Una cantante española es la primera en denunciar una agresión sexual por parte de Plácido Domingo
La mujer española no identificada señaló que a las mujeres que trabajaban con el cantante de ópera se les decía: 'No te subas a un elevador con Plácido Domingo'. Foto: Darrin Zammit Lupi/Reuters

Una excolega de Plácido Domingo se ha convertido en la primera mujer española que denuncia haber sufrido una agresión sexual por parte del tenor, afirmando que su comportamiento era tan conocido en el mundo de la ópera que lo primero que se les decía a las mujeres era: “No te subas a un elevador con Plácido Domingo”.

Las acusaciones de acoso sexual contra el cantante español fueron reportadas primero por la agencia de noticias Associated Press hace casi cuatro años, y al menos 20 mujeres han acusado hasta ahora a Domingo de besarlas, agarrarlas o manosearlas por la fuerza en incidentes que se remontan a la década de 1980.

En la noche del domingo, una cantante española anónima comentó en el programa Salvados del canal La Sexta que había sido acosada y abusada por Domingo cuando trabajaron juntos hace dos décadas.

La mujer –que habló de forma anónima, apareciendo en la sombra y con su voz cambiada– identificó dos incidentes distintos. En la primera ocasión, explicó, Domingo se dio cuenta de que ella usaba pantalones con bordados en los bolsillos traseros.

“Me hizo una pregunta muy extraña delante de todos, me preguntó: ‘¿Puedo meter mi mano en ese bolsillo tan bonito que tienes?'”, dijo la mujer en el programa.

“Aquello me dio justo en el estómago y pensé: ‘¿Qué le digo ahora a este hombre para intentar que las cosas sigan normales? Si digo que no, tendrá consecuencias. Ni siquiera quiero pensar en lo que podría pasar si digo que sí’. Me inquieté sobre qué decir durante tres segundos”.

La mujer comentó que la “situación increíblemente incómoda” la dejó sintiéndose como si estuviera “en arenas movedizas”.
El segundo presunto incidente ocurrió cuando estaban presentándose juntos, y las luces se habían apagado para marcar el final del acto.

“En esos segundos en los que tus ojos se están acostumbrando a la oscuridad, Plácido se acercó a mí”, relató. “Me besó en la boca y fue un beso que ni siquiera vi venir y por eso no pude esquivarlo. Yo no quería que me besara. El acto había terminado, la música se había detenido y el telón estaba bajando. No había justificación alguna”.

La mujer contó a Salvados que tuvo demasiado miedo de hablar debido a las posibles consecuencias para su carrera, pero señaló que le había conmovido la valentía de las primeras mujeres que contaron sus historias.

“Pensé en lo valientes que fueron”, dijo. “Es algo conocido en el mundo de la ópera: una de las primeras cosas que te dicen es: ‘No te subas a un elevador con Plácido Domingo'”.

Los representantes del tenor no respondieron la solicitud de comentarios de la agencia de noticias Reuters sobre las más recientes acusaciones.

Cuando las acusaciones salieron a la luz por primera vez, Domingo, que ahora tiene 81 años, dijo que le dolía escuchar que podía haber molestado a personas o haberlas hecho sentir incómodas “no importa cuánto tiempo haya pasado y a pesar de mis mejores intenciones”.

El cantante expresó que asumía “toda la responsabilidad” por sus acciones y añadió: “Creía que todas mis interacciones y relaciones siempre eran bienvenidas y consentidas. Las personas que me conocen o que han trabajado conmigo saben que no soy alguien que dañaría, ofendería o avergonzaría a nadie de forma intencional”.

Desde entonces, no obstante, Domingo ha cambiado su postura, alegando que su disculpa podría haber dado una “falsa impresión” sobre lo que había ocurrido.

“Sé lo que no he hecho y lo volveré a negar”, dijo en febrero de 2020. “Nunca me comporté de forma agresiva con nadie y nunca he hecho nada para obstaculizar o impedir la carrera de nadie”.

Una investigación encargada en 2020 por la Ópera de Los Ángeles sobre las acusaciones de acoso sexual contra Domingo reveló que el tenor mantuvo una “conducta inapropiada” con varias mujeres a lo largo de las tres décadas en las que ocupó altos cargos en la compañía, que ayudó a fundar y posteriormente dirigió.

El informe no detalló ninguna de las acusaciones, pero señaló que el “nivel de incomodidad manifestado por las mujeres variaba, oscilando desde algunas mujeres que declararon que no se sintieron incómodas hasta otras que describieron un trauma significativo”.