‘Estamos en una carrera espacial’: la NASA alerta sobre los planes chinos para la Luna
La cápsula de regreso de la misión espacial tripulada Shenzhou-13 es vista tras aterrizar en la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China, en abril de 2022. Foto: Peng Yuan/AP

Estados Unidos está inmerso en una carrera espacial con China y el país necesita “estar atento” de que su rival no gane terreno e intente dominar los recursos lunares, advirtió el principal funcionario de la NASA.

La valoración procedió del administrador de la NASA, Bill Nelson, exastronauta y senador del estado de Florida, que prosiguió advirtiendo que China podría llegar a reclamar la “propiedad” de las zonas de la Luna ricas en recursos.
La contienda entre Estados Unidos y China, añadió, se estaba intensificando y los próximos dos años podrían determinar qué país conseguiría una ventaja.

“Es un hecho: estamos en una carrera espacial”, comentó Nelson a Politico. “Y es cierto que más vale que estemos atentos a que no lleguen a un lugar de la Luna con la excusa de una investigación científica. Y no queda fuera de lo posible que ellos digan: ‘No se acerquen, estamos aquí, este es nuestro territorio'”.

Nelson mencionó la agresión china sobre las islas del Mar de la China Meridional, donde Beijing ha establecido bases militares, como prueba de su ambición territorial. “Si tienen dudas de ello, vean lo que hicieron con las islas Spratly”, señaló.

El año pasado, el programa espacial de China lanzó una estación espacial en órbita terrestre y ha llevado a cabo diversas misiones en órbita lunar y de recolección de muestras. La tercera fase del programa, que prevé establecer una estación autónoma de investigación lunar cerca del polo sur de la Luna, está programada para el año 2025.

En diciembre, el gobierno chino presentó su visión de un aterrizaje lunar tripulado, transporte espacial, infraestructuras y gobernanza espacial. China también anunció el objetivo de llevar taikonautas a la Luna a finales de esta década.

Por su parte, la NASA recientemente completó la misión Artemis I, de 26 días de duración, cuyo objetivo era tomar imágenes de la superficie lunar. Las futuras misiones están diseñadas para establecer una mayor actividad en la Luna. Sin embargo, Estados Unidos también tiene la vista puesta en Marte.

Los altos mandos militares estadounidenses también han alertado sobre la militarización china del espacio y los problemas de seguridad que conlleva.

“Es muy posible que nos alcancen y nos superen”, indicó la teniente general de la Fuerza Espacial Nina Armagno en una visita a Australia. “El progreso que han realizado ha sido asombroso, asombrosamente rápido”.

No obstante, Beijing ha rechazado algunas interpretaciones estadounidenses de los motivos que se esconden detrás del empeño espacial chino. “El espacio exterior no es un campo de lucha”, comentó a Politico Liu Pengyu, vocero de la embajada china en Washington.

El vocero indicó que algunos funcionarios estadounidenses habían “hablado irresponsablemente para tergiversar los esfuerzos espaciales normales y legítimos de China”.

“China siempre aboga por el uso pacífico del espacio exterior, se opone a su uso como arma y a la carrera armamentística en el espacio exterior, y trabaja activamente a favor de la construcción de una comunidad con un futuro común para la humanidad en el ámbito espacial”, añadió el comunicado.