Downing Street descarta modificar la ley para la devolución de los mármoles del Partenón
Sección de los mármoles del Partenón en el Museo Británico de Londres. Fueron sacados de Grecia a principios del siglo XIX. Foto: Matthew Fearn/PA

Rishi Sunak descartó la posibilidad de modificar la ley que podría impedir que el Museo Británico devolviera los mármoles del Partenón a Grecia, después de que se descubriera que los administradores mantuvieron conversaciones secretas con el primer ministro griego en relación con el futuro de las piezas.

El vocero oficial del primer ministro indicó que no había planes para modificar la legislación, en virtud de la cual un museo solo puede deshacerse de piezas de su colección en circunstancias muy limitadas. Sin embargo, podría decidir prestar parte de la colección a Grecia.

El Museo Británico indicó que desea una “nueva asociación con Grecia en relación con el Partenón”, pero que actúa dentro de la ley “y no vamos a desmantelar nuestra gran colección, ya que cuenta una historia única de nuestra humanidad común”.

El excanciller George Osborne, presidente del Museo Británico, ha mantenido conversaciones con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, desde noviembre de 2021 sobre la posible devolución de las esculturas, según informó el periódico griego Ta Nea. Sin embargo, el vocero oficial de Sunak dijo: “No tenemos planes de cambiar la ley, que impide sacar piezas de la colección del Museo Británico salvo en determinadas circunstancias”.

Nuestra postura al respecto no ha cambiado. Las decisiones relativas al cuidado y la gestión de las colecciones son competencia del museo y sus administradores. Las esculturas del Partenón pertenecen legalmente a los fideicomisarios y son independientes del gobierno desde la perspectiva operativa”

Los mármoles –que decoraban el templo del Partenón de la Acrópolis de Atenas, de 2 mil 500 años de antigüedad– fueron adquiridos por Lord Elgin a principios del siglo XIX, cuando fue embajador británico en el Imperio Otomano, y han sido objeto de una larga disputa sobre el lugar en el que se deberían exponer.

Además de la controversia sobre los mármoles, en las últimas semanas el Horniman Museum ubicado en el sur de Londres devolvió a Nigeria bronces saqueados de la ciudad de Benín, y la Wellcome Collection cerró su galería Medicine Man debido a que “perpetúa una versión de la historia de la medicina basada en teorías y lenguaje racistas, sexistas y que promueve la discriminación contra las personas con capacidades diferentes”.

Downing Street señaló que los ciudadanos “votarían con sus acciones” si no les gustaba que los museos retiraran objetos controvertidos de sus colecciones.

“Soy prudente en cuanto a comentar cómo determinados museos deberían exponer sus colecciones; creo que es una cuestión que les corresponde legítimamente a ellos”, dijo el vocero. “Es evidente que tendrán que justificar ante los ciudadanos cualquier decisión que tomen y los ciudadanos emitirán un juicio basado en sus acciones sobre si creen que han logrado el equilibrio adecuado”.