El sitio de entierro femenino de principios de la Edad Media es el “más significativo jamás descubierto” en el Reino Unido
Reconstrucción del lugar de sepultura cerca de Harpole, en Northamptonshire. Foto: MOLA (Museum of London Archaeology)

Los arqueólogos no suelen saltar de emoción, pero el equipo de arqueología del Museo de Londres apenas podía contenerse el martes cuando desveló un “estimulante” descubrimiento realizado el último día de una excavación que, de lo contrario, habría resultado infructuosa en primavera.

“Se trata del lugar de sepultura femenino medieval más importante jamás descubierto en Gran Bretaña”, explicó el director de la excavación, Levente Bence Balázs, casi saltando de euforia. “Encontrar algo así es el sueño de cualquier arqueólogo”.

“Estaba buscando en una supuesta fosa de basura cuando vi unos dientes”, añadió Balázs, con la voz entrecortada por la emoción al recordarlo. “Después aparecieron de la tierra dos objetos de oro que me deslumbraron. Estos objetos no han visto la luz en mil 300 años, y ser la primera persona que los ve es una experiencia indescriptible. Pero ni siquiera entonces sabíamos cuán especial iba a ser este hallazgo”.

Lo que Balázs encontró fue una mujer enterrada entre los años 630 y 670 d.C., una mujer enterrada en un lecho junto a un extraordinario collar de 30 piezas de oro labrado, granates y piedras semipreciosas. Se trata, con diferencia, del collar más rico de este tipo jamás descubierto en Gran Bretaña y revela un trabajo artesanal sin igual en los primeros tiempos de la Edad Media.

El sitio de entierro femenino de principios de la Edad Media es el "más significativo jamás descubierto" en el Reino Unido - 3000
Colección de dijes de un collar. Foto: Andy Chopping/MOLA (Museum of London Archaeology)

Junto a la mujer también estaba enterrada una cruz de gran tamaño y de compleja decoración, enterrada boca abajo, otro rasgo único y misterioso de los secretos de la sepultura, y que contenía representaciones muy inusuales de un rostro humano en delicada plata con ojos de cristal azul. Junto a ella se enterraron dos vasijas, también únicas porque aún contienen un misterioso residuo que todavía no se ha analizado.

“Se trata de un hallazgo de importancia internacional. Este descubrimiento ha impulsado el curso de la historia, y el impacto será mayor a medida que investiguemos más a fondo este hallazgo”, señaló Balázs. “Estos misteriosos descubrimientos suscitan muchas más preguntas de las que responden. Queda mucho por descubrir sobre lo que hemos encontrado y lo que significa”.

La excavación realizada en abril fue poco prometedora. El pequeño y aislado pueblo de Harpole, en Northamptonshire, cuyo nombre significa “estanque sucio”, era conocido hasta entonces únicamente por su festival anual de espantapájaros y su proximidad a la que posiblemente sea una de las peores estaciones de servicio de autopista del Reino Unido.

No había iglesias antiguas cerca de la excavación ni otros lugares de sepultura. Sin embargo, gracias a la práctica de la arqueología financiada por promotores inmobiliarios, la empresa constructora de viviendas Vistry Group encargó una búsqueda en la zona en la que estaban construyendo.

El sitio de entierro femenino de principios de la Edad Media es el "más significativo jamás descubierto" en el Reino Unido - 2000
Reconstrucción y disposición del collar una al lado de la otra. Foto: MOLA (Museum of London Archaeology)

“He trabajado para Vistry durante 19 años, por lo que he interactuado mucho con arqueólogos”, explicó Daniel Oliver, director técnico regional de Vistry. “Estoy acostumbrado a que Simon (Mortimer, asesor arqueológico del grupo RPS) me llame muy emocionado por unos fragmentos de vasijas”. A su lado, Mortimer se muestra visiblemente rígido en señal de protesta, y Oliver añade rápidamente: “Los fragmentos de vasijas son muy emocionantes, por supuesto”.

“El día que el equipo descubrió el tesoro de Harpole, tenía cinco llamadas perdidas de Simon en mi teléfono”, comentó Oliver. “Supe entonces que se trataba de algo más que fragmentos de vasijas. Por muy emocionantes que sean”.

La mujer –y se trata de una mujer, aunque solo quedan las coronas de sus dientes– era casi con toda seguridad una de las primeras líderes cristianas con un importante patrimonio personal, tal vez una abadesa y una princesa. Lyn Blackmore, especialista del equipo de arqueología del Museum of London, señaló: “Se han encontrado mujeres enterradas junto a espadas, pero nunca hombres enterrados junto a collares”. Los expertos coinciden en que la mujer debió haber sido una de las primeras de Gran Bretaña en alcanzar un alto cargo eclesiástico.

El sitio de entierro femenino de principios de la Edad Media es el "más significativo jamás descubierto" en el Reino Unido - 1101-983x1280
La conservadora Liz Barham trabajando en la sepultura. Foto: MOLA (Museum of London Archaeology)

Por muy devota que fuera, como evidentemente lo fue, su tumba es la prueba de una época de cambios en la que las creencias paganas y cristianas aún estaban en transformación. “Se trata de una fascinante sepultura de iconografía combinada: la decoración de la sepultura tiene un marcado carácter pagano, pero la tumba también está fuertemente impregnada de iconografía cristiana”, explicó Mortimer.


Vistry renunció a sus derechos sobre el tesoro, que ahora pertenece al Estado. El equipo espera que se exponga en la localidad una vez finalizados los trabajos de conservación, una labor meticulosa que requerirá al menos otros dos años.

Oliver no se atreve a decir dónde se encuentra realmente la excavación. No se ha construido sobre el terreno, pero tampoco está marcado. “No queremos que la gente venga con detectores de metales”, comentó. “Eso sería demasiado”.