre de unos 30 años al caer la tarde.

Un incendio mortal ocurrido la semana pasada en Urumqi, la capital de la región noroccidental china de Xinjiang, constituyó el catalizador de la ola de indignación, y los manifestantes culparon a las restricciones impuestas por el Covid-19 de obstaculizar las labores de rescate, afirmaciones que ha negado el gobierno.

Agence France-Presse y Reuters contribuyeron a este artículo.