Las autoridades sanitarias de EU se preparan para un posible aumento de casos de Covid-19 tras las vacaciones
Personas reunidas en el Grand Central Market en Los Ángeles, California. Las pruebas del aumento de casos de Covid-19 en Estados Unidos se hicieron evidentes tras el Día de Acción de Gracias. Foto: Caroline Brehman/EPA

Las autoridades sanitarias estadounidenses se están preparando para un posible brote de Covid-19 en las próximas semanas tras las reuniones navideñas en espacios cerrados entre una población que ha abandonado en gran medida la aplicación de medidas preventivas.

La preocupación por este repunte surge en medio del aumento de casos de influenza y del virus respiratorio sincitial VSR en Estados Unidos. Los expertos advierten que esta denominada “triple epidemia” podría suponer una carga aún mayor para el ya desbordado sistema de salud estadounidense.

Las pruebas de este aumento aparecieron con toda claridad tras el Día de Acción de Gracias, celebrado el 24 de noviembre de este año. Los datos semanales de nuevos casos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del 30 de noviembre se situaron en 308 mil 578, y aumentaron a 470 mil 963 en el informe del 7 de diciembre. En el informe semanal del 14 de diciembre, esa cifra disminuyó a 455 mil 28, pero aumentó a 487 mil 367 en el análisis del 21 de diciembre.

También están aumentando las hospitalizaciones. El promedio de siete días del 15 al 21 de diciembre fue de 5 mil 376, en comparación con los 5 mil 52 registrados la semana anterior. Los datos muestran que este aumento se ha estado produciendo desde finales de octubre, tras varios meses de disminuciones, según indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Este aumento se está haciendo notar de diferentes maneras en todo Estados Unidos. En Florida, el número de hospitalizaciones por Covid-19 en todo el estado se mantiene aproximadamente en los picos de los últimos tres meses, impulsado por las subvariantes de ómicron, informó el periódico Palm Beach Post.

En el área metropolitana de Washington, DC, los casos han aumentado desde el Día de Acción de Gracias, pero no han alcanzado los niveles observados durante la temporada navideña de 2021, cuando ómicron comenzó a imponerse en todo Estados Unidos, según informó el periódico Washington Post. El análisis realizado sobre las aguas residuales en Houston, Texas, sugiere que se está produciendo un “mini repunte” que coincide con la creciente prevalencia de las subvariantes BQ.1 y BQ.1.1 de ómicron, informó el diario Houston Chronicle.

Aunque estas cifras palidecen en comparación con el pico de invierno de 2022 registrado en Estados Unidos –con más de 5.6 millones de nuevos casos reportados la semana del 19 de enero–, las autoridades están trabajando para contrarrestar esta tendencia al alza.

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció el 15 de diciembre que su gobierno iba a volver a poner en marcha un programa que envía pruebas gratuitas de Covid-19 a los hogares estadounidenses a través del servicio postal. La Casa Blanca indicó que las autoridades estaban preparadas para cubrir las necesidades de personal sanitario en todo Estados Unidos, y que los suministros médicos de la reserva estratégica nacional estaban listos para ser enviados en caso de que fuera necesario.

Aunque Estados Unidos se enfrenta a un posible aumento estacional, parece que muchas personas no están tan preocupadas. Solo el 14.6% de los residentes estadounidenses mayores de cinco años han recibido su dosis de refuerzo actualizada, de la cual se dice que proporciona una mayor protección contra las variantes de ómicron, indican los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En Estados Unidos se han registrado casi 1.1 millones de muertes por Covid-19. Se han reportado más de 100 millones de casos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.