El rey Carlos destaca la crisis del costo de la vida en su primer discurso navideño transmitido
El rey Carlos rinde homenaje a su madre en su primer mensaje navideño como soberano.

El rey Carlos destacó la crisis del costo de la vida y la “gran ansiedad y dificultad” de muchas personas que se esfuerzan por “pagar sus facturas y mantener a sus familias alimentadas y calientes” en su primer mensaje de Navidad.

En el mensaje, con la nación inmersa en problemas económicos y con la guerra de Ucrania como telón de fondo, el rey dedicó gran parte de su discurso transmitido a las personas que ayudan a aliviar la difícil situación de los demás.

Las imágenes de los bancos de alimentos y las comidas repartidas a las personas necesitadas ocuparon un lugar destacado, mientras el rey elogiaba a “las personas maravillosamente amables” que donaron alimentos o su tiempo.

En su discurso, pronunciado desde el coro de la Capilla de San Jorge, en Windsor, donde la difunta reina Isabel II también transmitió su mensaje de Navidad en 1999, el monarca rindió homenaje a su madre y reconoció a otras personas que perdieron a seres queridos.

Dirigiéndose a personas de todas las religiones y de ninguna, el monarca dijo que las comunidades religiosas eran algunas de las que ayudaban a otras personas que atravesaban dificultades económicas. También elogió a los voluntarios, trabajadores de organizaciones benéficas, personal de salud y otras personas que han dado un paso al frente para ayudar en tiempos de adversidad.

En cuanto a su tema central, la “dedicación altruista”, dijo, podía verse “en nuestras fuerzas armadas y servicios de emergencia, que trabajan incansablemente para mantenernos a salvo “.

“Lo vemos en nuestros profesionales de la salud y de la asistencia social, en nuestros maestros y, de hecho, en todos aquellos que trabajan en el servicio público, cuya habilidad y compromiso están en el centro de nuestras comunidades”.

“Y en estos momentos de gran ansiedad y dificultad –ya sea para quienes en todo el mundo se enfrentan a conflictos, hambrunas o desastres naturales, o para quienes en casa encuentran la forma de pagar sus facturas y mantener a sus familias alimentadas y calientes– lo vemos en la humanidad de la gente de todas nuestras naciones y de la Commonwealth, que tan rápidamente responden a la difícil situación de los demás”.

“En particular, quiero rendir homenaje a todas esas personas maravillosamente amables que tan generosamente donan alimentos o donativos, o el bien más preciado de todos –su tiempo– para ayudar a aquellos de su entorno que más lo necesitan, así como a las numerosas organizaciones benéficas que realizan una labor tan extraordinaria en las circunstancias más difíciles”.

De su propia fe anglicana, compartió el profundo impacto que le causó visitar la Basílica de la Natividad en Belén hace algunos años, el lugar que los cristianos conmemoran como el lugar de nacimiento de Jesús. “Significó para mí más de lo que puedo expresar el hecho de estar en ese lugar donde, como nos dice la Biblia, nació ‘La luz que ha venido al mundo'”.

El mensaje pregrabado comenzó con su reflexión sobre estar “tan cerca de donde mi amada madre descansa junto a mi querido padre” en la capilla memorial del rey Jorge VI, mientras agradecía a la población “el amor y la simpatía” expresados en tarjetas y mensajes de condolencia.

Sobre su pérdida personal, comentó: “La Navidad es un momento particularmente conmovedor para todos los que hemos perdido a seres queridos. Sentimos su ausencia en cada giro familiar de la temporada y los recordamos en cada preciada tradición”. Compartió la “fe en las personas” de la difunta reina, y la creencia religiosa del “poder de la luz sobre la oscuridad”, dijo.

La emisión incluyó imágenes de las fuerzas armadas y los servicios de emergencia trabajando. También mostró el núcleo de la familia real tal como es actualmente. El príncipe y la princesa de Gales aparecieron en una visita a la localidad galesa de Swansea.

Otros miembros de la familia real aparecieron en diversos eventos, entre ellos el conde y la condesa de Wessex. Pero no hubo imágenes ni referencias al duque y la duquesa de Sussex.

Carlos celebró el Día de Navidad en Sandringham con los miembros de la familia real dando su tradicional paseo navideño hasta la iglesia de Santa María Magdalena, en la finca de Norfolk.

El rey y la reina consorte encabezaron a los miembros de la familia real en su recorrido hacia la iglesia de Santa María Magdalena, en Sandringham, para el primer servicio religioso del día de Navidad desde la muerte de la reina Isabel II. El duque de York los acompañó como miembro de la familia, aunque ya no desempeña ninguna función pública ni es miembro activo de la realeza.

Por primera vez, el príncipe y la princesa de Gales llevaron a su hijo menor, Luis, de cuatro años, que se unió a sus hermanos Jorge, de nueve, y Carlota, de siete. Otros miembros de la realeza que acudieron a la iglesia junto a un pequeño grupo de público fueron las hijas de Andrés, Beatriz y Eugenia, y el conde y la condesa de Wessex.