La perra mascota Bluebell fue trasladada por error a Arabia Saudita en lugar de a Tennessee
Madison Miller con Bluebell, que fue trasladada por error a Arabia Saudita en lugar de Tennessee. Foto: Captura de pantalla de video/WVLT8

La perra mascota de una familia estadounidense se llevó la sorpresa de su vida cuando fue enviado accidentalmente a Arabia Saudita en lugar de al hogar de su dueña en Nashville, Tennessee.

Bluebell, de cinco años, fue adoptada por su familia humana en Londres, Inglaterra, pero iba a trasladarse con ellos de vuelta a Nashville cuando British Airways cometió un error bastante drástico y en su lugar fue enviada en avión a Arabia Saudita, informó la cadena de televisión local WVLT8.

Mientras tanto, en Nashville, la dueña de Bluebell, Madison Miller, recibió al perro equivocado. Se inició una búsqueda mundial para averiguar el paradero real de Bluebell.

“Dijeron que ella no estaba en Nashville, y dijeron que su mejor conjetura era que ella estaba en Arabia Saudita “, comentó la dueña de Bluebell, Madison Miller, a la estación de televisión. “Cuando supimos que ella estaba en Arabia Saudita, nos pusimos manos a la obra. ¿Cómo la recuperamos?”.

Al final, le mostraron a la familia Miller una foto de Bluebell, infeliz en su jaula y a miles de kilómetros de distancia. Finalmente, tres días y tres vuelos después, Bluebell fue devuelta a la familia Miller.

“Nos dijeron que esto nunca había ocurrido antes; nosotros ni siquiera entendemos cómo pudo ocurrir porque hay muchos controles de seguridad”, dijo Miller a la cadena de televisión.

Bluebell, según indicó su familia, ha mostrado signos de estrés y nerviosismo desde su desventura.
WVLT8 informó que British Airways remitió una solicitud de comentarios a la empresa de carga, IAG Cargo, la cual indicó en un comunicado: “Aunque el trayecto de Bluebell fue más largo de lo debido, nos aseguramos de que estuviera en el primer vuelo de vuelta a Nashville desde el aeropuerto londinense de Heathrow”.

Y añadieron: “Durante el tiempo que estuvo con nosotros recibió refrigerios con frecuencia y pasó tiempo al aire libre para estirar las piernas, incluidos paseos regulares y ocho horas con el equipo del centro Heathrow Animal Reception que se encargó de cuidarla. A pesar de estas medidas, entendemos que esta ha sido una situación molesta para Bluebell y sus dueños y seguimos en contacto con ellos para resolver la situación”.